El Colegio de Periodistas de Andalucía denuncia las condiciones de la cobertura informativa de la llegada del Open Arms a Crinavis

La llegada del buque “Open Arms” al puerto de Crinavis, en San Roque (Cádiz), ha vuelto a provocar las quejas de los profesionales de los  medios por las dificultades que se encuentran a la hora de tomar imágenes y testimonios que permitan ilustrar la información sobre el arribo de más de 300 personas a las costas andaluzas.

Según las denuncias que han hecho llegar al Colegio, han sido colocados tras una verja a una distancia considerable del lugar de atraque, lo que impide que los periodistas y gráficos puedan ejercer su trabajo con garantías y ofrecer así una información de calidad a la ciudadanía sobre un hecho que lleva ocupando las portadas de medios escritos y audiovisuales de la zona desde que la embarcación solicitara puerto para desembarcar.

Imágenes tomada por profesionales en la zona y remitidas al Colegio esta mañana

 

Esta misma situación se produjo el pasado verano y dio lugar a que el Colegio entablara negociaciones con la Delegación del Gobierno para alcanzar un acuerdo que estableciera las pautas para la cobertura informativa de estas llegadas en los puertos andaluces. El objetivo por parte del Colegio siempre ha sido intentar conseguir las mejores condiciones posibles para garantizar el derecho a la  información de la ciudadanía. Sin embargo, las negociaciones han resultado infructuosas hasta el momento, especialmente en lo que afecta a los puertos de la provincia de Cádiz, puesto que “las condiciones de grabación que propone Delegación suponen un retroceso respecto a las que ha habido siempre”, ya que “antes de este verano, los profesionales venían trabajando con normalidad y sin restricciones, en la zona, conforme a criterios periodísticos y en buena sintonía con los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado”, según considera el Colegio. Así se puso de manifiesto en las jornadas que el Colegio celebró en Cádiz en torno a esas fechas, con la participación de Guardia Civil, Policía Nacional, Salvamento Marítimo y ONGs. De hecho, estas últimas pidieron un trato más humano y cercano sobre la realidad de las personas migrantes que llegan a los puertos andaluces, algo que no es posible en las condiciones actuales.

             

 

 

 

 

La Junta de Gobierno del CPPA expresa su agradecimiento a las gestiones realizadas en el día de hoy por las responsables de prensa de delegación del gobierno, tanto en Andalucía como en Cádiz, para intentar resolver la situación, pero las indicaciones continúan siendo que “por seguridad” los periodistas no pueden traspasar la verja.

El Colegio sigue abierto a establecer unas pautas que garanticen los intereses de todas la partes, especialmente los de la ciudadanía, en su derecho a recibir información, y los de las personas migrantes, mediante una labor profesional y de calidad, pero ninguno de estos dos elementos se cumplen con la actitud de hoy en Crinavis. Por eso pedimos a los responsables, Delegación del Gobierno, Autoridad Portuaria y demás agentes implicados que faciliten el trabajo de los profesionales en la confianza del buen hacer demostrado hasta la fecha.

Los profesionales del periodismo realizamos nuestra labor de acuerdo a la legislación y a nuestros propios códigos éticos y deontológicos en los que priman la veracidad, los derechos de la ciudadanía, la información y el interés público, tal y como se ha venido demostrando en la cobertura de este tipo de hechos. No obstante, el Colegio considera que dado que las propias ONGs han facilitado imágenes desde el interior de la embarcación, hay que entender que las personas interesadas y afectadas no tienen ningún inconveniente en que esas imágenes se muestren en los medios de comunicación por lo que las restricciones impuestas en tierra pierden todo su sentido.