III International Conference on Media Ethics en Sevilla

dentro1

El III International Conference on Media Ethics se celebra en la Facultad de Comunicación de Sevilla los días 25 y 26 de marzo de 2015, organizado por la Universidad de Sevilla (US) y la Universidad Autónoma del Estado de México (UAEM) a través de su Facultad de Ciencias Políticas y Sociales.

En esta ocasión, a través de sesiones en español e inglés, el #3ICME tendrá como eje principal abordar los desafíos que presenta la comunicación en el ámbito digital, partiendo de las nuevas y múltiples formas de interacción entre usuarios y medios de comunicación que han acentuado el protagonismo de las audiencias dentro de los nuevos modelos de comunicación.

El Colegio Profesional de Periodistas de Andalucía (CPPA) participa en esta conferencia mundial en la mesa redonda ‘La ética como condición del periodismo actual. Papel de los periodistas y sus organizaciones profesionales’, que tendrá lugar el día 26 a las 12.00 horas y estará moderada por la secretaria general del Colegio, María José Gómez-Biedma. En ella intervendrán el decano del CPPA, Antonio Manfredi; la consejera del Consejo Audiovisual de Andalucía Carmen Morillo; el vicepresidente del Consejo Audiovisual de Cataluña, Salvador Alsius; el presidente de la Comisión de Arbitraje, Quejas y Deontología de la Federación de Asociaciones de la Prensa de España (FAPE), Manuel Núñez Encabo; y el presidente del Consejo de la Información de Cataluña, Roger Jiménez.

Este congreso aspira a consolidarse como una referencia internacional de encuentro bienal en los estudios de la ética de la comunicación, dando continuidad a las dos ediciones anteriores (2011 y 2013), reconocidas por los asistentes por su calidad científica y su fructífero intercambio académico y personal.

Programa para congresistas (PDF)

Programa para estudiantes (PDF)

Consejo Audiovisual, colectivos y Administración consensuarán un documento para regular la publicidad del juego y apuestas online

Un momento de la reunión.

Un momento de la reunión.

La presidenta del Consejo Audiovisual de Andalucía (CAA), Emelina Fernández, ha presentado a diversos colectivos -asociaciones de consumidores y usuarios y de rehabilitación de personas con ludopatías-, así como a representantes de la Administración pública con competencias en materia de juego y consumo el informe sobre comunicaciones comerciales de actividades de juegos de azar, elaborado por el CAA.

En este encuentro, los asistentes han acordado consensuar un documento en el que se incluyan los requisitos que deberían exigirse en un futuro desarrollo legislativo de la publicidad del juego, una actividad que en la actualidad está sometida a un código de conducta, cuyo cumplimiento es voluntario.

Esta reunión se produce después de que el Consejo aprobara, a la luz de los resultados del informe, una decisión en la que reclama la regulación urgente de este tipo de publicidad, que en la actualidad se somete a un código de conducta no vinculante cuyas normas éticas son flexibles y confusas. A esta convocatoria han acudido la directora general de Financiación, Tributos y Juego de la Consejería de Hacienda y Administración Pública, Rosario Gómez; representantes de la Secretaría General Técnica de Consumo; del Instituto Andaluz de la Juventud, así como miembros de asociaciones de consumidores y usuarios de Andalucía, el presidente de la Federación Andaluza de Jugadores de Azar Rehabilitados (Fajer), Francisco Abad; y el de la Asociación Sevillana de Jugadores en Rehabilitación (Asejer), José Jiménez; así como Ernesto Muñoz, del Colegio Profesional de Periodistas de Andalucía.

El Consejo ha convocado este encuentro con el objetivo de recoger propuestas y aunar esfuerzos para impulsar un desarrollo legislativo que garantice la protección de los menores de edad y de otros colectivos especialmente vulnerables a los riesgos que entraña el juego. Los agentes asistentes han coincidido en que la futura Ley Audiovisual andaluza es un marco idóneo para incluir esta cuestión, si bien, el objetivo último es trasladar esta regulación a una ley estatal.

Asimismo, se ha puesto de manifiesto la amplitud de este fenómeno, que trasciende el contexto audiovisual, al encontrarse grandes referentes deportivos, tanto equipos como deportistas, patrocinados por empresas de apuestas y juegos, o protagonistas de estos anuncios en los medios.

El informe elaborado por el CAA, que ha analizado este tipo de anuncios en varias televisiones, así como en diversos programas radiofónicos relacionados con retransmisiones deportivas, demuestra la exposición de los menores de edad a la publicidad de una actividad que les está vetada, al entrañar serios riesgos de adicción. Ausencia de la advertencia relativa a la prohibición de jugar a los menores de 18 años, y del aviso “juega con responsabilidad” que debe acompañar a todos los anuncios son dos de las irregularidades detectadas con cierta frecuencia en los anuncios analizados en este informe.

También se han detectado campañas que no respetan otras reglas recogidas en el código de conducta para fomentar el juego responsable, al desvalorizar los réditos obtenidos del esfuerzo, del trabajo o del estudio frente al juego, que vinculan el juego con la seducción, el reconocimiento social o la mejora de habilidades, o anuncios que fomentan el juego mientras se estudia o se trabaja. Se confirman de esta manera las reclamaciones que varios colectivos habían hecho llegar al CAA respecto del incremento de este tipo de anuncios en los medios de comunicación y su impacto en los menores de edad.

En este sentido, el Consejo llama la atención sobre el hecho de que la Ley del Juego 13/2011 remite su publicidad a un desarrollo reglamentario que no se ha hecho. Asimismo, la Ley General de Comunicación Audiovisual tampoco establece una prohibición clara de estos anuncios en horario protegido, como sí hace con la publicidad del tabaco y el alcohol, productos cuyo consumo también están prohibidos para los menores de edad. El Consejo considera que el principio de primacía del interés del menor sobre cualquier otro exige una interpretación más restrictiva y un desarrollo normativo para prohibir la publicidad de las actividades de juegos de azar y apuestas en horario de protección infantil.

Propuestas de los partidos sobre periodismo y medios ante las elecciones del 22M

El vocal del Colegio Profesional de Periodistas de Andalucía (CPPA) Benito Caetano ha elaborado un completo informe sobre las propuestas sobre periodismo y medios de comunicación que incluyen en sus programas las distintas formaciones políticas que concurren a las elecciones al Parlamento de Andalucía del 22 de marzo de 2015. Por su interés, os lo dejamos íntegro:

 

Esto no es un artículo sino un informe. Casi un atestado…

Quiero dejar sentado que no pongo ni quito, sólo traslado la literalidad de lo que las formaciones, las que optan al Parlamento de Andalucía en las elecciones del próximo domingo, han querido incluir en sus respectivos programas en relación con el periodismo y los medios de comunicación.

banner_elec2015

Para realizar este informe he cruzado unas etiquetas determinadas con los documentos hechos públicos con los programas electorales de los principales partidos que concurren a las elecciones autonómica andaluzas del próximo 22 de marzo. Las etiquetas han sido:

#periodismo
#medios de comunicacion
#comunicacion
#comunicacion social
#television

En términos generales y como era de esperar todos los discursos programáticos incorporan de una u otra manera la utilización de los medios de comunicación como vehículo para promover políticas, valores, comportamientos, etc. No entro en ese enfoque, de los medios como instrumentos, y me limito a las referencias expresas al periodismo y a la comunicación social.

Vamos por partes:

 

pp-150x150

 

 

 

 

Todas las referencias específicas de este partido a las etiquetas investigadas se centran en un capítulo también concreto de su programa:

COMUNICACIÓN SOCIAL
67. Reformaremos la Ley de Publicidad de la Junta de Andalucía, para que sea un instrumento de información, y no de propaganda, sobre la gestión del Gobierno y de las necesidades informativas de la sociedad andaluza.

68. Publicaremos anualmente un Plan de Publicidad y Comunica­ción Institucional con especificación de las campañas a desarro­llar, objetivos, gasto asociado, período de ejecución, herramientas de comunicación previstas y de los criterios objetivos utilizados para el reparto de la publicidad institucional en medios de comu­nicación.

69. Adjudicaremos la publicidad de la Administración a los Medios atendiendo a criterios objetivos basados en la audiencia, nú­mero de oyentes y de lectores.

70. Apoyaremos a la RTVA como medio de comunicación social de carácter público y aplicaremos una gestión que hagan de esta empresa un verdadero servicio público eficiente e independiente, aprovechando al máximo los recursos económicos, materiales y personales de esta Agencia pública.

71. Desarrollaremos una programación de calidad y con criterios sociales, educativos y culturales y utilizaremos la RTVA como ins­trumento que fomente el bilingüismo y el aprendizaje de las nuevas tecnologías.

72. Favoreceremos el desarrollo del sector audiovisual andaluz.

73. Diseñaremos una verdadera cultura de la comunicación social potenciando la realización de cursos, jornadas y actuaciones en los centros educativos con la colaboración e implicación de los medios de comunicación con implantación en Andalucía.

74. Trabajaremos para potenciar y apoyar la labor de comunicación y de servicio público que realizan las radios y televisiones locales.

 

psoe-150x150

 

 

 

 

Resulta curioso que no haya mas referencia específica a las etiquetas que hemos investigado que esta:

Medida 248
Apoyaremos a las cooperativas de impulso empresarial para ayudar al empleo en sectores que lo tienen muy difícil para operar solos, como la creación artística, periodistas o incluso ingenieros.

Sorprendidos, buscamos excepcionalmente otras etiquetas relacionadas, #rtva y #canal sur, no hayando tampoco referencia alguna a las mismas.

 

iu

 

 

 

 

 

 

 

 

Es con mucha diferencia el partido que más espacio de reflexiones y propuestas dedica programa al periodismo y a los medios de comunicación. Todo en torno a varios subapartados del capítulo 7 de su programa.

7.-CULTURA Y COMUNICACIÓN LIBRES

(Subapartados)

SERVICIO PÚBLICO E INDUSTRIA AUDIOVISUAL ANDALUZA: POR UNOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN PÚBLICOS Y DEMOCRÁTICOS
La actual coyuntura histórica, marcada por la crisis (económica, política, social, cultural, etc.), ha supuesto la puesta en marcha de políticas de reconversión y desmantelamiento de los servicios públicos a las que los sistemas culturales y de comunicación no son ajenos. De nuevo se sitúa en el ámbito de lo público, dentro y fuera del Estado, la necesidad de defender los criterios y principios que garanticen un espacio cultural que responda a las exigencias del servicio público, algo que no sólo es exigible a los operadores de titularidad pública, sino también al conjunto de operadores que ocupan el espacio radioeléctrico.

Las radiotelevisiones públicas, herramientas fundamentales desde su función formativa e informativa desde la independencia que sólo puede garantizar lo público, sufren hoy un doble ataque. Los intentos de manipulación partidista por parte de los gobiernos central, autonómicos y locales y el ataque de los medios de comunicación privados, controlados por grandes corporaciones y lobbies de presión que pretenden hacer negocio con la información, la cultura y el entretenimiento de la ciudadanía definen un escenario marcado por la falta de pluralidad en los medios de comunicación públicos y privados, un sector en definitiva al servicio de los intereses privados y no del interés general, lo que pone en entredicho el derecho a la información y a la cultura de la ciudadanía andaluza.

A las sucesivas reformas legislativas desde 2010, siempre en detrimento del sector público audiovisual, se unen además los efectos de la crisis económica que está precarizando las condiciones laborales de miles de trabajadoras/es, cuando no despidos masivos como en Canal 9 o Telemadrid. Especialmente perniciosa es la última reforma del audiovisual que aplica de forma tajante el criterio neoliberal “déficit 0″ a un servicio público deficitario por definición, como la sanidad, la educación o el transporte público.

Andalucía presenta desde hace décadas un sistema de medios asimétrico, polarizado, dependiente e intervenido. El cambio de siglo vino acompañado por un intento de desarrollar la sociedad de la información en Andalucía que, bajo el título de Segunda Modernización, supuso finalmente un nuevo varapalo para las expectativas de desarrollo autónomo de Andalucía, al quedar en una operación de marketing político que no contaba con una base material suficiente para su desarrollo.

En este sentido, reforzando la idea de que los medios públicos son un pilar del desarrollo social y democrático, desde IULV-CA apostamos por el servicio público esencial y el derecho de acceso a los medios de comunicación públicos como garantía de vertebración territorial y social de Andalucía. Apuesta que se extiende también al impulso de un sector industrial del audiovisual que genere riqueza económica, social y cultural en nuestra tierra. Para ello, nuestra propuesta parte de los siguientes principios rectores:

1. La ciudadanía tiene derecho a unos medios de comunicación que sean garantes de las libertades democráticas y del acceso igualitario de la ciudadanía a los mismos. En este sentido, es necesaria una información plural para el ejercicio de una ciudadanía libre.

2. Los medios de comunicación públicos deben prestar un servicio público esencial, teniendo en cuenta la pluralidad social, atendiendo a las minorías y ofreciendo programaciones de calidad Es necesario fomentar una concepción social de la comunicación, facilitando vínculos que permitan entender los medios de comunicación como recursos sociales enraizados en el entorno local.

3. El sistema radiotelevisivo debe ser un servicio universal, fomentando el acceso a las infraestructuras de telecomunicación en todos sus soportes.

4. Es preciso inspirar y salvaguardar el desarrollo autónomo local de la creatividadaudiovisual en nuestro territorio.

5. Atendiendo al nuevo Estatuto de Andalucía, la titularidad y gestión han de ser íntegramente de titularidad pública con una financiación estable que garantice su sostenibilidad y futuro desarrollo.

6. En coherencia con la exigencia de autonomía profesional y de los derechos sociales a la comunicación, deben garantizarse condiciones de trabajo reguladas, dignas, y mediante el desarrollo de un estatuto Andaluz de la Comunicación, garantizando el cumplimiento de los Convenios Colectivos del sector e introduciendo cláusulas sociales destinadas a garantizar la contratación de calidad y la generación de empleo.

7. Para proteger el sistema audiovisual andaluz, el Consejo Audiovisual debe tener poder sancionador tanto para obtener información relevante de los actorescorrespondientes como para regular la adjudicación de licencias y la retirada de estas en caso de incumplimiento de los compromisos adquiridos, de concentración en pocas manos o de contravenir intereses generales para el desarrollo de la Autonomía.

8. Que se establezcan mecanismos de transparencia y control social de los medios públicos con el objetivo de avanzar progresivamente en la democratización de su funcionamiento.

9. Obligar y vigilar el cumplimiento de operadores y empresas de comunicación, públicas y privadas, de unos parámetros mínimos de calidad en los contenidos, que difundan valores de convivencia, protejan a la infancia, no fomenten ningún tipo de discriminación y respeten los derechos laborales de sus plantillas.

10. Que el patrimonio audiovisual andaluz debe ser puesto en valor desde la base de su consideración como bien común, que pertenece a todos los andaluces y andaluzas.

Por otra parte, en la misma línea de desarrollo, y a fin de garantizar el principio de pluralismo y participación de la sociedad civil, los poderes públicos han de impulsar un Plan Autonómico de Medios Comunitarios y Ciudadanos, de formación y apoyo económico a la industria cultural del denominado Tercer Sector. Para ello, apostamos por la creación de un Foro Democrático sobre Sistema Público Audiovisual y Desarrollo Cultural de Andalucía que reúna a empresarios, sindicatos, profesionales y entidades de la sociedad civil para crear un polo andaluz del sector y nuevos clústeres de desarrollo de la industria audiovisual andaluza. A partir de esta iniciativa, proponemos que se promueva:

1. La creación de una Plataforma de Servicio Público de Radiotelevisión, una red de coproducción andaluza con televisiones locales, comunitarias y culturales que incentive y desarrollo el sector con Canal Sur como locomotora, central de compras y principal empresa de exportación y coproducciones. Dicha Plataforma permitiría no sólo el establecimiento de sinergias entre actores relevantes, sino también aprovechar al máximo la creatividad y las prácticas innovadoras que se han venido dando en el terreno de las televisiones locales y comunitarias.

2. El desarrollo de la normativa legal para garantizar el derecho de acceso a los medios públicos de colectivos, organizaciones políticas, sindicales y sociales, recogidos en la Constitución y en el Estatuto de Andalucía. Igualmente, el desarrollo normativo y legislativo en el audiovisual tiene que estar vinculado a la protección de los medios públicos y comunitarios como expresión de la diversidad social y territorial de Andalucía.

3. El desarrollo de una red de medios comunitarios que se desarrolló localmente, impulsada desde las instituciones a través de subvenciones pero garantizando siempre su independencia.

4. La reestructuración de la Fundación Audiovisual y la Comisión Fílmica dentro de un plan de reestructuración del sector público, evitando por un lado la duplicidad de estructuras y por otro potenciando vías para generar recursos, con una mayor relación con la Universidad y la sociedad civil.

5. La planificación industrial del audiovisual andaluz como un sistema integrado, que articule el audiovisual andaluz (Universidades, tejido productivo, ETICOM, medios locales, etc.), como generador de empleo sostenible en convergencia con las empresas públicas o participadas por la Junta de Andalucía en el sector de las telecomunicaciones.

6. La regulación de forma transparente y organizada de la contratación con el sector privado privilegiando el talento y empresas de origen y base andaluza.

7. Modificación de los indicadores de rentabilidad social y de los criterios de evaluación y eficiencia, centrados en la actualidad de forma casi exclusiva en las audiencias y en el rendimiento económico. Para ello se creará un observatorio Público de Audiencias que proteja los criterios de rentabilidad social frente a los mercados.

