La Fundación porCausa, una apuesta por el “periodismo al servicio de los ciudadanos”, premio Libertad de Expresión

Recibió el galardón de la AP-APAL Gumersindo Lafuente, codirector del proyecto que fusiona periodismo con investigación social

Los periodistas José María Granados, Guillermo Herrera y Rafael Baza distinguidos con el escudo de oro de la Asociación de la Prensa

“La prensa nos hace libres”. Fue la frase con la que la presidenta Covadonga Porrúa clausuró el 13 de mayo de 2016 el LXXXV Aniversario de la Asociación de Periodistas de Almería (AP-APAL), que reunió a más de ciento cincuenta personas en el Museo de Almería. Fueron homenajeados una veintena de profesionales de la información almerienses y Gumersindo Lafuente, en nombre de la Fundación porCausa, de la que es codirector, recibió el Premio Libertad de Expresión que reconoce la importancia de un proyecto que apuesta por el “periodismo al servicio de los ciudadanos”.Gumersindo_Lafuernte-Inmaculada_Ramos

Lafuente que recibió el trofeo acreditativo –reproduce en mármol blanco de Macael el monumento a la Libertad de Expresión que se alza en la plaza de los Periodistas- de manos de la vicepresidenta de la FAPE y de la AP-APAL, Inmaculada Ramos, agradeció la distinción destacando que porCausa “nace del intento de aprovechar el trabajo de los investigadores sociales, fusionándolo con el periodismo”. “Son temas de los que no se hablaba, pero que son necesarios que formen parte del debate público”: refugiados, inmigrantes, desigualdades, etc. Gumersindo Lafuente resaltó la importancia que tiene en estos momentos el hacer un “periodismo al servicio de los ciudadanos, porque va a ser cada vez más necesario y tendrá más repercusión”.

Reconocimiento a una veintena de periodistas almerienses

El acto del LXXXV Aniversario de la Asociación de la Prensa de Almería, fundada el 3 de mayo de 1931, que estuvo presentado por los periodistas Yandira Villegas y Manuel Carretero, homenajeó a una veintena de periodistas almerienses. Recibieron el escudo de oro los nuevos asociados vitalicios Rafael Baza Galante, Guillermo Herrera Plaza y José María Granados de Torres, con una trayectoria profesional de más de tres décadas de periodismo cada uno. Los tres tuvieron palabras de elogio para “la mejor profesión y la más agradecida”, pero invitando a los compañeros “a no perder nunca la dignidad”. Granados, que presidió la AP-APAL durante doce años, visiblemente emocionado adelanto que “el periodista puede ser pensionista, pero nunca se jubila”.

De igual manera, hubo un reconocimiento público a quienes llevan una veintena de años en la profesión como asociados: Manuel León, Marisol Castillo, José Plaza, Javier Salvador, María Dolores Garcés, Miguel Clement, Chelo Rodríguez, Francisco José Granados, Rocío Amores, Chusa García Aguilar, Juan José Aguilera, María Dolores García Rodríguez, Diego García Campos, Simón Ruiz Carrillo, José Luis de las Herrán, Damián García Agüero y Armando García. Estos recibieron un trofeo, que se entrega por primera vez, y que representa una pluma en acero, obra y diseño de Bronce Arquitectónico.

No perder el rumbo ante presiones económicas y políticas

Comenzó su discurso de clausura la presidenta de la Asociación de Periodistas – Asociación de la Prensa de Almería (AP-APAL) y del Colegio de Periodistas de Andalucía en Almería (CPPAA), Covadonga Porrúa resaltando la “buena noticia, pero de verdad, para el periodismo” que supuso hace siete días la liberación de los tres periodistas secuestrados en Siria: José Manuel López, Ángel Sastre y Antonio Pampliega, éste precisamente participante en dos ediciones del Premio Colombine. Después, Porrúa hizo un repaso por las amenazas más actuales a la libertad de prensa: 154 periodistas encarcelados en el mundo -entre ellos Ahmed Humeidan, fotógrafo apadrinado por los periodistas almerienses que lleva entre rejas desde 2012 en Baréin-; las acusaciones contra dos periodistas de ABC por revelar escuchas telefónicas, afortunadamente ya retiradas por la fiscalía; el ERE “taimado, brutal y dañino” de Unidad Editorial; o la censura y veto de Juan Luis Cebrián a Ignacio Escolar, por contar los negocios del que fuera director de El País, etc.

Porrúa destacó en sus palabras el hecho de que los periodistas y las empresas “tengan que navegar y no perder el rumbo entre las presiones económicas y políticas, tan cercanas en los medios locales, como aquí, en Almería, hemos visto muy a menudo”; pero, a la vez, subrayó que era más difícil ponerle “puertas al campo”, porque, tomando palabras de Haniel Hadad, “con tanta libertad y medios de comunicación tan activos, es muy difícil silenciar algo. Éste es el mayor mérito que tiene internet”.

