La directora de Comunicación Social muestra su preocupación por avanzar en la creación de una estructura mínima para la Oficina del Portavoz

Anuncia una línea de ayudas para 2021 que favorezca las experiencias mediáticas que luchen contra las Fake News

Varios miembros de la junta de gobierno del Colegio Profesional de Periodistas de Andalucía encabezados por su decana, Eva Navarrete, se reunieron la semana pasada con la directora general de Comunicación Social, Marta Olea, en un primer encuentro tras su nombramiento en 2019.

Reunión virtual con la directora de comunicación de Comunicación Social.

En esta presentación de la entidad, la decana puso sobre la mesa distintos temas que preocupan a la profesión entre los que se encuentra la inestabilidad laboral existente en la Junta de Andalucía y sobre todo en la Oficina de Comunicación, por no disponer de una mínima estructura que permita que los cambios de Gobierno se realicen con todas las garantías en materia de comunicación. Hay que recordar que a través del Compromiso Público por el Empleo y la Profesión Periodística, ratificado por el Parlamento de Andalucía, hay un compromiso de crear puestos específicos de técnico de comunicación, ya que en la actualidad, ante la ausencia de inclusión de ese puesto, se convocan puestos de técnico de documentación para labores que son propiamente periodísticas.

La directora se mostró sensible a esta propuesta, entendiendo que nuestra demanda es justa y necesaria. En este sentido, se comprometió, como su antecesor, y como hiciera también el director de Comunicación, Sebastián Torres, a interesarse por las gestiones realizadas en los respectivos ámbitos competenciales de Ana Vielba y Nuria Gómez, de la Consejería de Presidencia, Administración Pública e Interior, sabiendo que la creación de una estructura mínima implica cambios de la Relación de Puestos de Trabajo y son cuestiones complejas que suelen alargarse en el tiempo.

Por otro lado, desde el CPPA hemos reiterado nuestra preocupación por la falta de transparencia en el gasto en publicidad institucional, sobre todo en referencia a los medios digitales. Sobre este punto, la decana adelantó a la directora que el Colegio ha recurrido ante el Consejo de Transparencia y Protección de Datos la respuesta a su petición de información sobre los medios que durante el último ejercicio recibieron ingresos por publicidad institucional con cargo a la partida presupuestaria que ella gestiona.

ROMDA, herramienta útil para la administración

Desde el CPPA le hemos pedido que se tenga en cuenta el ROMDA (Registro Oficial de Medios Digitales en Andalucía) o los requisitos de este registro para la inversión publicitaria. Desde el CPPA entendemos que los criterios de la Ley de Publicidad no son incompatibles con una inversión responsable, en la que se tengan en cuenta otros criterios más allá de la audiencia, criterios que además son acordes a principios básicos de transparencia y responsabilidad en la función informativa que han de cumplir los medios de comunicación y sus profesionales.. En este sentido, el CPPA se ha puesto a disposición de la Junta para colaborar en esta cuestión. La directora se ha comprometido a estudiar nuestra propuesta.

En referencia a también a este asunto, Marta Olea anunció que están trabajando en la definición de una línea de ayuda para aquellas experiencias mediáticas que favorezcan terminar con las fake news, una línea que no se espera hasta 2021. Argumentó que la Junta quiere contribuir a favorecer buenas prácticas en la difusión de la información, luchando contra las fake news que corren fundamentalmente por las redes.

Por último, le mostramos nuestra colaboración para cualquier asunto que atañe a nuestra profesión y le solicitamos también su intermediación en los conflictos, problemas o dudas que surgen, en ocasiones, con algunas consejerías de la Junta, por cuestiones referentes a la comunicación.

El Colegio pide a los ayuntamientos que consideren la contratación de periodistas en la nueva convocatoria de los planes de empleo de la Junta

Los proyectos orientados a informar a la ciudadanía y luchar contra los bulos serían una oportunidad para el empleo de estos profesionales que también están sufriendo los efectos de la pandemia a pesar de prestar un servicio esencial.

El Colegio de Periodistas reclama a los gobiernos central y autonómico medidas de apoyo para profesionales autónomos

El Colegio Profesional de Periodistas de Andalucía (CPPA) expresa su preocupación por la situación de “desamparo” en que están quedando los profesionales autónomos del sector periodístico en Andalucía, cuyas solicitudes de ayudas están siendo rechazadas por no existir criterios únicos y claros en el desarrollo de la actividad profesional, indica la organización colegial. Con ese motivo, el colectivo profesional ha remitido sendos escritos dirigidos a la Ministra de Hacienda, María Jesús Montero, y la consejera de Empleo de la Junta de Andalucía, Rocío Blanco, en los que solicita iniciar las gestiones para incorporar la actividad periodística entre las actividades profesionales de la Clasificación Nacional de Actividades Económicas (CNAE), así como establecer medidas para garantizar que quienes ejercen de forma autónoma en el sector no quedan excluidos de las ayudas que se establezcan. 

Esta petición tiene que ver con el ‘Decreto-Ley 9/2020, de 15 de abril, por el que se establecen medidas urgentes complementarias en el ámbito económico y social como consecuencia de la situación ocasionada por el coronavirus (COVID-19)’ aprobado por la Junta de Andalucía. Aún siendo el periodismo una actividad esencial durante la crisis sanitaria, el mismo no prevé ninguna forma de establecer ayudas destinadas a profesionales periodistas que trabajan de forma autónoma, debido a, entre otras cosas, que la actividad periodística no aparece recogida en el catálogo de actividades del CNAE

El CPPA explica que cuando un periodista se da de alta como autónomo para realizar su trabajo, lo habitual es que se les incluya en otros epígrafes, sin que existan criterios únicos para decidir en cuál, siempre y cuando sea una actividad sujeta al 21 por ciento de IVA. Normalmente, en los grupos J, M, P, R y S sin que ninguna de las actividades incluidas en estos se ajuste exactamente a la profesión periodística en ninguna de sus manifestaciones. 

La ausencia de epígrafe propio es una denuncia histórica de nuestro colectivo. Una profesión que desarrolla una actividad esencial, tal y como ha quedado demostrado en esta crisis sanitaria, pero que sin embargo, no existe desde el punto de vista de la administración tributaria. Una discriminación en toda regla cuyas consecuencias se han hecho evidentes en circunstancias como ésta, en que las personas periodistas que trabajan de forma autónoma están quedando excluidas de las ayudas. Por no mencionar los agravios comparativos entre profesionales que ejercen la misma labor, pero que están sujetos a obligaciones tributarias diferentes según el epígrafe en el que han sido dados de alta de forma, prácticamente, arbitraria. 

El mismo día del anuncio de la convocatoria de ayudas de la Junta, el CPPA advirtió de esta circunstancia y de que el colectivo de profesionales de la información había sido excluido. Al tiempo, inició gestiones en la Consejería de Empleo. Éstas fueron recibidas de buen grado hasta el punto que desde la consejería precisaron que se valoraría la solicitud junto con las de otros colectivos, según se transmitió a la propia Decana, Eva Navarrete. 

Sin embargo, al CPPA está llegando información de que se están denegando las solicitudes de subvención realizadas por nuestro colectivo, sobre la base, justamente, de que no se ajustan a las actividades subvencionables

Por todo lo expuesto, el colectivo profesional solicita al Ministerio iniciar las gestiones para incorporar la actividad periodística en cualquiera de sus manifestaciones: “periodismo”, “información”, “comunicación periodística”, “redacción de contenidos periodísticos”, “producción de contenidos periodísticos”… entre las actividades profesionales de la Clasificación Nacional de Actividades Económicas. Para el Colegio de Periodistas es una cuestión cuya resolución tiene que ver con mera voluntad política. Es más, recuerda que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, expresó en público en abril del año pasado su compromiso de atender a esta demanda y crear un epígrafe propio para la actividad periodística.

Mientra tanto, solicita a ambas administraciones (Gobierno Central y Junta de Andalucía) que se establezcan medidas o se unifiquen criterios para garantizar que los autónomos del sector profesional de la información no queden excluidos de las ayudas que se establezcan por la ausencia de CNAE propio.

Además, solicita información sobre el conjunto de ayudas activadas por ambas administraciones y de las que podrían beneficiarse autónomos periodistas y, por último, al tiempo que reclamar que se “activen ayudas específicas destinadas al sector de los medios de información, al objeto de contrarrestar los efectos en el empleo provocados por la crisis sanitaria».

El Colegio Profesional de Periodistas de Andalucía firma un acuerdo de colaboración con la empresa Jiménez Puertas Asesoría de Empresas S.L.

La decana del Colegio Profesional de Periodistas de Andalucía (CPPA), Eva Navarrete, y el representante de la empresa Jiménez Puertas Asesoría de Empresas S.L (Sulayr), Abel Jiménez de la Torre, han firmado un acuerdo de colaboración para desarrollar iniciativas de forma conjunta, en beneficio de las personas colegiadas en el Colegio Profesional de Periodistas de Andalucía.

Sulayr es una empresa de gestión del conocimiento en beneficio del desarrollo empresarial y que está formado por un equipo multidisciplinar, lo que les permite ser referente en la prestación de servicios a las empresas en materia de derecho, economía, gestión empresarial ISO, Fondos Europeos y otros servicios avanzados, afirma la entidad.

Entre los programas que gestiona se encuentra “Erasmus para Jóvenes Emprendedores”, un programa de intercambios transnacionales que ofrece a emprendedores noveles y personas que desean crear una empresa la oportunidad de aprender de empresarios experimentados que dirigen pequeñas empresas en otros países participantes.

El intercambio de experiencias se produce en el marco de estancias con empresarios experimentados durante las cuales las nuevas personas emprendedoras podrán adquirir las habilidades necesarias para dirigir una pequeña o mediana empresa. Los anfitriones se benefician de una nueva perspectiva sobre su negocio y adquieren la oportunidad de cooperar con socios extranjeros o conocer nuevos mercados a coste cero.

El acuerdo entre el CPPA y Sulayr se sustenta en que en la actualidad, muchos periodistas han tomado la iniciativa de crear su propio negocio, por lo que esta experiencia les aportaría el aprendizaje de una mejor gestión de la empresa que han creado o que tienen intención de crear, y podrán beneficiarse del acceso a otros mercados, de la cooperación internacional y de las posibilidades de colaboración con socios en el extranjero. 

El Colegio de Periodistas de Andalucía apela a la responsabilidad en el tratamiento informativo de la actualidad del ‘coronavirus’

El periodismo debe ser informativo, divulgativo, pedagógico y tener como principal objetivo facilitar a la ciudadanía datos contrastados y comprensibles sobre la realidad que acontece. Para ello es fundamental contextualizar la información y dar voz a la ciencia y a personas expertas autorizadas; evitar las opiniones vacías y la dramatización de las piezas informativas; huir de la especulación y favorecer la canalización de la información que facilitan las fuentes oficiales complementadas con un trabajo serio de investigación.

Por el contrario, el conteo de muertes y contagios, hablar de desabastecimiento de supermercados y farmacias, utilizar testimonios casuales no expertos y un lenguaje alarmista con términos como “pánico global” o “crisis mundial” «estampida» o titulares dramáticos y sensacionalistas, no contribuyen a los objetivos y fines del periodismo y favorecen la generación de bulos e informaciones falsas que no encuentran contrapeso en una información sólida y sin fisuras como la que debe ofrecer el Periodismo.

Desde el Colegio de Periodistas de Andalucía recordamos la responsabilidad de los medios y quienes informan ante situaciones de alerta por crisis sanitarias y la existencia de guías específicas sobre el tema que pueden servir de orientación a la hora de abordar casos como el del «coronavirus» que ocupa durante estos días la agenda informativa y de actualidad. Especialmente, la Guía editada por el Colegio Profesional de Periodistas de Andalucía en colaboración con la Facultad de Comunicación de la Universidad de Sevilla que puedes consultar íntegramente en nuestra web.

Estos son los elementos clave a tener en cuenta:

  • Precisión y rigor en la información difundida a través de las redes sociales, buscando siempre las fuentes oficiales en materia de salud.
  • Administrar correctamente los tiempos existentes entre la canalización de una información y la distribución de nuevos datos relativos a la misma.
  • Transparencia y concisión. Evaluar los instrumentos de gestión de la crisis con la mayor objetividad posible para dejar a un lado los posibles conflictos de intereses.
  • Claridad a la hora de informar en tiempo real con los datos concisos que precise la población para estar informada.
  • Huir de todo tipo de sensacionalismos.
  • No contribuir a magnificar el caso con la difusión de informaciones que puedan ser objeto de sobredimensionamiento por parte de la opinión pública. Evitar dramatismo en el uso del lenguaje y huir de los riesgos informativos.
  • Dar a conocer a la población la existencia real de sistemas de información acerca de la vigilancia de la salud creados por las diferentes administraciones públicas competentes en materia de salud: cáncer, gripe, VIH, atlas de mortalidad…
  • Necesidad de incidir en las exigencias de los medios de comunicación y de las empresas informativas a las administraciones para que exista una comunicación fluida con los responsables de la salud pública.
  • Responsabilidad de los comunicadores y comunicadoras a través de la búsqueda de testimonios de expertos que enriquezcan las informaciones del caso difundidas por los propios gabinetes de prensa de las administraciones de salud.
  • Distinguir a priori el impacto de la difusión del hecho noticioso por su relevancia a nivel local (un determinado brote en un municipio), nacional (difusión por agencias de una epidemia con posible afección en la totalidad del país) o internacional (pandemias).
  • Enriquecer la información por múltiples canales informativos.