Entradas

Aprobada la Ley de los Derechos y la Atención a las Personas con Discapacidad en Andalucía con referencias a los medios de comunicación social

Los medios de comunicación social deberán “reflejar una imagen respetuosa, plural e inclusiva de las personas con discapacidad”. Así lo establece la nueva “Ley de los Derechos y la Atención a las Personas con Discapacidad en Andalucía” que hoy se publica en BOJA y que entrará en vigor en el plazo de veinte días. La Ley nace con el objetivo, según su propio articulado, de “promover y garantizar los derechos de las personas con discapacidad y de sus familias“; “impulsar el desarrollo de una sociedad inclusiva y accesible; “asegurar el carácter transversal, participativo e intersectorial de las actuaciones públicas de atención a las personas con discapacidad” y “establecer el régimen sancionador autonómico en materia de igualdad de oportunidades, no discriminación y accesibilidad universal de las personas con discapacidad“.

La Ley recoge una expresa referencia al papel de los medios de comunicación audiovisual y la publicidad en el cumplimiento de estos objetivos, estableciendo en sus artículos 67, 68 y 69, las líneas que deben guiar la actuación de los medios audiovisuales que actúan en Andalucía. Una actuación que deberá fomentar “el uso de la lengua de signos y de los medios de apoyo a la comunicación oral para personas con sordera, con discapacidad auditiva o con sordoceguera“, y que prevé para los medios de titularidad pública gestionados por la Junta de Andalucía la obligación de incluir “contenidos destinados a informar sobre la realidad social y necesidades de las personas con discapacidad“.  En lo referente a la supervisión de estas actuaciones y, en especial, de los contenidos publicitarios, la norma confiere a la Consejería competente en materia de servicios sociales “las actuaciones necesarias para que la publicidad y las propagandas comerciales no atenten contra la dignidad de las personas con discapacidad” mientras que asigna al Consejo Audiovisual de Andalucía la tarea de elaborar un informe anual sobre “el tratamiento de la imagen de las personas con discapacidad, así como las condiciones de accesibilidad universal, en los medios de comunicación audiovisual sujetos a su ámbito de actuación“.

Desde el Colegio Profesional de Periodistas de Andalucía, recomendamos a los profesionales de la comunicación la Guía de Buenas Prácticas sobre Personas con Discapacidad para Profesionales de la Comunicación, publicada en 2013 por la Consejería de Salud de la Junta de Andalucía, donde el entonces decano del Colegio, Antonio Manfredi, tuvo una activa participación. Recordamos además que el Código Deontológico de la Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE) –aprobado en Sevilla en 1993 y actualizado en abril de 2017– recoge referencias expresas en su artículo 7  a la labor de los periodistas en relación a la realidad de las personas con discapacidad y que quienes consideren que dicho Código ha sido vulnerado pueden recurrir a la Comisión de Deontología y Garantías del Colegio de Periodistas de Andalucía.

Enlace al texto íntegro de la Ley.

 

El Colegio de Periodistas de Andalucía exige respeto hacia los periodistas que cubren los acontecimientos desde Cataluña

El derecho a la información y la libertad de expresión son elementos intrínsecos a la democracia. Para que estos prevalezcan y puedan ejercerse en plenitud, los periodistas deben ser respetados en el ejercicio de su trabajo, pues cumplen con una función que es esencial para que la ciudadanía pueda tener un conocimiento amplio, diverso y completo de la realidad.

Desde el Colegio de Periodistas de Andalucía pedimos que, al margen de las ideologías o las posturas políticas, se respete y garantice la labor informativa que los periodistas, sean del medio que sean, realizan a diario y, muy especialmente, cuando se encuentran ante  situaciones tan complicadas como las que se están viviendo estos días en Cataluña.

Los periodistas deben poder desarrollar su trabajo con libertad y con la seguridad necesarias para que la información llegue a la ciudadanía, del mismo modo que están llamados a respetar los principios de la deontología profesional y la legalidad vigente en cada momento.

Confiamos en que las situaciones que estamos conociendo, a través de diferentes medios, en las que se impide o dificulta a los periodistas que cubren la información en Cataluña realizar su trabajo con garantías, no sigan produciéndose. Recordamos también a los periodistas que el Colegio de Periodistas de Cataluña ha puesto a disposición de todos los profesionales sus recursos para facilitar el trabajo informativo.

El Colegio de Periodistas de Cataluña exige respeto al Código Deontológico y abre sus puertas para los periodistas que están trabajando en Barcelona

Desde el Colegio Profesional de Periodistas de Andalucía nos solidarizamos con nuestros homólogos en Cataluña que en un comunicado han exigido respeto al Código Dentológico, en “defensa de unos medios de comunicación libres, plurales y democráticos”. Así lo han expresado en la nota elaborada por la Junta Directiva ante la convulsa situación que se está viviendo en esta Comunidad desde mediados de agosto. El texto destaca que “Ninguna situación, por excepcional que sea, ha de comportar un paso atrás a la libertad de expresión” de ahí que realice un llamamiento a sus más de 4.000 colegiados y al resto de profesionales, por extensión, para que observen al máximo los principios deontológicos asumidos por la mayoría de los periodistas.

(Lee el texto íntegro del comunicado)

Además, y para facilitar la labor de quienes se encuentran en Barcelona cubriendo en estos días la realidad informativa, el órgano colegial ha puesto a disposición de periodistas y medios que lo precisen sus instalaciones en Barcelona, situadas en Rambla Catalunya número 10.  Puedes ampliar esta información consultando la web del Colegio de Periodistas de Cataluña.

 

No hay democracia que se precie sin un periodismo digno y libre de presiones

La periodista Esperanza Torres fue la responsable el pasado viernes de dar lectura al manifiesto Reflexiones en defensa del periodismo, elaborado por los miembros de la Comisión de Deontología y Garantías del Colegio Profesional de Periodistas de Andalucía, presentada en el marco del IV Congreso Internacional de Ética y Comunicación que se celebró en la Facultad de Comunicación de la Universidad de Sevilla, los días 23 y 24 de marzo.

La lectura del manifiesto puso el broche a la presentación oficial de la Comisión, presidida por el profesor Juan Carlos Suárez y formada por los periodistas Francisco Lobatón y Esperanza Torres, y los profesores universitarios Javier Calvo (derecho del trabajo), María Holgado (derecho constitucional) y Trinidad Núñez (psicología social), actuando como secretaria la también periodista María José Gómez-Biedma.

En el texto, se recoge el espíritu de este órgano de garantías para el ejercicio de la profesión y el respeto al derecho a la información y la libertad de expresión de la ciudadanía.

Reflexiones en defensa del periodismo (texto íntegro)

Esperanza Torres lee el manifiesto durante la presentación de Comisión de Deontología y Garantías del CPPA.

Esperanza Torres lee el manifiesto durante la presentación de Comisión de Deontología y Garantías del CPPA.

No hay democracia que se precie sin un periodismo digno y libre de presiones. El periodismo es la profesión de la libertad, dedicada a dar voz a quienes sufren injusticias sociales, denunciando cualquier práctica que viole los derechos de las personas, sobre todo, si estas son causadas por el mal funcionamiento de los poderes públicos. Sin periodistas no hay periodismo. Y sin periodismo no hay democracia es el potente lema que representa el interés de las y los profesionales por ejercer su trabajo de manera digna, con rigor, honestidad y competencia, y con el fin último de ayudar a sostener una sociedad mejor, más equitativa.

Sin embargo, la realidad es que la práctica de esta profesión viene siendo lastrada en los últimos años por elementos que cada vez adquieren más fuerza.

La crisis económica ha castigado al sector en España de manera alarmante. El cierre de periódicos, emisoras de radio y de televisión ha llevado al paro a miles de profesionales, ha reducido salarios y precarizado aún más el trabajo del periodista. Sin salarios dignos es difícil ejercer una profesión en la que el intrusismo sigue siendo un verdadero y serio problema ante la falta de regulación demandada desde hace tantos años. Pero además, el momento político es especialmente delicado. La posición de la prensa como contrapoder se hace cada vez más endeble. Tanto es así que algunas voces expertas hablan de “secuestro del periodismo” por parte de poderes políticos o económico-empresariales. Hace falta una postura firme y unívoca de los y las periodistas para defender una información veraz, objetivable y honesta, y un desarrollo de la profesión en el marco de las libertades civiles consagradas por la Constitución Española como derechos fundamentales.

Paralelamente, las nuevas tecnologías han permitido el desarrollo de numerosas iniciativas profesionales que fomentan una actividad más próxima a los ciudadanos. La interactividad también es una oportunidad para favorecer un ecosistema informativo en el que la ciudadanía pueda participar de la propia actualidad dejando constancia de sus aportaciones. De este modo, el periodismo se ha convertido en un ecosistema comunicativo que requiere un mayor grado de honestidad y compromiso por parte de sus profesionales, para así diferenciarse de aquellas otras expresiones interactivas que, aun cuando mantengan ciertas dosis de información, no pueden garantizar una información veraz, honesta y responsable.

Todo ello ha hecho del periodismo una profesión cada vez más compleja. Los principios éticos son los mismos y así deben ser asumidos por quienes aceptan formar parte de ella. La libertad de expresión y el respeto a la verdad deben estar por encima de cualquier otro interés y han de ser los pilares en los que se sustente la actividad periodística. No existe periodismo si la verdad de los acontecimientos queda camuflada o maquillada bajo apariencias que tergiversan su esencia. Faltar a la verdad constituye una falta de respeto a la libertad y a la igualdad de todos los ciudadanos para conocer los hechos y decidir su postura ante ellos con conocimiento de causa.

Esta Comisión de Deontología y Garantías afirma la vocación ética de sus colegiados y el compromiso social con la ciudadanía. Por esta razón, los deberes profesionales que le son exigibles serán analizados desde las condiciones reales en las que deben ejercer la labor profesional, entendiendo que con frecuencia la mala praxis se deriva más de las condiciones de trabajo o presiones externas que por mala voluntad profesional. En este sentido, el periodista ha de hacer un esfuerzo por denunciar dichas prácticas y no adaptarse a ellas como “modus operandi”, circunstancia de la que debe estar pendiente también este Colegio Profesional para evitar que los derechos de los profesionales sean conculcados en las empresas periodísticas. La libertad de expresión ha de comenzar por la libertad en los propios medios o en cualquier forma del ejercicio periodístico que debe rechazar cualquier presión o contraprestación que pueda condicionar su independencia.

Esta Comisión es, por tanto, un órgano de autorregulación del sector que sirve también de puente con la ciudadanía si esta viera lesionados algunos de sus derechos por el ejercicio de la profesión.

Sus funciones son:

  • Primera. La Comisión fomentará el periodismo basado en principios éticos desde la autorregulación independiente y actuará en todo caso como mediador, nunca como órgano sancionador. Sus resoluciones lo serán a modo de recomendación. Su autoridad moral viene conferida por los periodistas que conforman el CPPA.
  • Segunda. La Comisión velará por el cumplimiento de los códigos éticos y deontológicos que rigen la profesión, en especial los códigos del Consejo de Europa y la FAPE, poniendo en valor la importancia de conocer y cumplir sus normas.
  • Tercera. La Comisión resolverá reclamaciones de los ciudadanos sobre prácticas que vulneren el Código Deontológico.
  • Cuarta. Servirá de mediador entre los profesionales y su empresa o con otros profesionales para garantizar un trabajo basado en los principios deontológicos del periodismo.
  • Quinta. La Comisión podrá solicitar la realización de informes y recomendaciones sobre el tratamiento periodístico en algunas informaciones cuya naturaleza sea especialmente sensible por referirse a la infancia, a mujeres víctimas de violencia machista, inmigrantes, personas con discapacidad o a sectores especialmente vulnerables.
  • Sexta. La Comisión podrá emitir algún dictamen genérico cuando considere que debe pronunciarse sobre alguna cuestión que haya puesto en riesgo el ejercicio del periodismo en libertad, se hayan realizado prácticas no acordes a los principios deontológicos y éticos de la profesión o ante cualquier otra situación que estime procedente dentro de sus competencias.”