RTVA
La RTVA debe cumplir su papel como servicio público esencial en el sentido que marca el Estatuto de Autonomía. Un servicio público que se aleje del concepto de mercado audiovisual, centrado en la protección de los derechos del público, sobre todo los relativos a la diversidad cultural y el pluralismo, y en la apertura a la participación y el acceso de la ciudadanía. En este sentido el futuro de la financiación del servicio público de radiotelevisión debe garantizarse y su justificación defenderse en clave de la gran rentabilidad social y la vertebración territorial que genera, con efectos positivos y multiplicadores en otros ámbitos como el de la educación y la salud. En este sentido, en un contexto de ataques que desde los medios privados y los sectores más conservadores buscan desprestigiar y desmantelar los sistemas públicos de radiotelevisión, proponemos:

– La garantía de la RTVA 100% pública, de gestión directa, y dotada de una financiación pública y estable que garantice el presente y el futuro del servicio público. Garantizar este servicio público de radio y televisión durante los 365 días del año. Elevar la producción propia y exigir cláusulas de garantía social a las empresas que subcontrate. Canal Sur garantizará su presencia en todas las provincias y será un actor fundamental para la cohesión social y territorial de Andalucía, así como para el desarrollo de su identidad como Pueblo.

– Establecimiento de cambios significativos en el sistema de representación en la dirección y en el Consejo de Administración de RTVA. Racionalizar su gasto para derivar recursos a la mejora del servicio Público.

– Incluir mayor participación social en el seguimiento y control de las decisiones y los contenidos de la RTVA, garantizado el Derecho de Acceso. Esto incluye una mayor participación de los propios trabajadores en la programación y la toma de decisiones.

– Hacer compatible la programación más centrada en el servicio público con la programación más comercial, que ha de respetar los principios y valores enunciados en la Carta de Servicio Público.

– Frenar y revertir el desmantelamiento encubierto de la RTVA que se ha traducido hasta el momento con la eliminación de Canal Sur 2, de la cobertura a través de TDTSA para aquellos hogares que no disponían de acceso a la red de TDT, o de las corresponsalías en Rabat o Bruselas. Por otro lado, apostamos por el mantenimiento de la señal por satélite en abierto, garantía de los derechos que el estatuto de Autonomía establece para los andaluces emigrados.

– Canal Sur 2 debe recuperarse para atender al público más joven y para dar cabida a todas las expresiones colectivas, artísticas y alternativas existentes en Andalucía.

– Que el archivo audiovisual de la RTVA se considere parte de nuestro patrimonio histórico, con un papel fundamental en la construcción de nuestra identidad andaluza, garantizando su mantenimiento, conservación de cara al futuro, y poniéndolo a disposición de la ciudadanía para fines sociales, académicos o de investigación.

– Sentar las bases para un nuevo contrato programa y actualizar la carta de servicio público.

– Incluir a la RTVA como proveedor y emisor de la publicidad institucional de la administraciones públicas andaluzas.

– La programación de la RTVA, en todos sus formatos, debe ser accesible en el 100% de sus emisiones. Garantizando la interpretación en Lengua de Signos de toda su emisión en directo, la audiodescripción de cine y la adaptación de los tiempos y del uso del lenguaje radiofónico.

– La RTVA garantizará en todos aquellos formatos de comunicación la accesibilidad y usabilidad de los mismos para garantizar el acceso universal de las personas con discapacidad.

LEY AUDIOVISUAL PARA ANDALUCÍA
Proponemos una Ley Audiovisual de Andalucía que debe:

– Garantizar los derechos de la ciudadanía y, concretamente, su derecho de acceso a la información y a los medios públicos, tal y como se establece en el Estatuto de Autonomía para Andalucía.

– Ser resultado de un método de participación para su elaboración integral y transversal, evitando el modelo tecnocrático de mesas sectoriales y caminando hacia un proceso de elaboración colectiva, de abajo a arriba, en el que esté convocada toda la ciudadanía, además de las principales organizaciones sociales implicadas en el proceso. Para ello es fundamental afrontar la elaboración de la Ley y del Plan de Actuación correspondiente, sin prisas, para que el resultado sea no solo más coherente, sino también más vertebrador de las necesidades de la población
andaluza.

– Poner una barrera a las nefastas consecuencias que diversas leyes (Ley General del Audiovisual, pero también Ley de Reforma de la Administración Local y artículo 135 de la Constitución) han tendido para el panorama audiovisual, desbordando el restrictivo marco legislativo actual. Se trata de anteponer los derechos recogidos en el Estatuto de Autonomía, norma de rango superior, a los ataques que puedan derivarse de las reformas legislativas desde el Estado central.

– Garantizar una relación coherente con el resto de iniciativas legislativas en Andalucía, especialmente con las leyes de Transparencia, Participación y, por supuesto, con el Estatuto de Autonomía.

– Implicar al Foro Andaluz de Comunicación y al Foro de Comunicación, Educación y Ciudadanía en el diseño y evaluación de las políticas públicas de comunicación, reforzando la práctica del seguimiento y la evaluación que todo proceso normativo debe contemplar.

Proponemos también los siguientes ejes de actuación a impulsar por parte de la futura Ley:

– En la concesión de las licencias a operadores de radiotelevisión tiene que prevalecer la noción de servicio público y el principio de transparencia. Para garantizarlo, el Consejo Audiovisual de Andalucía tiene que tener la capacidad de intervenir en la supervisión del proceso y en la imposición de sanciones, en caso de que fuera necesario.

– La noción de servicio público ha de contemplar no solo a los medios de titularidad pública sino también a los privados, que también tienen obligaciones en la prestación de este servicio. De manera complementaria, en la gestión del espacio radioeléctrico tiene que prevalecer el interés general.

– La alfabetización mediática es fundamental si de lo que se trata es de fomentar la formación de una ciudadanía crítica. Para ello, la Ley tiene que impulsar planes de alfabetización mediática a través de las nuevas tecnologías (con la ayuda de programas como Guadalinfo) y de las operadoras públicas y comunitarias de ámbito autonómico y local.

– Contemplar medidas para la protección y promoción del Tercer Sector, garantizando cuotas mínimas de reserva en el espectro radioeléctrico (a través de la política de los tres tercios), promoviendo la regularización y abriendo las posibilidades de financiación de los medios comunitarios e incorporándolos como medios de participación ciudadana.

– El Consejo Audiovisual de Andalucía tiene que ver ampliadas sus competencias y revisada su composición, para avanzar en su constitución como un órgano que desde lo público regule y vele por los intereses de la ciudadanía. Igualmente,explorar nuevas vías de co-regulación a través, por ejemplo, de consejos con representación de empresas y trabajadores.

– Mejorar las condiciones y derechos laborales de los profesionales de la comunicación.

– Democratizar los sistemas de comunicación fomentando la soberanía tecnológica en el desarrollo de las redes digitales en los diferentes niveles territoriales.

DEMOCRACIA DIGITAL, CIUDADANÍA Y TRANSPARENCIA
Para Izquierda Unida, la información no es un negocio, sino un derecho. La democratización de los medios de comunicación es una de las condiciones imprescindibles para una auténtica democracia participativa. Izquierda Unida propone un programa de gobierno en comunicación orientado a la modernización, plena democratización y al desarrollo social y autónomo de la ciudadanía en materia de comunicación y derechos culturales.

La realidad actual viene definida por las siguientes limitaciones:

– Los medios de comunicación no se dirigen a la transmisión de información veraz y plural sino que son una herramienta para otros propósitos: la victoria electoral de turno, la rentabilidad de otros productos asociados al mismo grupo multimedia, cuando no intereses absolutamente espurios como la especulación urbana o mercantil.

– Hay numerosos sectores de la población andaluza que no se sienten representados por los medios de comunicación, prueba de ello es la programación segmentada y sectorizada de la RTVA, que se dirige a un público muy determinado.

– Persisten escasos niveles de sindicación y defensa de los derechos laborales del periodista.

– Existe una excesiva municipalización del hecho informativo, ejemplo de ello es que ni un solo diario que vertebre informativamente a toda la comunidad andaluza.

Frente a la mercantilización de la información y del conocimiento y frente a la visión neoliberal del uso de la Informática y de las Telecomunicaciones que deja en manos del mercado el crecimiento y la expansión de su difusión y a una visión dirigista del progreso basada únicamente la acción unilateral de las Administraciones Públicas, desde Izquierda Unida proponemos:

– Potenciar políticas relativas a medios de comunicación transparentes y que visibilicen las diferentes sensibilidades ideológicas y sociales.
– Eliminar el control político y empresarial de los medios de comunicación públicos.

– Promover la participación ciudadana en los medios de comunicación.

– Fomentar el conocimiento de la realidad de los distintos territorios de Andalucía y potenciar la identidad andaluza a través de los medios de comunicación.

– Desarrollar políticas que impulsen el interés de las ciudadanas y ciudadanos andaluces hacia una toma de postura crítica a través de la información.

– Vertebrar el territorio andaluz a través del conocimiento de sus diferentes realidades.

Como cabo suelto, en otra parte de su programa se compromete con el “Acceso de las organizaciones juveniles a la programación de los medios de comunicación públicos que deben crearse. Espaldarazo económico de los medios de comunicación alternativos creados por jóvenes”.

 

upyd-150x150

 

 

 

Presenta dos propuestas generales, que afectarían, por un lado, a los medios de comunicación públicos:

P32.5 Modificar los criterios de distribución de tiempo gratuito de propaganda electoral en los medios de comunicación públicos que en la actualidad desprecia a los partidos que no obtuvieron representación parlamentaria en las anteriores elecciones.

Y en general:

P.382. Eliminaremos las subvenciones culturales a los medios de comunicación.

Pero el grueso de contenidos que en su programa dedica al periodismo y los medios de comunicación se enfocan a la RTVA/Canal Sur:

II. e. Servicios Públicos v. Ciudadano en el centro de la política 5. Radiotelevisión de Andalucía.

P.403. Abordaremos una adaptación y ajuste profundo de la Radio y Televisión Andaluza “Canal Sur” a un modelo profesional y austero ajustado a su función de servicio público y cohesión cultural del territorio de la Comunidad Autónoma. La reforma incluirá la conversión de su Consejo de Administración, órgano de dirección, innecesario, costoso y despilfarrador, a un modelo profesional, independiente y reducido. La reestructuración también implicará la venta de uno de los dos canales de televisión y el mantenimiento del segundo en las siguientes condiciones (extensibles a los radiofónicos):

P403.1 Eliminaremos su actividad comercial publicitaria.

P403.2 Limitaremos sus contenidos a los de información, cultura, deportes minoritarios y otros de interés general para Andalucía.

P403.3 Los informativos se centrarán en las cuestiones de interés para Andalucía, eliminándose las corresponsalías en el extranjero.

P403.4 Eliminaremos todos los contenidos de entretenimiento que no tengan un componente cultural, formativo y de fomento del conocimiento.

P403.5 La haremos parte importante del Plan de Fomento del Plurilingüismo en Andalucía, emitiendo películas y series en versión original.

P403.6 Aprovecharemos los recursos propios, suprimiendo los contratos de productoras siempre que se puedan hacer los programas con producción propia.

P403.7 Acometeremos una reducción salarial de los directivos de manera que ninguno de ellos perciba retribuciones superiores a las del presidente de la Junta de Andalucía. El nivel salarial del director general de la RTVA se equiparará al de los directores generales de la administración autonómica.

Finalmente, se dirige a los canales privados de televisión:

P.404. Exigiremos a los propietarios de los canales adjudicatarios de licencia de TDT en el Múltiplex (MUX) autonómico, que cumplan con los compromisos adquiridos en el concurso inicial, haciendo especial hincapié en lo relativo a horas semanales de emisión de contenidos generalistas e informativos. En el caso de que se incumplan estos compromisos, revocaremos las licencias y las sacaremos de nuevo a concurso.

 

pa-150x150

 

 

 

 

Dos propuestas, dispersas en el texto del programa electoral andalucista:

– Creación de la Hemeroteca General de Andalucía como punto y final de una política de censo, protección, difusión y divulgación de un rico patrimonio documental periodístico, actualmente disperso y ausente de una política específica al respecto.

– Prohibir los anuncios de prostitución en los medios de comunicación.

Y una reflexión:

Los medios de comunicación en general marginan la realidad andaluza y apenas dan cabida en sus contenidos a la realidad del millón ciento ochenta y siete mil seiscientos parados y paradas andaluzas que arrastran no sólo la angustia por la incertidumbre de volver a encontrar trabajo, por haber acabado el subsidio, sino también la dificultad extrema para pagar la hipoteca, el hundimiento de la autoestima o el aumento de la conflictividad familiar.

 

podemos

 

 
Este nuevo partido también se extiende en su programa en lo que se refiere a periodismo y medios. Con una consideración general:

Respecto al sector informativo, éste no puede ser tratado como una mercancía, sino como lo que es: un bien común al servicio de la democracia.

La existencia de oligopolios privados en prensa, radio y televisión, la falta de pluralismo informativo, el clientelismo político y la connivencia entre medios y partidos, la falta de independencia respecto de los poderes económicos, la precariedad laboral en el sector periodístico, el desmantelamiento planificado de los servicios públicos de radiotelevisión, el hostigamiento a los medios del sector social, la falta de garantías de seguridad en el ejercicio de la profesión y la necesidad de promover una toma de conciencia ciudadana sobre la importancia del Derecho a la Información y la Comunicación son algunas de las muchas pinceladas de un debate público pendiente y urgente de gestionar.

Y una serie de medidas o propuestas concretas, en un capítulo especifico:

3. PROMOVER UNA INFORMACIÓN PÚBLICA PLURAL E INDEPENDIENTE

Es necesario regenerar la profesión y salvaguardar el derecho a la información y a la libertad de prensa haciendo hincapié en la importancia de la elaboración de una información crítica, independiente y plural, así como que las y los periodistas se sientan protegidos para elaborarla. Es fundamental que la ciudadanía reciba información de calidad para luego poder tomar decisiones sobre la vida política.

Recuperar la comunicación como vía de participación democrática es esencial para que las demás transformaciones sociales tengan respaldo y continuidad.

Medidas

a) Democratizar la comunicación y consolidar una radio y televisión públicas

25. Configurar el espacio radioeléctrico andaluz para garantizar la pluralidad, fomentando el equilibrio entre los operadores públicos, privados con y sin ánimo de lucro y/o comunitarios.

26. Crear formas más democráticas y participadas popularmente que garanticen la independencia de la radio y televisión públicas.

27. Democratizar y abrir a la participación de las y los trabajadores el Consejo de Administración de RTVA, a fin de conseguir una televisión pública transparente, independiente, crítica y profesional.

b) Garantizar el derecho a la comunicación de la ciudadanía

28. Impulsar Servicios de Comunicación Comunitarios (SCC) (privados sin ánimo de lucro) fortaleciendo el tercer sector de la comunicación, como garantía democrática de participación y pluralidad, a través de convocatorias públicas de ayudas, la cesión de espacios públicos, así como la formación a través de la RTVA.

29. Regular del derecho de acceso a RTVA, tal y como establece la Ley General de Comunicación Audiovisual así como el Contrato Programa de la propia cadena pública andaluza.

c) Asegurar una información veraz, plural e independiente

30. Habilitar un Registro Público de Prestadores de Servicios de Comunicación Audiovisual accesible telemáticamente y actualizado de forma permanente donde la ciudadanía podrá conocer, entre otros datos, quien es dueño de los medios de comunicación, así como sus compromisos éticos y códigos deontológicos. Todos los prestadores de servicios de comunicación audiovisual deberán quedar sujetos a la Ley de Transparencia Andaluza.

31. Modificar la Ley 1/2004 para transformar el Consejo Audiovisual Andaluz en un órgano de control eficaz, eficiente, transparente y abierto a la participación ciudadana, garante del pluralismo y del derecho a recibir una información veraz y a la participación pública a través de la comunicación en Andalucía. Actuará sobre todos los medios de comunicación (privados y públicos).
32. Corregular los medios de comunicación privados y públicos que deberán dotarse de un reglamento de garantías, que defina cómo se articula el Código Deontológico Europeo de la Profesión Periodística dentro de su medio. Este reglamento deberá ser remitido y aprobado por el Consejo Audiovisual Andaluz, lo que vendrá a garantizar el servicio público del uso del espacio radioeléctrico.

d) Garantizar el periodismo para proteger la democracia

33. Garantizar que los medios audiovisuales con más de 3 profesionales constituyan sus consejos de redacción de acuerdo al Código Deontológico Europeo.

34. Dotar a los medios audiovisuales de un reglamento de garantías que, de acuerdo al Código Deontológico Europeo, defina las cláusulas de conciencia y secreto profesional sobre las fuentes.

35. Fomentar en todos los medios de comunicación públicos una imagen igualitaria, plural y no estereotipada de hombres y mujeres, así como campañas de corresponsabilidad. En especial, promover acciones de publicidad en los medios de comunicación específicas para la prevención y erradicación de la violencia de género con una programación de radio y televisión con contenidos coeducativos.

36. Garantizar el derecho a la libertad de expresión de forma que ninguna persona que realice labores de comunicación podrá ser obligada a revelar secretos en su contra, incluyendo el derecho de reserva de la fuente; que las actividades de carácter informativo permanente sean realizadas por profesionales del periodismo o la comunicación, a excepción de los servicios de comunicación comunitaria; y que los cargos inherentes a la comunicación en los prestadores públicos sean desempeñados por comunicadores y profesionales del periodismo.

37. Velar por que sea difundido, tanto en medios públicos como privados, el contenido de la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad.

38. Promover una imagen ajustada, respetuosa, plural e inclusiva de las personas con discapacidad acorde con los fines y principios previstos en esta Ley por parte de los medios de comunicación social que desarrollen su actividad en Andalucía.

39. Fortalecer la RTVA como servicio público con especial atención a las minorías, incluyendo el concepto de audiencia social, que va más allá de las mediciones actuales de audiencia, para favorecer un mejor reflejo de la sociedad andaluza.

 

Cs

 

 
El compromiso de este partido, nuevo en las andaluzas, parte de su idea de que “En la actualidad nada escapa al control de los partidos (…) Hay que separar poder político y poder económico, cortar los tentáculos de la partitocracia sobre (..) los medios de comunicación…”

Su propuestas se orientan a Canal Sur:

12. Medios de comunicación públicos plurales

Profundizar la democracia exige medios de comunicación públicos plurales. Ciudadanos, se compromete a garantizar la pluralidad e independencia de los medios públicos de titularidad autonómica (Canal Sur) y a implantar una política de medios de comunicación basada en la objetividad informativa y la excelencia en la profesión periodística.

(…)

Además nos comprometemos a ofrecer una contabilidad real del coste que supone para los andaluces la Agencia Pública Empresarial de la Radio y Televisión de Andalucía (que a su vez integra a las sociedades Canal Sur Televisión, S.A. y Canal Sur Radio, S.A.).

Nos responsabilizaremos de hacer un trabajo más profesional apartando a los políticos de la gestión de la entidad.

A la cuestión de las subvenciones a medios:

13. Medios de comunicación privados independientes

Eliminaremos las subvenciones a los medios de comunicación privados para romper con el clientelismo informativo, o si ello crease grave perjuicio a la información, estableceremos un procedimiento transparente de subvenciones con criterios objetivos profesionales y de neutralidad política. Respetaremos la independencia de los medios privados y nos comprometemos a erradicar cualquier tipo de condicionamiento directo o indirecto sobre su línea editorial.

Hoy la Administración y las instituciones de Andalucía se centran en crear y mantener redes clientelares. Ciudadanos cambiará esta prioridad destinando los recursos a abordar y resolver los problemas de los andaluces y no a subvencionar asociaciones, entidades y medios de comunicación cuya única finalidad es la lealtad partidista al partido gobernante.

Y, en un aparte, una referencia de ajuste al “personal dedicado a las relaciones con los medios de comunicación, estos últimos, los más numerosos entre los asesores”.

Lo sé: Es todo un ladrillo, como decimos los periodistas. Pero alguien tenía que hacerlo…

I Premio de periodismo Concha Espina sobre el papel de las mujeres en la sociedad

El Gobierno de Cantabria y la Asociación de la Prensa de Cantabria convocan el I Premio ‘Concha Espina’, con el fin de reconocer la labor profesional de quienes se ocupen de los temas relativos al papel de las mujeres en la sociedad, y que quede reflejado en los medios de comunicación.

Trabajos publicados en: Prensa, Radio, Televisión e Internet

• Premio: 1.000 €

• Fecha máxima de entrega: 15-04-2015

• Enviar la documentación a: apc@apcantabria.es.

1. Los trabajos que se presenten deberán ser originales, no premiados en anteriores certámenes antes de darse a conocer el fallo, en lengua castellana, publicados en prensa o internet, emitidos en radio o en televisión. Versarán sobre el papel de las mujeres en la sociedad, que fomenten principios y valores de igualdad, reflejando aspectos profesionales, culturales, científicos e intelectuales. Los trabajos deberán haber sido publicados o difundidos por periodistas entre el 1 de enero y el 31 de diciembre de 2014.

2. Los trabajos podrán presentarse hasta las 13:00 horas del 15 de abril de 2015, en la sede de la Asociación de la Prensa de Cantabria, calle Cádiz 9-2o izda., Santander 39002, o, preferentemente, vía telemática al correo electrónico  apc@apcantabria.es. Solo concursarán los recibidos antes de esa fecha y hora.

Deberán cumplir, además, los siguientes requisitos:

Prensa.- Se presentará original y/o copia de la publicación (en formato digital PDF), donde aparezca el trabajo, junto con los datos del autor o autores, fecha, páginas y medio en el que se publicó.

Radio.- Se presentará en un archivo digital, CD o DVD, acompañado de un certificado del director del medio que incluya fecha, lugar y el programa de emisión, así como la identidad del periodista autor que opta al premio.

Televisión.- Se presentará en un archivo digital, CD o DVD, con certificados del director del medio que acredite la fecha y el programa de emisión, así como la identidad del periodista autor que participe en el certamen.

Internet.- Se presentará en archivo PDF, formato CD o DVD, visible con los programas de navegación habituales y acompañados de una breve descripción del sitio, con indicación del enlace, si es posible. La APC se reserva el derecho de solicitar un certificado de alojamiento en la red.

De las presentaciones de los trabajos que no se realicen de forma telemática, vía correo electrónico, se aportarán seis copias. Siempre que sea posible, se deberá remitir toda la documentación y el trabajo al siguiente correo electrónico  apc@apcantabria.es, utilizando soportes digitales que permitan el envío de textos, audios o vídeos.

3. Podrán presentarse informaciones, reportajes, crónicas, entrevistas, documentales y artículos de opinión realizados exclusivamente por periodistas. Serán los propios autores quienes envíen sus trabajos a concurso. En caso de trabajos colectivos, deberán remitirse acompañados de un escrito firmado por todos los coautores, donde se exponga explícitamente esa circunstancia, y haciendo constar nombre y apellidos y documento de identidad.

4. Todos los participantes habrán de acompañar un breve currículo personal, indicando su domicilio habitual, teléfonos y correo-e de contacto. Cada autor podrá presentar un máximo de dos trabajos.

5. No podrán concurrir a este premio los miembros de la actual Junta Directiva de la APC.

6. El premio, único y común a todas las modalidades, tiene una dotación de MIL EUROS, sujeto a retenciones fiscales. El premio podrá ser declarado desierto.

7. El jurado estará constituido por un/a representante de la APC, un/a representante de la Dirección General de la Mujer del Gobierno de Cantabria y aquellas personas del sector de la comunicación y de las letras que designe la APC. Intervendrá como secretario el de la Asociación organizadora, con voz, pero sin voto. El fallo se producirá antes del 1 de mayo de 2015 y será inapelable. La entrega del premio se realizará preferentemente en la primavera de 2015, en lugar a determinar por los organizadores y patrocinadores.

Una vez designado el jurado, establecerá un sistema de votaciones y fases para fallar el premio.

8. La APC se reserva el derecho de publicar y reproducir el trabajo premiado.

Tampoco se mantendrá correspondencia alguna sobre los originales, a excepción del premiado, ni los devolverá.

9. La participación en este Premio implica la aceptación total de sus bases. Al acto de entrega del premio será imprescindible la presencia del autor o/y autores.

Bases del premio (PDF)

Informar sobre salud pública: la importancia de la profesionalidad y la especialización

Un momento de las jornadas sobre comunicación en salud, celebradas en la Facultad de Comunicación de Sevilla.

Un momento de las jornadas sobre comunicación en salud, celebradas en la Facultad de Comunicación de Sevilla.

Profesionales de la comunicación, la salud y movimientos asociativos de usuarios y familiares coinciden en señalar la importancia de la formación especializada, la profesionalidad y la responsabilidad social del periodista para abordar los temas de salud pública en los medios. Así se ha destacado en las Jornadas de Formación sobre Comunicación en Salud que ha acogido la Facultad de Comunicación de la Universidad de Sevilla.

Como cauce fundamental en la transmisión de información, los periodistas son responsables de ofrecer en el tratamiento mediático de la salud pública una imagen menos estereotipada y más acorde con la realidad objetiva a la que se enfrentan. Por ello, además de una formación adecuada, se hace necesario un acercamiento directo a la realidad de las enfermedades mentales o las transmisibles, evitando la estigmatización social y el alarmismo suscitado a partir de creencias erróneas o infundadas, aspecto esencial para la recuperación social de estos pacientes.

En la primera de las dos jornadas, centrada en el tratamiento mediático de la salud mental, los ponentes han subrayado que resulta clave un trabajo responsable de los profesionales de la comunicación, ya que de ello depende la recuperación social de los enfermos. En este sentido, el decano del Colegio Profesional de Periodistas de Andalucía (CPPA), Antonio Manfredi, ha señalado que “la integración social del enfermo mental compete a toda la sociedad, no sólo al ámbito sanitario”. Una mala información sobre enfermedades mentales afecta directamente a derechos ciudadanos, por lo que Manfredi ha apelado al cumplimiento del artículo 20 de la Constitución.

Asimismo, la vicerrectora de Relaciones Institucionales de la Universidad de Sevilla, Elena Cano, ha destacado la importancia de unos profesionales de la comunicación bien formados, “en salud más aún si cabe”. Por su parte, Josefa Ruiz Fernández, secretaria general de Calidad, Innovación y Salud Pública de la Junta de Andalucía, ha resaltado la responsabilidad social de los periodistas, porque sin ella se puede generar alarma social en lugar de trasladar una información clara y veraz.

Durante la segunda jornada, centrada en las enfermedades transmisibles, los ponentes han abundado en la profesionalidad que los periodistas deben reflejar en el tratamiento informativo de alertas de salud pública. Para Andrés Rabadán, jefe de Servicio de Salud Pública de la Delegación Territorial de la Consejería de Igualdad, Salud, y Políticas Sociales en Cádiz, “los periodistas son agentes de salud pública, porque con la información que elaboran también generan salud”.

fernandolozano

Fernando Lozano, director del Plan Integral de VIH-Sida de la Junta de Andalucía, durante su intervención.

En el caso de la información sobre el VIH, profesionales del Plan Integral de VIH-Sida de la Junta de Andalucía, han recalcado el enorme impacto que una información sin rigor puede tener sobre la población afectada. Fernando Lozano, director del Plan, ha subrayado la importancia de la formación de los periodistas para elaborar una información clara, veraz y no alarmista, y más cuando –ha recordado– “el 91% de transmisiones del VIH se debe a personas no tratadas”.

Carmen Zamora, Técnico del Programa de VIH-Sida de la Consejería de Igualdad, Salud y Políticas Sociales, ha profundizado en la dimensión social del VIH y ha trasladado algunas recomendaciones prácticas para periodistas a la hora de informar sobre la enfermedad, entre ellas evitar los titulares sensacionalistas para no contribuir a la estigmatización social o que las noticias sobre enfermedades transmisibles sean continuadas y no sólo se generen en fechas clave.

Esta actividad se ha dirigido fundamentalmente a profesionales y alumnos universitarios vinculados al ámbito de la comunicación.  No obstante, las jornadas también han estado abiertas a los profesionales del ámbito de la salud interesados en conocer el tratamiento informativo asociado a la comunicación de patologías y a todas aquellas personas interesadas en profundizar en los contenidos sobre salud en los medios.

Estas jornadas, que cuentan con reconocimiento de créditos, ha sido organizada conjuntamente por la Consejería de Igualdad, Salud y Políticas Sociales de la Junta de Andalucía, el Vicerrectorado de Relaciones Institucionales y la Facultad de Comunicación de la Universidad de Sevilla y el Colegio Profesional de Periodistas de Andalucía, y ha contado con el patrocinio de Janssen.

Informe sobre las jornadas (PDF)