Ciento treinta y cuatro periodistas de trece países aspiran al VI Premio Internacional de Periodismo “Colombine”

Una vez cerrado el plazo de presentación de candidaturas a la sexta convocatoria del Premio Internacional de Periodismo “Colombine” y según datos de la organización, son 154 las obras que aspiran a obtener el destacado galardón que conceden la Asociación de la Prensa y la demarcación del Colegio de Periodistas en Almería. Las cifras igualan prácticamente los registros de la última edición celebrada: 54 en soporte papel, 93 en internet, 9 de radio y 7 de televisión, correspondientes a 134 periodistas (en 2016 fueron 138 los aspirantes), procedentes de 13 países y 23 provincias españolas, estando representadas prácticamente todas las comunidades autónomas.

En unos días concluirá la primera fase de  selección del jurado que dará a conocer su fallo en el mes de mayo.

El certamen, en honor a la ilustre periodista almeriense Carmen de Burgos Seguí, está organizado por la Asociación de Periodistas – Asociación de la Prensa de Almería (AP-APAL), con el patrocinio de la Fundación Unicaja. Esta sexta edición cuenta con la colaboración de la Asociación de la Prensa de Madrid (APM), de la que fue miembro muy activa Carmen de Burgos; de la Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE), del Colegio de Periodistas de Andalucía (CPPA) y de la Fundación “Carmen de Burgos”.

Un 23,6 % de participación extranjera

De las 152 candidaturas presentadas, 36 proceden del extranjero, lo que representa un 23,6 %. De entre los 13 países representados además de España, Cuba es la que aporta más obras (8); mientras que de las 23 provincias españolas con presencia en el certamen, es Madrid la que aglutina mayor número de competidores con 52 trabajos de 37 periodistas.

Los autores proceden de Egipto, Cuba, China, Italia, México, Taiwán, Ecuador, Tailandia, Colombia, Chile, Venezuela, Argentina y España. Están representadas las provincias españolas de Málaga, Barcelona, Ávila, Madrid, Bizkaia, Granada, Navarra, Alicante, Sevilla, Cádiz, Ciudad Real, Las Palmas, Cantabria, Burgos, Mallorca, A Coruña, Pontevedra, León, Valencia, Zaragoza, Ourense, Toledo y Almería.

El jurado

La comisión organizadora trabaja, estos días en la preselección que, de acuerdo con las bases, se someterá a la consideración del jurado, integrado por los periodistas Elsa González, presidenta de la FAPE; David Corral, presidente de la Comisión de Publicaciones de la APM y tesorero de la FAPE; Sonia R. Blanco, profesora de la Universidad de Málaga; y Jesús Pozo, de la AP-APAL y del CPPAA y presidente de la Fundación Inquietarte.  De secretaria, sin voto, actuará la de la AP-APAL, Marina López Fernández.

El premio, cuyo ganador se conocerá en mayo, se entregará en un acto cultural a celebrar en Almería, con una conferencia dedicada a la insigne almeriense y periodista Carmen de Burgos. El galardón tiene una dotación económica y única de 3.000 euros y un trofeo, reproducción en mármol de Macael del monumento a la Libertad de Expresión, que se alza en la Plaza de los Periodistas, de la capital almeriense.

En las anteriores ediciones resultaron ganadoras: en 2012, Yolanda Sobero Martínez y Susana Jiménez Pons, con el reportaje “Feminicidio S.A”, emitido en “La 2” y Canal 24 horas, a través del programa “En portada” de los Servicios Informativos de Televisión Española; en 2013, June Fernández Casete, con su reportaje “Yo quería sexo pero no así” publicado en los digitales “Pikara Magazine” y “eldiario.es”;  en 2014, Marta Gómez Casas, por su reportaje radiofónico “Mujeres que transforman el mundo” emitido en el programa “Tolerancia cero” de Radio 5, del que es directora;  en 2015, el mexicano Lucano Romero, con “Que calle el silencio: mujeres periodistas en riesgo”, emitido en Radio XHFJ de Teziutlán, en Puebla; y, en 2016, la periodista catalana Marisol Soto Romero, de TVE, con el reportaje “El machismo que no se ve”, emitido en “Documentos TV” de “La 2“.

No hay democracia que se precie sin un periodismo digno y libre de presiones

La periodista Esperanza Torres fue la responsable el pasado viernes de dar lectura al manifiesto Reflexiones en defensa del periodismo, elaborado por los miembros de la Comisión de Deontología y Garantías del Colegio Profesional de Periodistas de Andalucía, presentada en el marco del IV Congreso Internacional de Ética y Comunicación que se celebró en la Facultad de Comunicación de la Universidad de Sevilla, los días 23 y 24 de marzo.

La lectura del manifiesto puso el broche a la presentación oficial de la Comisión, presidida por el profesor Juan Carlos Suárez y formada por los periodistas Francisco Lobatón y Esperanza Torres, y los profesores universitarios Javier Calvo (derecho del trabajo), María Holgado (derecho constitucional) y Trinidad Núñez (psicología social), actuando como secretaria la también periodista María José Gómez-Biedma.

En el texto, se recoge el espíritu de este órgano de garantías para el ejercicio de la profesión y el respeto al derecho a la información y la libertad de expresión de la ciudadanía.

Reflexiones en defensa del periodismo (texto íntegro)

Esperanza Torres lee el manifiesto durante la presentación de Comisión de Deontología y Garantías del CPPA.

Esperanza Torres lee el manifiesto durante la presentación de Comisión de Deontología y Garantías del CPPA.

No hay democracia que se precie sin un periodismo digno y libre de presiones. El periodismo es la profesión de la libertad, dedicada a dar voz a quienes sufren injusticias sociales, denunciando cualquier práctica que viole los derechos de las personas, sobre todo, si estas son causadas por el mal funcionamiento de los poderes públicos. Sin periodistas no hay periodismo. Y sin periodismo no hay democracia es el potente lema que representa el interés de las y los profesionales por ejercer su trabajo de manera digna, con rigor, honestidad y competencia, y con el fin último de ayudar a sostener una sociedad mejor, más equitativa.

Sin embargo, la realidad es que la práctica de esta profesión viene siendo lastrada en los últimos años por elementos que cada vez adquieren más fuerza.

La crisis económica ha castigado al sector en España de manera alarmante. El cierre de periódicos, emisoras de radio y de televisión ha llevado al paro a miles de profesionales, ha reducido salarios y precarizado aún más el trabajo del periodista. Sin salarios dignos es difícil ejercer una profesión en la que el intrusismo sigue siendo un verdadero y serio problema ante la falta de regulación demandada desde hace tantos años. Pero además, el momento político es especialmente delicado. La posición de la prensa como contrapoder se hace cada vez más endeble. Tanto es así que algunas voces expertas hablan de “secuestro del periodismo” por parte de poderes políticos o económico-empresariales. Hace falta una postura firme y unívoca de los y las periodistas para defender una información veraz, objetivable y honesta, y un desarrollo de la profesión en el marco de las libertades civiles consagradas por la Constitución Española como derechos fundamentales.

Paralelamente, las nuevas tecnologías han permitido el desarrollo de numerosas iniciativas profesionales que fomentan una actividad más próxima a los ciudadanos. La interactividad también es una oportunidad para favorecer un ecosistema informativo en el que la ciudadanía pueda participar de la propia actualidad dejando constancia de sus aportaciones. De este modo, el periodismo se ha convertido en un ecosistema comunicativo que requiere un mayor grado de honestidad y compromiso por parte de sus profesionales, para así diferenciarse de aquellas otras expresiones interactivas que, aun cuando mantengan ciertas dosis de información, no pueden garantizar una información veraz, honesta y responsable.

Todo ello ha hecho del periodismo una profesión cada vez más compleja. Los principios éticos son los mismos y así deben ser asumidos por quienes aceptan formar parte de ella. La libertad de expresión y el respeto a la verdad deben estar por encima de cualquier otro interés y han de ser los pilares en los que se sustente la actividad periodística. No existe periodismo si la verdad de los acontecimientos queda camuflada o maquillada bajo apariencias que tergiversan su esencia. Faltar a la verdad constituye una falta de respeto a la libertad y a la igualdad de todos los ciudadanos para conocer los hechos y decidir su postura ante ellos con conocimiento de causa.

Esta Comisión de Deontología y Garantías afirma la vocación ética de sus colegiados y el compromiso social con la ciudadanía. Por esta razón, los deberes profesionales que le son exigibles serán analizados desde las condiciones reales en las que deben ejercer la labor profesional, entendiendo que con frecuencia la mala praxis se deriva más de las condiciones de trabajo o presiones externas que por mala voluntad profesional. En este sentido, el periodista ha de hacer un esfuerzo por denunciar dichas prácticas y no adaptarse a ellas como “modus operandi”, circunstancia de la que debe estar pendiente también este Colegio Profesional para evitar que los derechos de los profesionales sean conculcados en las empresas periodísticas. La libertad de expresión ha de comenzar por la libertad en los propios medios o en cualquier forma del ejercicio periodístico que debe rechazar cualquier presión o contraprestación que pueda condicionar su independencia.

Esta Comisión es, por tanto, un órgano de autorregulación del sector que sirve también de puente con la ciudadanía si esta viera lesionados algunos de sus derechos por el ejercicio de la profesión.

Sus funciones son:

  • Primera. La Comisión fomentará el periodismo basado en principios éticos desde la autorregulación independiente y actuará en todo caso como mediador, nunca como órgano sancionador. Sus resoluciones lo serán a modo de recomendación. Su autoridad moral viene conferida por los periodistas que conforman el CPPA.
  • Segunda. La Comisión velará por el cumplimiento de los códigos éticos y deontológicos que rigen la profesión, en especial los códigos del Consejo de Europa y la FAPE, poniendo en valor la importancia de conocer y cumplir sus normas.
  • Tercera. La Comisión resolverá reclamaciones de los ciudadanos sobre prácticas que vulneren el Código Deontológico.
  • Cuarta. Servirá de mediador entre los profesionales y su empresa o con otros profesionales para garantizar un trabajo basado en los principios deontológicos del periodismo.
  • Quinta. La Comisión podrá solicitar la realización de informes y recomendaciones sobre el tratamiento periodístico en algunas informaciones cuya naturaleza sea especialmente sensible por referirse a la infancia, a mujeres víctimas de violencia machista, inmigrantes, personas con discapacidad o a sectores especialmente vulnerables.
  • Sexta. La Comisión podrá emitir algún dictamen genérico cuando considere que debe pronunciarse sobre alguna cuestión que haya puesto en riesgo el ejercicio del periodismo en libertad, se hayan realizado prácticas no acordes a los principios deontológicos y éticos de la profesión o ante cualquier otra situación que estime procedente dentro de sus competencias.”

El Colegio de Periodistas de Andalucía presenta hoy en Sevilla su Comisión de Deontología y Garantías

En noviembre de 2016, la asamblea general ordinaria del Colegio Profesional de Periodistas de Andalucía dio luz verde a la constitución de la Comisión de Deontología y Garantías, su reglamento y los componentes de la misma, con el objetivo de dar cumplimiento al mandato de los Estatutos colegiales y al compromiso asumido en su Carta de Servicios.

Más concretamente, los Estatutos dicen que entre las funciones del Colegio están:

  • Adoptar, en el ámbito de su competencia, los acuerdos necesarios para ordenar el ejercicio profesional de las personas colegiadas, velando que este se realice acorde con los principios éticos y dignidad profesional que deben regir en el ejercicio de la profesión. Para ello, elaborará un código deontológico que regirá la profesión y que tendrá en cuenta las bases del Código de Deontológico del Periodismo del Consejo de Europa y el Código Deontológico de la FAPE.
  • Ejercer las funciones disciplinarias, sancionando los actos de las personas colegiadas que supongan una infracción de la deontología y de las normas colegiales y ejecutar las sanciones impuestas.
  • Intervenir como mediador y en procedimientos de arbitraje en los conflictos que, por motivos profesionales, se susciten entre los colegiados, entre los colegiados y los ciudadanos, y entre éstos cuando lo decidan libremente, todo ello de acuerdo con la normativa vigente en materia de arbitraje.

Con la finalidad de canalizar estas funciones, el Colegio incorporó a su Carta de Servicios, aprobada por la Asamblea General en noviembre de 2015,  la mediación y el arbitraje en los conflictos que, por motivos profesionales, se susciten entre los colegiados, entre los colegiados y los ciudadanos, y entre éstos cuando lo decidan libremente, todo ello de acuerdo con la normativa vigente en materia de arbitraje para lo cual se crea una Comisión de Ética y Deontología del Colegio Profesional de Periodistas de Andalucía a la que podrán dirigirse los que requieran de este servicio. Con un Compromiso de calidad que es cumplir y hacer cumplir a las personas colegiadas las leyes generales y especiales y los estatutos colegiales y reglamentos de régimen interior, así como los acuerdos adoptados por los órganos colegiales en materia de su competencia.

La Comisión está compuesta por siete miembros que han sido elegidos de entre profesionales de prestigio del ámbito de la comunicación y el periodismo así como de la esfera docente universitaria, cuyo trabajo y experiencia se han considerado relevantes y de especial interés para la comunicación social.

Así, han sido elegidos para este primer mandato, de cuatro años de duración, como presidente Juan Carlos Suárez, profesor titular y catedrático acreditado de la Universidad de Sevilla y árbitro además de la Comisión de Arbitraje, Quejas y Deontología; Trinidad Núñez Domínguez, profesora titular de la Facultad de Comunicación de la Universidad de Sevilla; Esperanza Torres, periodista de gran trayectoria profesional que actualmente desarrolla su actividad en Canal Sur; Francisco Lobatón Sánchez de Medina, periodista y presidente de la Fundación Europea de Personas Desaparecidas; María Holgado González, profesora titular de Derecho Constitucional de la Universidad Pablo de Olavide y Javier Calvo Gallego, profesor titular y catedrático acreditado de Derecho del Trabajo de la Universidad de Sevilla, director del monográfico “La situación sociolaboral de los profesionales de la comunicación en Andalucía” y experto en el ejercicio de la cláusula de conciencia por estos profesionales. Actúa además como Secretaria de la Comisión la periodista y actual secretaria general del Colegio, María José Gómez Biedma.

La presentación oficial estará a cargo de la Decana del Colegio, Eva Navarrete y será este viernes 24 de marzo a las cinco y media de la tarde en la Facultad de Comunicación de Sevilla, en el marco del IV Congreso Internacional de Ética de la Comunicación que hoy finaliza. En el acto, se leerá el documento Reflexión en defensa del periodismo, elaborado por los miembros de la Comisión.

Los Colegios de Periodistas defienden en la Universidad la exigencia de la titulación para el ejercicio profesional

El I Foro Colegios de Periodistas – Universidad destaca el papel de los Colegios en la lucha contra el intrusismo profesional

Los Colegios de Periodistas han defendido este miércoles en la Facultad de Ciencias de la Información de la Universidad Complutense la exigencia de la titulación para el ejercicio profesional. La lucha contra el intrusismo ha centrado el debate que se ha celebrado en Madrid, en el marco del I Foro Colegios de Periodistas-Universidad, organizado por los Colegios de Periodistas y la ATIC (Asociación de Universidades con Titulaciones en Información y Comunicación), con la colaboración de la FAPE (Federación de Asociaciones de Periodistas de España).

El encuentro ha estado orientado a los alumnos de Periodismo del último ciclo y durante el mismo se les ha explicado la realidad asociativa y colegial de los periodistas. La presidente de ATIC y decana de Ciencias de la Información de la Complutense, Carmen Pérez de Armiñán, que ha presentado el Foro, ha destacado la importancia del acercamiento entre las Facultades de Periodismo y los Colegios de Periodistas y, sobre todo, el dar a conocer la realidad colegial a los alumnos de los últimos cursos.

De izquierda a derecha en la imagen, Patxi López, Juan Antonio de Heras, Carmen Pérez, Javier Alonso y Elsa González

De izquierda a derecha en la imagen, Patxi López, Juan Antonio de Heras, Carmen Pérez, Javier Alonso y Elsa González

El decano del Colegio de Periodistas de Murcia, Juan Antonio de Heras, ha planteado el papel de los Colegios de Periodistas en defensa de la titulación para el ejercicio profesional y ha presentado el Compromiso Público por el Empleo y la Profesión Periodística promovido y suscrito recientemente por los Colegios de Periodistas, la FAPE y Asociaciones de la Prensa. Dentro de la potestad que las administraciones tienen como entidades empleadoras el documento les pide que se comprometan a que “para el desempeño de las funciones de información propias del ejercicio del periodismo, a través de los gabinetes de prensa, incluido cualquier medio de titularidad pública, la persona que realice dichas funciones deberá contar con la titulación universitaria oficial correspondiente a la licenciatura o grado en Periodismo”. Asimismo el Compromiso Público por el Empleo y la Profesión exige que “para la realización de las labores de comunicación se doten puestos específicos y, cuando esto no sea posible, se contraten a empresas que tengan personal con la citada titulación”. Este documento también pide a la Administración que contribuya “a reducir la tasa de desempleo en el sector y a la mejora de las condiciones laborales de estos profesionales”.

Javier Alonso García, decano del Colegio de Periodistas de La Rioja, ha explicado las ventajas de la colegiación para los alumnos de Periodismo. Alonso planteó un decálogo de razones para estar colegiado pero ha comenzado con la autoexigencia, ya que estar colegiado implica un plus de responsabilidad en la calidad de nuestro trabajo al formar parte de una corporación de derecho público que tiene, incluso, capacidad sancionadora ante eventuales incumplimientos del código deontológico de la profesión. El Colegio significa la aparición en el corpus normativo de la mayoría de Comunidades de la figura del periodista, hasta su creación inexistente. Simplemente, la mera Ley de Creación del Colegio de Periodistas supone el reconocimiento legal de la existencia de esta profesión, ni siquiera recogida en el artículo 20 de la Constitución. Los Colegios son únicos, uno por autonomía: podrá haber cuantas asociaciones de periodistas se constituyan, pero un solo Colegio.

Los colegios son instrumentos más modernos y útiles para defender los intereses y la dignidad de nuestra profesión y, además, han mostrado su confianza en que “incentivarán el ingreso de los nuevos titulados”. Por otro lado, a existencia del Colegio obliga a la Administración a consultarnos en cualquier materia de regulación periodística, algo que no ocurre con las asociaciones profesionales y nos permite estar presentes en órganos como las Mesas de Colegios Profesionales, junto a otras profesiones colegiadas.

Los Colegios nos mantienen conectados a las organizaciones nacionales de la profesión, tanto a la FAPE, con la que se están estableciendo convenios de colaboración, como en el futuro Consejo General de Colegios de Periodistas, en el que solo estarán representadas aquellas autonomías que cuenten con Colegio. Los Colegios de Periodistas contribuyen a elevar nuestra autoestima profesional y el reconocimiento de la sociedad, al ser un instrumento de derecho público asimilable al que existen en otras profesiones tan reconocidas como la Medicina, el Derecho, la Arquitectura, la Ingeniería…

Estar colegiado nos presenta ante la sociedad como un profesional de garantías. La Colegiación implica una titulación. La colegiación implica trabajar con rigor y transparencia: cuando te colegias estás registrado en un fichero público. Los Colegios te aportan un número de colegiado que se puede utilizar como se considere especialmente si uno es un profesional independiente: colocándolo en el currículum,  en la papelería personal o profesional, en el despacho…  El colegiado puede utilizar su condición de colegiado, su número de colegiado y el logo de su Colegio en todos aquellos documentos profesionales que considere, lo que representa una garantía adicional.

Son muchas las razones para colegiarse pero Alonso, parafraseando a Kennedy, ha terminado preguntando a los alumnos, una vez que se gradúen, qué harán ellos por su Colegio.

Por su parte, Patxi Pérez, vicepresidente de la Asociación de Periodistas de Navarra, impulsora del Colegio Navarro, ha explicado la convivencia de Asociaciones y Colegios, estableciendo la línea de compatibilidad entre ambos así como las diferentes posibilidades de continuidad y complemento  de las primeras  con los colegios. También ha resaltado el ejemplo de esta Asociación, en una Comunidad uniprovincial, que ha valorado el cambio a convertirse en  Colegio pero manteniendo las diferencias patrimonial y financiera de la Asociación. Ha cerrado el Foro la presidenta de la FAPE (Federación de Asociaciones de Periodistas de España) y asociada de la Asociación de la Prensa de Madrid, Elsa González, que ha señalado la importancia del asociacionismo de los periodistas y la unidad entre los periodistas y sus organizaciones.

El Colegio de Periodistas de Andalucía pide a Educación que siga admitiendo a los titulados en Periodismo para impartir clases de lengua y lengua extranjera

Ya son numerosos los docentes a los que la Inspección de Educación les ha notificado que no podrán seguir dando clases, amparándose en la normativa estatal que establece que los periodistas pueden dar clases de geografía pero no de lengua o lengua extranjera, a pesar de que así se ha venido haciendo en Andalucía y en otras comunidades autónomas, desde 1995 y hasta este último año.

El Colegio Profesional de Periodistas de Andalucía viene trabajando desde hace unos meses para tratar de resolver la situación a la que se enfrentan algunos colegiados y titulados en Periodismo que hasta este año han impartido clases de lengua  y lengua extranjera en centros concertados y privados de Andalucía y que ahora ven amenazados sus puestos de trabajo y su futuro laboral, tal y como lo habían planteado cuando finalizaron sus estudios.

Y es que la Consejería y la Inspección de Educación en Andalucía, –responsable esta última de validar las aptitudes del profesorado– han tomado la decisión de no reconocer a estos docentes como válidos para seguir realizando su trabajo, acogiéndose a lo establecido en la normativa básica estatal a este respecto. Según dicha normativa, –aprobada en el año 2010 con Ángel Gabilondo como ministro de Educación y de aplicación directa por las comunidades autónomas–, sólo las personas tituladas en disciplinas universitarias adscritas a la rama de Humanidades podrían dar clases lengua española y literatura y lengua extranjera en los niveles de ESO y Bachillerato, en centros concertados y privados. Esto suponía que, en adelante, los licenciados en periodismo, –titulación adscrita a la rama de Ciencias Sociales y Jurídicas– deberían dejar de impartir esa docencia aunque cumplieran los demás requisitos de especialización exigidos.

Sin embargo, no ha sido hasta este pasado mes de febrero, siete años después de la entrada en vigor del Real Decreto 860/2010, que la Inspección les está comunicando que a partir del próximo 31 de marzo no podrán seguir impartiendo estas asignaturas, siendo además que uno de los afectados ya fue despedido en diciembre del pasado año.

La decana del Colegio de Periodistas de Andalucía, Eva B. Navarrete ha mantenido varios encuentros y conversaciones tanto con el titular de la Secretaría General de Educación y Formación Profesional de la Consejería, Manuel Alcaide, como con las dos Facultades públicas que imparten estas titulaciones en Andalucía, con el objetivo de encontrar una solución dialogada que permita el mantenimiento de los puestos de trabajo, hasta alcanzar a nivel estatal una revisión de la norma, que desbloquee para el futuro esta salida profesional para los periodistas; una opción esta última que ya fue planteada en el año 2012 por el Colegio de Periodistas de Murcia al ministro Wert sin que desde el gabinete se analizara siquiera esta propuesta con seriedad.

Con una nueva Ley de Educación estatal sobre la mesa, –tras el anuncio del PP de abrir vías a la derogación de la LOMCE y trabajar en un nuevo proyecto educativo–, el Colegio de Periodistas de Andalucía ha pedido a Educación que suspenda cautelarmente los ceses y mantenga a los profesores en activo, emitiendo los preceptivos informes favorables.

En un escrito firmado por la decana del Colegio, Eva B. Navarrete y las decanas de las Facultades de Ciencias de la Comunicación de las Universidades de Sevilla y Málaga, el órgano andaluz ha trasladado esta petición a la consejera de Educación de la Junta de Andalucía, Adelaida de la Calle. En la carta, fechada el pasado mes de febrero, la decana pide a Educación bien que “aplique el mismo criterio que hayan utilizado hasta la fecha, interpretando de forma no restrictiva la disposición adicional primera del Real Decreto 860/20102”, –que establece que podrán continuar dando clases quienes antes de su entrada en vigor reunían los requisitos para hacerlo y que, según fuentes jurídicas consultadas por el Colegio, no ha sido expresamente derogada y por tanto sigue vigente–; o bien que dicte una resolución transitoria, a la espera de que se modifique la normativa básica, incorporando este reconocimiento expreso hacia los licenciados en Periodismo. En esta última línea ya se está trabajando desde el Colegio, en coordinación con las demás corporaciones colegiales, y será apoyada por la Consejería de Educación, según ha expresado el propio secretario general de Educación a la decana del Colegio.

El asunto ha sido trasladado igualmente a la Asociación de facultades que imparten estas titulaciones en toda España, ATIC, y fue expuesto en el Encuentro de Colegios Profesionales de Periodistas de España reunidos en Sevilla a comienzos de marzo. Por su parte, dos de los profesores afectados, acompañados por una representación del Colegio, ya han mantenido una reunión con el Director General de Evaluación y Cooperación Territorial del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, José Luis Blanco López, para elevar esta misma petición, con el objetivo de garantizar no sólo el mantenimiento del empleo de aquellas personas que se están viendo afectadas por este repentino cambio de criterio en Andalucía, –que se produce siete años después de la entrada en vigor de la norma–, sino para confirmar una salida laboral para muchos de los nuevos egresados en Periodismo y que las distintas Facultades continúan ofertando a sus estudiantes.

Plataforma de profesores

Desde el Colegio invitamos a todos los profesionales que se encuentren en esta situación a que contacten con el Colegio (comunicacion@periodistasandalucia.es) para que podamos seguir recopilando información y avanzar de la mano de la plataforma que los profesores afectados han creado para defender sus derechos y con quienes el Colegio viene trabajando desde el principio.