El CPPA presenta en Madrid un documental sobre el desaparecido diario “España” de Tánger

El Colegio Profesional de Periodistas de Andalucía presentará el documental “La luz en la oscuridad. Cuando el diario España era un resquicio de libertad” el próximo 3 de febrero, a las 17.30 horas, en el Centro Internacional de Prensa de Madrid. El documental es un interesante trabajo sobre el relevante papel que jugó el desaparecido periódico de Tánger en el mapa periodístico de los años 50 y 60 del siglo pasado.

El diario España nació en 1938 fundado por Gregorio Corrochano, que fue su primer director. Le siguieron Eduardo Haro Tecglen y Manuel Cruz. Un periódico sin censura previa en tiempos de la dictadura. Una redacción a la que acudían periodistas que huían del acoso sufrido en la Península. Primeras páginas que situaban al exiliado Juan Ramón Jiménez por encima del caudillo. Así era el diario España de Tánger, un periódico que surgió como un proyecto del régimen franquista para atender a la comunidad española residente en el norte de África, y que acabó siendo el rotativo más aperturista del momento.

“Una luz en la oscuridad. Cuando el diario España era un resquicio de libertad” recupera la historia de esta cabecera a través de los recuerdos de sus protagonistas, quienes lo conocieron y quienes trabajaron en él. El periódico desapareció en octubre de 1971. Su último director, que ha colaborado en la realización del reportaje, participará en el acto de presentación.

logo

El documental forma parte de los trabajos realizados por el CPPA, en el marco del programa de cooperación con Marruecos “Calle de Agua“, posible gracias, entre otros, a los fondos europeos gestionados por el Instituto de Empleo y Desarrollo Socioeconómico y Tecnológico (IEDT) de la Diputación de Cádiz. El proyecto global incluía también la realización de otro documental, ‘Cervantes cruzó el Estrecho‘, sobre el Teatro Cervantes de Tánger.

La entrada al acto es libre hasta completar aforo.

Lugar: Centro Internacional de Prensa (María de Molina, 50, 2ª planta. 28006).

Las administraciones y empresas públicas deben dar ejemplo y exigir la titulación a la hora de contratar un periodista

A lo largo de estos últimos meses, han sido varias las ofertas de trabajo lanzadas por las administraciones públicas para cubrir puestos en gabinetes de prensa o comunicación con el perfil claro de un periodista. En noviembre pasado, fue la Oficina del Defensor del Pueblo Andaluz quien convocaba una plaza para personal eventual a cubrir por el sistema de libre designación, para un “técnico de comunicación y documentación”; hace unos días, era la Autoridad Portuaria de Huelva quien publicaba las bases para la contratación de una plaza para la jefatura de su Unidad de Gabinete de Prensa.

En ambos casos, la descripción de las actividades o funciones así como la formación complementaria o la experiencia en el área funcional de la comunicación o la prensa formaban parte de los elementos valorables; pero la licenciatura o el grado en Periodismo o Comunicación Audiovisual no figuraban como requisito de titulación, a pesar de que se exigía una licenciatura o grado superior universitario.

Etimológicamente hablando, el término “periodismo”, entre otras acepciones, se define como estudios o carrera de periodista; y “carrera” como el conjunto de estudios, generalmente universitarios que habilitan para el ejercicio de una profesión que exige una formación académica previa. En este sentido, la titulación universitaria en periodismo debe entenderse como aquella que habilita desde el punto de vista de las cualificaciones para el ejercicio del periodismo.

Cabe igualmente recordar que las titulaciones en Periodismo y en Comunicación Audiovisual, –las que permiten la colegiación según la Ley 1/2012, de 30 de enero por la que se crea el Colegio Profesional de Periodistas de Andalucía–, como formaciones de grado superior universitarias, de carácter oficial fueron impulsadas por la propia administración hace ya más de dos décadas, en la comunidad autónoma de Andalucía, –siendo Sevilla primero y luego Málaga las universidades que siguieron los pasos de otras como la Autónoma de Madrid, Navarra o Barcelona–; y ese impulso y esa apuesta, desde el punto de vista del Colegio, deben tener sentido especialmente en el sector público, que debería por tanto exigir dicha titulación como requisito preferente a la hora de cubrir estas vacantes.

El Colegio Profesional de Periodistas de Andalucía considera a este respecto que las administraciones y empresas públicas o entes instrumentales deben dar ejemplo y exigir la titulación a la hora de contratar a un periodista cuando se trata de cubrir las necesidades evidentes y claras de comunicación que tienen estos organismos. El periodismo es más que un oficio; es una actividad reconocida por la que quien la ejerce percibe una retribución, que además debe ser acorde a su cualificación y competencias, de ahí que desde el Colegio exijamos unas condiciones laborales adecuadas en cuanto a categorías profesionales, grupos de cotización y salarios que deben verse recogidas, en el caso de las administraciones públicas, mediante convocatoria de puestos específicos para quienes reúnan los requisitos necesarios, incluido el de la titulación; y en el caso de las empresas privadas, mediante la exigencia de la titulación o la colegiación y unos contratos que permitan algo más allá de la pura subsistencia.

Durante los años más duros de la crisis, los grupos de comunicación han vaciado las redacciones para reducir costes y han abaratado la mano de obra, ofreciendo contratos mercantiles y nutriendo gran parte de sus trabajos con las horas y deshoras de freelance, que pierden mucho más de lo que invierten en su trabajo, si tenemos en cuenta además el trato que el trabajo autónomo tiene en nuestro país.

Objetivo prioritario para el CPPA.

Desde el Colegio se viene trabajando en diferentes líneas para lograr este objetivo: acabar con el intrusismo y con la precariedad laboral en el sector. En el caso concreto de Huelva, se ha contactado directamente con el presidente de la Autoridad Portuaria, quien ha reconocido a los responsables del Colegio que su intención es la de contratar a un licenciado o licenciada en este caso en Periodismo, pero que las bases fueron redactadas antes de que él accediera a la presidencia del organismo, y son algo confusas y no dejan clara su intención.

En la asamblea del CPPA celebrada en el mes de noviembre, se constituyó una comisión de trabajo para abordar esta situación y proponer posibles soluciones contra el intrusismo y en defensa de la titulación o la colegiación para el ejercicio del periodismo y contra la precariedad del colectivo o lo que es peor, la explotación laboral, como recientemente denunciaba la APS, respecto de ofertas por “trabajo gratis”. Si realizamos una búsqueda de empleo para periodista en cualquiera de los grandes portales de empleo, la mayoría ofrecen contratos mercantiles, prácticamente ninguna define una horquilla salarial o directamente te ofrecen una bonita experiencia a cambio de tu trabajo; por eso, acabar con este tipo de ofertas y mejorar la cantidad y la calidad del empleo es sin duda una prioridad para el Colegio.

Así, con el mismo objetivo, la demarcación del Colegio Profesional de Periodistas en Málaga ha liderado una iniciativa consistente en poner a la firma de los ayuntamientos de la provincia un “Compromiso por la comunicación pública”, al que recientemente se ha adherido la Diputación Provincial y que tiene como fin “mejorar las condiciones laborales y luchar contra el intrusismo profesional”, al tiempo que busca “garantizar que cualquier área de trabajo que cubra el ejercicio propio de la actividad propia de comunicación relativa a gabinete de prensa, dirección de comunicación o similar” se cubra exigiendo la debida titulación oficial. Esta iniciativa se hará extensiva al resto de provincias, buscando con ello el apoyo mayoritario en este caso de los ayuntamientos.

El Colegio de Periodistas de Andalucía aprueba su reglamento electoral

La aprobación de un reglamento electoral en el que se contempla el voto electrónico y otros sistemas telemáticos ha sido uno de los temas tratados en la última Asamblea General Ordinaria del Colegio Profesional de Periodistas de Andalucía celebrada en Sevilla el pasado 21 de noviembre en cumplimiento de lo dispuesto en el artículo 46.4 de sus estatutos.

En el referido Reglamento Electoral, conciso y directo, se parte de la base de que la asamblea general es el órgano supremo y soberano del Colegio y, como tal, máximo órgano de expresión de la voluntad colegial regido por los principios de participación directa, igualitaria y democrática, una de cuyas funciones es la de elegir la junta de gobierno y el decanato.

El Reglamento Electoral recoge el sufragio activo y pasivo, quiénes pueden concurrir a las elecciones y las causas de inegibilidad como, por ejemplo, no estar al día en el pago de las cuotas. Igualmente se habla del censo electoral, candidaturas y reclamaciones, de la proclamación de las candidaturas y de los procedimientos electivos como el voto por correo o el electrónico. En este apartado se trata de mesas electorales en las demarcaciones territoriales donde “los colegiados habrán de votar” y, si no las hubiere, “en la sede del colegio, pudiendo también hacerlo por correo”.

Asimismo se detalla en el Reglamento Electoral que las demarcaciones territoriales deberán enviar el acta directamente a la junta electoral central “formada por la secretaría del colegio y un miembro de cada provincia elegido por sorteo, que estará constituida en la sede de la secretaría del colegio”.

El Reglamento Electoral aprobado en la asamblea general del pasado 21 de noviembre es, en fin, un instrumento más del que se dota el Colegio Profesional de Periodistas de Andalucía en su camino de consolidación como corporación de derecho público que aspira a representar a toda la profesión periodística andaluza.

El Colegio de Periodistas de Andalucía aprueba su Reglamento de Distinciones, para reconocer la profesión periodística y la defensa de sus intereses

La asamblea general ordinaria de 2015 del Colegio Profesional de Periodistas de Andalucía (CPPA), celebrada el pasado 21 de noviembre en Sevilla, aprobó, entre otros temas de interés, el Reglamento de Distinciones de la Corporación Profesional, desarrollando así uno de los articulados de los Estatutos colegiales.

El Reglamento ha establecido tres distinciones: colegiado/a de honor, medalla de honor y diploma de honor. Conforme se regula en el texto aprobado, las propuestas deberán ser realizadas por las distintas juntas directivas de las demarcaciones territoriales o bien por la presidencia o junta de gobierno del Colegio. En las dos primeras categorías, colegiado/a o medalla de honor, habrá de iniciares un expediente donde deberá contenerse la expresión de los méritos que concurren en la candidatura propuesta para recibir la distinción. En todos los casos, la entrega será en acto solemne y llevará consigo la inscripción en el Libro de Honores del CPPA que a tal fin se custodie por la Corporación Profesional.

Para la concesión del título de colegiado/a de honor, el expediente habrá de contar con una persona responsable de la instrucción y otra de la secretaría. Con esta distinción, se pretende hacer patente un reconocimiento a una persona física por su labor relevante y meritoria en favor de la profesión en casos excepcionales. La aprobación y adjudicación de tales méritos corresponde a la asamblea general colegial. y llevará consigo la concesión de una medalla y del diploma acreditativo de tal condición.

En cuanto a la concesión de la medalla de honor, el objetivo es el reconocimiento de las personas físicas o jurídicas que se hayan distinguido por su entrega, colaboración o cooperación en favor del ejercicio del periodismo, especialmente en Andalucía. Su aprobación corresponde a la Junta de Gobierno del Colegio y deberá ser aprobada por al menos dos tercios de sus miembros.

Por último, se establece la categoría de diploma de honor que se concederá a aquellas personas físicas o jurídicas por su entrega, colaboración y cooperación en favor del Colegio de Periodistas de Andalucía y / o del ejercicio del periodismo. Será igualmente la Junta de Gobierno, con dos tercios de votos favorables, quien otorgue esta distinción.

[Descarga el pdf del Reglamento]

Abierto el plazo para el V Premio de Periodismo ‘Colombine’

Desde el pasado 25 de noviembre y hasta las 13 horas del 10 de febrero de 2016, está abierto el plazo para presentar candidaturas al V Premio Internacional de Periodismo “Colombine“, que patrocina la Fundación Unicaja. El galardón en metálico es único de 3.000 euros y solamente pueden presentar trabajos en español los periodistas de cualquier nacionalidad.

El objetivo es rendir homenaje a la primera periodista profesional de España, la almeriense Carmen de Burgos Seguí “Colombine” y reconocer la labor de los periodistas que se ocupen de los temas relativos al papel de la mujer en la sociedad. Las obras tendrán que haber sido publicadas o difundidas por periodistas entre el 1 de enero y el 31 de diciembre de 2015 y pueden ser tanto informaciones, reportajes y crónicas como entrevistas, documentales y artículos de opinión.

En la V edición del “Colombine”, de igual manera que en los tres últimos años, la comisión organizadora, hará una preselección de un máximo de 50 obras. El fallo del jurado se producirá antes del 10 de mayo de 2016. Las obras podrán presentarse hasta las 13,00 horas del 10 de febrero de 2016 en la sede de la Asociación de Periodistas-Asociación de la Prensa de Almería; o, como se recomienda, remitirse por correo electrónico a la dirección info@premiocolombine.com

El galardón tiene, además de la dotación económica, un trofeo acreditativo, reproducción en mármol de Macael del monumento a la Libertad de Expresión que se alza en la plaza de los Periodistas de la capital almeriense.

Los trabajos, que deberán ser originales, en lengua castellana, no premiados en anteriores certámenes antes de darse a conocer el fallo, publicados en prensa o internet, o emitidos en radio o televisión, de autores periodistas, deberán versar sobre el papel de las mujeres en la sociedad, que fomenten principios y valores de igualdad, reflejando aspectos profesionales, culturales, científicos e intelectuales.