En otro momento de su discurso, Porrúa denunció como “grave” el hecho de la desaparición de gabinetes de prensa o bien de la externalización de los servicios de comunicación ya consolidados de instituciones, “instrumentalizando así la precariedad”. Como caso concreto detalló el del PITA, “con un despido improcedente”, agregó. Justo al contrario de lo que se viene reclamando hace años: “Que ayuntamientos, diputaciones, consejerías, incluyan en la relación de puestos de trabajo plazas de periodistas. Y que salgan a concurso público”.

La presidenta de la AP-APAL y del CPPAA se refirió al “otro baluarte de nuestro oficio”, el compromiso social, para resaltar la labor de la Fundación porCausa, “periodistas que se han unido contra la desigualdad, contra la injusticia”, dignos merecedores del Premio Libertad de Expresión. Tuvo palabras de elogio para los miembros vitalicios de la AP-APAL distinguidos con el escudo de oro -Rafael Baza, Guillermo Herrera y José María Granados-, todo “un orgullo para la profesión y la Asociación”.

Terminó su intervención la presidenta reflejando una triste realidad: “son muchos -periodistas- los que se están quedando en el camino. En Almería apenas quedan ya televisiones y emisoras de radio. En las redacciones las sillas cada vez están más vacías. No hay fotógrafos en las plantillas de los periódicos, y los corresponsales son una especie en vías de extinción. Los que quedan, los que quedamos, tenemos que bregar con la precariedad y contratos leoninos, vergonzosos”. Pero, a pesar de todo, “en los que quedan”, insistió Covadonga Porrúa, “veo la misma pasión de siempre, esa mirada soñadora y chispeante, ese verbo rápido y afilado; el veneno del periodismo corre por sus venas, y ni siquiera el paro es un antídoto suficiente”. Concluyó su discurso con el convencimiento “de que la prensa nos hace libres”.

La esencia del periodismo

“¿Y si de narrar se trata…? El relato como esencia y método del quehacer periodístico”, fue el título de la conferencia que pronunció el periodista y doctor en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte, Antonio Orta Cantón, miembro de la AP-APAL. A lo largo de su amena y rigurosa intervención, por un lado, reivindicó la esencia del periodista como contador de historias; y, por otro, defendió la narrativa como una forma “valida” de conocimiento. Es decir, como una modalidad de pensamiento que nos ayuda a ordenar la experiencia, construir la realidad y entender el mundo.

Entre los asistentes la delegada del Gobierno Andaluz, Gracia Fernández Moya; el delegado de Cultura, Alfredo Valdivia; parlamentarios nacionales y andaluces del PSOE, y amplias representaciones de los ayuntamientos de Almería (concejales del PP, PSOE, Ciudadanos e IU), Adra, y Níjar con la alcaldesa al frente, Universidad de Almería, partidos políticos, sindicatos, organizaciones sociales. Con la junta directiva de la Asociación de la Prensa se sentó el presidente de la Fundación Cajamar, Antonio Pérez Lao, escudo de oro del colectivo de los periodistas. El acto se celebró en el Museo de Almería y contó con la colaboración de Cajamar, la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía, el propio museo y Bronce Arquitectónico.

Fundación porCausa, Premio Libertad de Expresión

La junta directiva de la Asociación de Periodistas – Asociación de la Prensa de Almería (AP-APAL), como jurado del premio Libertad de Expresión 2016, en su reunión del 14 de marzo de 2016, acordó por unanimidad conceder el Premio Libertad de Expresión 2016 a la Fundación porCausa, organización sin ánimo de lucro que apuesta por el periodismo de servicio público centrado en la pobreza y la desigualdad. Contribuye así a hacer más accesibles este tipo de temas que no siempre llegan al público con la profundidad que merecen aunque, cada vez, nos son más cercanos.
De esta forma, la junta directiva de la AP-APAL entiende que la Fundación porCausa “adquiere un compromiso con los ciudadanos y con el periodismo de calidad, valiéndose de la investigación, el análisis y el uso periodístico de datos en proyectos donde el rigor y la independencia son una máxima. La organización emplea como modelo alternativo, la financiación privada a través de donaciones, evitando presiones publicitarias que obstaculicen el libre ejercicio de la profesión”.

Mención especial merece ‘Sueños Rotos’, un proyecto de investigación y periodismo sobre la situación de los españoles de entre 16 y 30 años, donde se analiza y da a conocer la situación real de una generación que se ha preparado para una vida muy diferente a la que le ha tocado vivir.

Al frente de ‘porCausa’ se encuentra el reconocido periodista Gumersindo Lafuente (fundador de ‘Soitu’, director de ‘Elmundo.es’ o responsable del cambio digital de ‘El País’, entre otras ocupaciones) y el investigador Gonzalo Fanjul. El patronato de la Fundación está integrado por profesionales de la talla de Soledad Gallego-Díaz, Iñaki Gabilondo, José Juan Toharia o Kevin Watkins, entre otros.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *