Entradas

El nuevo Gobierno de la Junta continúa con el modelo de trabajadores eventuales para realizar las labores de comunicación institucional

A pesar de las evidentes necesidades y del papel fundamental que la comunicación y la información tienen en la labor del Gobierno de la Administración de la Junta de Andalucía, los periodistas y profesionales de la comunicación siguen tratados como eventuales, sin garantías de estabilidad e independencia para realizar su trabajo

El BOJA de hoy recoge el “Decreto de Eventuales” anunciado por el Consejero de la Presidencia, Elías Bendodo, que refleja, entre otros cambios, el recorte en cuanto al número de puestos asignados a esta figura y que una vez más, mantiene el modelo de contratación para quienes tienen encomendada la gestión técnica de la comunicación en la Junta de Andalucía.

Tras eliminar del organigrama la Secretaría General de la Oficina del Portavoz, el centro directivo que tenía las competencias informativas y de comunicación de la Junta de Andalucía, y crear la oficina de comunicación al frente de la cual se sitúa el periodista Sebastián Torres, la situación de los profesionales que trabajan en este centro (que no aparece aún recogido como tal en el organigrama), sigue siendo la misma o incluso ha empeorado.

Según el Decreto, que reproduce lo establecido en el artículo 11 del Estatuto Básico del Empleado Público, el personal eventual sólo realizará funciones “expresamente calificadas como de confianza o asesoramiento especial”. Así lo ha considerado en 151 casos, que se distribuyen en un variopinto elenco de denominaciones tales como asesorías de programa; asesorías de información y documentación; coordinaciones generales; direcciones de áreas; asistencia de protocolo; jefaturas de gabinete; vocalías asesoras; y asesorías de documentación. Bajo este último grupo se ocultan los periodistas o profesionales de la información y la comunicación, para quienes el nuevo Gobierno no ha considerado necesario ni tan siquiera denominar correctamente como técnicos de comunicación.

En total, se adscriben a la denominada Portavocía del Gobierno, un total de 24 asesorías de documentación, que prestarán servicio en Consejerías, Delegaciones del Gobierno de la Junta y Subdelegación del Campo de Gibraltar; el resto de periodistas es difícil de localizar por la falta de definición clara de las funciones y el puesto.

Y es que el nuevo Gobierno vuelve a prescindir y a evitar la conformación de una estructura estable que permita la realización de las tareas de comunicación e información por profesionales cualificados que ejerzan estas competencias y presten servicio a la ciudadanía en esta materia..

El Colegio de Periodistas de Andalucía había reclamado al nuevo Portavoz y Consejero de Presidencia, Administración Pública e Interior, Elías Bendodo, que no reprodujera el modelo de los últimos 30 años y dotase de una estructura a la Oficina del Portavoz ahora Oficina de Comunicación o Portavocía del Gobierno; sin embargo, con la publicación de este Decreto se confirman las peores noticias: los periodistas siguen sin ser reconocidos como profesionales necesarios, con condiciones de estabilidad y garantías de independencia en la Junta de Andalucía.

Tras la reunión mantenida esta semana con el Director General de Comunicación Social., Juande Mellado, a quien se han trasladado entre otras cuestiones esta preocupación y estas demandas, el Colegio ha solicitado reunión con Sebastián Torres, responsable de la Oficina. Previamente, había requerido un encuentro al Consejero de la Presidencia, Elías Bendodo, quien aún no ha dado respuesta.

El Colegio recuerda que la categoría de técnico de información está definida como tal en el Convenio del Personal Laboral de la Junta y siendo evidente y palmaria la necesidad de la prestación de estos servicios para facilitar la comunicación y la información a la ciudadanía, lo que procede y cuanto antes es crear esa estructura que dignifique además la figura del periodista en la administración de la Junta, como ya sucede en otras administraciones provinciales, locales y autonómicas.