El Colegio de Periodistas de Andalucía pide al Gobierno de Almonte que garantice la estabilidad y pague las nóminas a los trabajadores de Doñana Comunicación

Los trabajadores y trabajadoras de la empresa municipal Doñana Comunicación llevan años sufriendo los vaivenes de la gestión que el Ayuntamiento de Almonte realiza sobre la empresa Doñana Comunicación. En estos días, los profesionales que trabajan en esta empresa prestadora de servicios públicos de comunicación a Almonte (Huelva) y la comarca, como responsables de la televisión municipal, han denunciado las lamentables circunstancias que han soportado durante años y el futuro grave que se les presenta con un recorte en los presupuestos para 2018 que harían inviable la actividad al no cubrir los costes fijos para la prestación del servicio. De hecho, se les ha anunciado que no hay presupuesto para afrontar las nóminas de noviembre, diciembre y la paga extraordinaria de 2017.

Los trabajadores ha hecho públicas sus reclamaciones a través de un comunicado y un vídeo explicando la gravedad de la situación y la insostenibilidad del proyecto que el Ayuntamiento ha puesto encima de la mesa. Los profesionales incluso se han prestado a revisar el proyecto para adecuarlo y que este sea rentable, aplicando los conocimientos y los criterios expertos de quienes tienen sin duda más experiencia en hacer televisión que una persona cuya actividad está muy alejada de esta profesión.

Desde el Colegio se va a pedir explicaciones al equipo municipal, liderado por la alcaldesa de la localidad onubense de Almonte, Rocío Espinosa, del grupo socialista. La labor que realizan los profesionales de la televisión municipal es un servicio público indispensable para la comunidad y viene siendo reconocido por la propia Junta de Andalucía que premia desde hace cuatro años la comunicación local o de proximidad que se hace en la Comunidad. La decana del Colegio, Eva Navarrete, ha recordado que el Gobierno socialista se ha comprometido a exigir el cumplimiento de unas cláusulas sociales a los terceros con los que contrata, referentes, entre otros temas, al respeto a los derechos laborales de los trabajadores, salarios y condiciones dignas y por tanto “deben ser primero las administraciones quienes cumplan con estos principios que exigen a empresas privadas”. Un derecho básico e indiscutible es el de cobrar por el trabajo prestado y recuerda que “el impago o el retraso de las nóminas a los trabajadores es además una infracción muy grave según la Ley sobre Infracciones y Sanciones en el Orden Social” pudiendo derivarse en caso de denuncia ante la Inspección de Trabajo multas de hasta más de ciento ochenta mil euros en su grado máximo.

La información es un derecho fundamental de la ciudadanía y para poder garantizarlo, las administraciones han de procurar que los profesionales que lo prestan gocen de una condiciones laborales y de estabilidad en el empleo suficientes como para no ver condicionada esta prestación o que esta pierda calidad.

Doñana Comunicación SA, un servicio público esencial para la comunidad

La empresa Doñana Comunicación se dedica según la información de la propia web del Ayuntamiento a ofrecer “servicios de radiodifusión, servicios de enlace y transmisión de señales de tv” y su objeto social es “la gestión de medios públicos del ayuntamiento de Almonte y la prestación de servicios de comunicación en general”. Cuenta con un Consejo de Administración formado por 9 miembros entre consejeros, secretario y presidente (4 del PSOE, 3 del PP, 1 de IU y 1 de Podemos); en la empresa son un total de 8 trabajadores. En el organigrama del ayuntamiento se localiza dentro del apartado de “órganos descentralizados, entes instrumentales y sociedades municipales”, es decir, se sitúa en el mismo nivel que la “Empresa municipal para la inserción laboral del discapacitado” o la de “Servicios de Ayuda a Domicilio de Almonte”; sólo de la primera no se publica la relación de puestos de trabajo.

Plantilla de Doñana Comunicación

Texto íntegro de la nota difundida por los trabajadores

Nota de los trabajadores de Doñana Comunicación S.A.

  • Salvo periodos de tiempo concretos, los trabajadores de Doñana Comunicación hemos sufrido durante estos veinte años la incertidumbre a la hora de cobrar nuestras nóminas.
  • Esta situación ha regresado a propósito de las dos últimas nóminas y la paga extra de este año. Se nos ha informado por parte de los responsables económicos del Ayuntamiento que los números ‘son tozudos y que no hay dinero hasta 2018’.

¿Por qué reaccionamos de este modo a fecha 30 de noviembre?

En primer lugar, porque se nos ha planteado un escenario en el que la supervivencia misma del medio de comunicación queda comprometida, al ir acumulando cada vez más deudas.  A saber:

  • El presupuesto asignado a Doñana Comunicación  para este año y el que viene -200.000 euros- es inferior en 60.000 euros al que permite cubrir los gastos fijos de la empresa.
  • La única solución que se nos ofrece por el momento es que las nóminas se paguen con cargo al presupuesto del año que viene, pagaderas a partir de enero. Por lo tanto, padeceremos un periodo de dos meses sin percibir nuestro salario, y que coincidirá con las fiestas navideñas. Además, el año 2018 la empresa comenzará teniendo que abonar esas cantidades, agravándose su viabilidad económica en solo unos meses.
  • La situación de este final de año podría haber sido más grave si no fuera por los ingresos por publicidad, que han permitido el abono de las nóminas de octubre y otros pagos de la empresa.

A esto, hay que sumar la situación que padecen los trabajadores desde hace tiempo y hasta el día de hoy:

  • Atrasos acumulados por trabajadores de la empresa, con un coste superior a los 10.000 euros, y desde el año 2009. Al no haber partida para pagarlos, esta deuda se ha eternizado en el tiempo, pese a la disposición favorable expresada recientemente por el Consejo de Administración.
  • Las condiciones de precariedad que soportan los trabajadores. Sirvan como ejemplo, los medios materiales que emplean diariamente (cámaras en uso desde 1998), o la falta de un vehículo de empresa desde el año 2012, lo que les obliga a poner sus propios coches, pese a ser una herramienta fundamental en su labor.
  • La disposición de los trabajadores a no cobrar horas extras, pese a que el servicio prestado es de 24 horas los siete días de la semana festivos incluidos mediante guardias, aceptando en su lugar días libres.
  • La  no aplicación del convenio de los trabajadores del Ayuntamiento de Almonte y sus organismos autónomos, entre los que se cuentan las empresas públicas, como es el caso de Doñana Comunicación. La falta de asignación presupuestaria impide la aplicación del convenio, pese al interés mostrado por todas las formaciones políticas en esta legislatura en dignificar las condiciones laborales de los trabajadores. Lamentamos en este sentido que se nos hay excluido por el momento de las reuniones sectoriales mantenidas con diferentes áreas municipales.

Los trabajadores de Doñana Comunicación somos conscientes y responsables a la hora de desempeñar nuestra labor de servicio público para con todas las entidades de Almonte y la comarca. Pero queremos de una vez por todas dignificar nuestra situación laboral, comenzando por el pago de nuestras nóminas a partir de este mes de noviembre, sin la preocupación de si cobraremos o no al término de cada mensualidad.”

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *