Entradas

Editorial: La crisis del Periodismo

Después de treinta años trabajando en comunicación me reafirmo en que la esencia del periodismo no ha cambiado y somos los periodistas los que tenemos que velar por ella.

Han cambiado las formas de comunicar, internet ha revolucionado nuestro ámbito profesional, la hiper-información que nos rodea de forma gratuita ha llevado a la sociedad a no valorar nuestra labor profesional que es fundamental para el mantenimiento de la libertad y la democracia.

Todos tenemos la posibilidad de comunicar de forma inmediata y de “ejercer” de periodistas, las redes sociales proporcionan esa información al instante pero eso no significa que esa información sea de calidad y se haya elaborado con el rigor y la credibilidad necesarios.

El periodista no trabaja gratis, ni escribe gratis, ni elabora estrategias de comunicación gratis. Lo mismo que nos exigen profesionalidad y rigor nosotros tenemos que exigir una retribución digna por nuestro trabajo.

Creo que tenemos que reivindicar el prestigio profesional y denunciar la precariedad.

Creo que desde el Colegio de periodistas tenemos que trabajar en esta dirección y hacerlo entre todos. El colegio debe velar por la buena praxis profesional y defender el ejercicio de la profesión en las mejores condiciones.

Esta no es una tarea fácil dada la situación de precariedad y presiones en la que muchos profesionales tienen que desempeñar hoy su trabajo y la desunión existente entre los propios colectivos profesionales.

Nuestro gremio necesita instrumentos para denunciar los abusos que se están cometiendo contra esta profesión, una de las que en mayor medida ha sufrido los efectos de la crisis económica.
Lo ideal es remar todos en la misma dirección pero eso hoy parece una utopía, intereses de todo tipo condicionan y obstaculizan esta tarea.

Esther Barroso

Vocal Demarcación de Sevilla del CPPA

Editorial: Periodismo y Globalización

Hace 10 años mi hijo Javier tenía que afrontar uno de los retos más importantes de todo joven: en qué quería desarrollar mi vida laboral y por tanto escoger una carrera universitaria que le sirviera para sentirse útil consigo mismo y la sociedad.

Me pidió consejo y al mismo tiempo me dijo que le gustaba el Periodismo y que estaba pensando el hacer Ciencias de la Información -así se llamaba entonces- . Yo empecé en la Radio en el año 1985 echando muchas horas y ganando poco dinero, pero con mucha ilusión.

Casi toda la gente de mi generación -tengo 57 años- está asentada en medios o gabinetes de prestigio, pero desde hace aproximadamente una década con la crisis económica y el inicio de la aparición de las ediciones digitales sustituyendo al papel la carrera periodística entró en barrena.

A éso había que sumar la aparición dela Facultad de Periodismo pública en Málaga y privadas en Sevilla y otras ciudades de nuestra región.

En definitiva cada año se incorporan al mercado laboral en Andalucía cerca de 800 personas, mas otros compañeros de Madrid, Barcelona, Navarra, etc. que también le apetecen venir a laborar a Andalucía.

Ante este panorama, las grandes empresas periodísticas empiezan con su “nueva” política de contratación de los recién incorporados que hacen extensiva a los “viejos” redactores. Llega la precariedad laboral y la reducción de derechos adquiridos por la vía de los hechos: contratos de servicios -cuando los hay-, obligación de hacerse autónomo, pagos por columnas editadas -si no se editan no se cobra-, y a los fotoperiodistas se les paga los reportajes que se publican y si llegan fotos de agencias, ni los gastos de gasolina.

Recuerdo el accidente de un fotoperiodista para uno de los grandes grupos editoriales de este país que iba a cubrir un acto, que no pudo decir que estaba trabajando porque en esa época no le pagaban ni la Seguridad Social.

No quiero seguir poniendo más ejemplos que los ha habido y habrá por desgracia. El último el de los compañeros de El Correo de Andalucía, donde un empresario del sector de los Seguros se ha metido desde hace pocos años con no sabemos que intenciones pero al que le sobran 7 periodistas y sin ningún tipo de problemas los larga como si fueran ordenadores que ya no funcionan.

Espero que desde las Asociaciones de la Prensa y los Colegios de Periodistas de España y Andalucía se tome nota para que entre todos dignifiquemos esta profesión hasta que consigamos unas condiciones en la que se pueda trabajar con unas mínimas condiciones.

Y para acabar decir que mi hijo me hizo caso y no se hizo periodista, estudió Magisterio y cuando acabó -el panorama estaba aún peor- no quiso seguir los pasos de su padre.

De todas formas decir que no me he arrepentido nunca de ser periodista y animo aquí a todos los jóvenes que les guste esta profesión a que sigan para adelante, aunque el futuro cada vez esté peor. Cosas de la Globalización.

Justo E. González
Vocal de la Demarcación del Colegio de Periodistas en Sevilla

Editorial: Periodista, navaja multiusos*

*Esta es la columna que hoy los lectores de #ElCorreodeAndalucía deberían haber recibido en las páginas del diario. Sin embargo, y como anunciamos nada más conocer la noticia de los despidos, decidimos retirar nuestra colaboración, como hicieron poco después otros colaboradores como Mercedes de Pablos, Juan José Téllez, Kechu Aramburu, Ramón Reig, Colectivo Senda, Javier Aroca, Carlos Rosado, Fernando Álvarez Ossorio y Marcos Quijada.

 

El periodismo se ha vuelto una actividad convulsa. Todo anda patas arriba en esta profesión. La crisis, que siempre nos coge de lleno, se traduce ahora en una tremenda agresión laboral para los profesionales de los medios, pero también para su credibilidad y la de las empresas en donde ejercen. Es la eterna catarsis de un colectivo en permanente lucha entre el querer y el no poder. La frustración.

La sociedad nos apremia para buscar soluciones que conjuguen la gestión deontológica de la información y la cuenta de resultados de los editores, lo cual casi siempre resulta ser la cuadratura del círculo, un imposible, por el principio de insaciabilidad que rige a las empresas.

Autor de la viñeta: Nani

Autor de la viñeta: Nani

Necesitamos un nuevo panorama informativo que resuelva los problemas, pero no termina de definirse el modelo en que se ha de concretar el desarrollo del sector. Hasta ahora la única solución ha consistido en el despido de periodistas, lo que convierte a las exiguas redacciones en navajas multiusos, habilitadas para todo tipo de aplicaciones y en creciente precariedad. Por eso, siempre volvemos la vista atrás para retornar a los tiempos en que todo fue mejor.

La cuestión es que nunca soplaron buenos vientos para el sector, por una u otra razón. Salvo en contadas ocasiones, el periodismo siempre nos lo han presentado como un ejercicio de escapismo, una profesión en permanente búsqueda, en tránsito hacia otra cosa. Cuando no fue la dictadura fueron las sucesivas reconversiones tecnológicas, cuando no la crisis del papel, la injerencia de los políticos. La amenaza siempre ha estado ahí.
Ahora, el problema es que el periodismo ha dejado de ser negocio para los empresarios. Por tanto, todos a la calle, por algún sitio hay que cortar, dicen. Nos invitan a reinventar la profesión hasta que alguien dé con la tecla de cómo hacer rentable Internet. Para el sector, el problema y la solución son cosa del periodista.

Morir y renacer, esa es la permanente dicotomía. Entre tanto, la navaja multiusos amenaza con desfigurar por completo el objeto esencial de la profesión. Y a nadie parece importarle.

José Manuel Fernández
Demarcación del Colegio de Periodistas en Jaén

El reportero de La Sexta Carlos Prado recibe el III Premio Befesa de Periodismo Medioambiental

Auer tuvo lugar en Huelva la entrega del Premio Befesa de Periodismo Medioambiental que, en su tercera edición, ha recibido el reportero Carlos Prado, por una serie de reportajes realizados sobre temas medioambientales y emitidos durante el pasado año en los informativos de La Sexta. El Premio, convocado por la compañía internacional especialista en reciclaje y servicios medioambientales para la industria, Befesa, con la colaboración de la Asociación de la Prensa de Huelva (APH) y del Colegio Profesional de Periodistas de Andalucía, tiene como objetivo reconocer la labor de concienciación social y la difusión de temas relacionados con el medioambiente, a través de los medios de comunicación y está dotado con 2.000 euros.

 De izquierda a derecha, José Luis García Palacios, presidente de la FOE, Javier Molina, presidente de Befesa; Rocío Jiménez Garrochena, Delegada territorial de Agricultura y Medio Ambiente de la Junta de Andalucía en Huelva; el premiado Carlos Prado; Domingo Dominguez Bueno, Alcalde de Nerva y el presidente de la Asociación de Periodistas de Huelva, Rafael Terán.

De izquierda a derecha, José Luis García Palacios, Javier Molina, Rocío Jiménez Garrochena, Carlos Prado, Domingo Dominguez Bueno y Rafael Terán.

El jurado de esta edición ha estado compuesto por la decana del Colegio Profesional de Periodistas de Andalucía, Eva Navarrete, el Presidente de la Asociación de la Prensa de Huelva, Rafael Terán, y el asesor de comunicación de Befesa, el periodista Álvaro Arias, que han basado su fallo en “el lenguaje didáctico que emplea el periodista para trasladar con rigor y objetividad al espectador temas complejos de una forma sencilla”. Igualmente, estimaron oportuno otorgar una Mención Especial al reportaje “Minería ilegal, el cáncer de los Farallones”, de Hugo Mario Cárdenas, por “la ardua labor de investigación que ha desarrollado el periodista y la calidad de la presentación.

El acto de entrega estuvo presidido por la delegada territorial de Agricultura y Medio Ambiente en Huelva, Rocío Jiménez Garrochena, que estuvo acompañada por el presidente de Befesa, Javier Molina, en un acto al que asistieron distintas autoridades políticas, representantes del ámbito empresarial y de la prensa onubense.

Al premio se han presentado este año 35 candidaturas procedentes de nueve países. Los trabajos de carácter nacional han llegado de 10 comunidades autónomas diferentes. En las dos ediciones celebradas hasta la fecha, los ganadores han sido Alejandra Muñoz y Rafael López, de TVE-Andalucía (2014) por un reportaje sobre el proyecto de depósitos de gas en el entorno de Doñana, y el equipo del programa “75 Minutos” de Canal Sur TV (2015) por dos reportajes.

Guía para el tratamiento informativo de la violencia de género

IMG-20160608-WA0001

Eva Navarrete, Emelina Fernández y Ángeles Sepúlveda.

Hoy se ha presentado en rueda de prensa en Sevilla la «Guía para el tratamiento informativo de la violencia de género» elaborada por el Consejo Audiovisual de Andalucía (CAA) con la colaboración, entre otros, del Colegio Profesional de Periodistas de Andalucía. El acto ha estado presidido por Emelina Fernández, presidenta del CAA quien ha estado acompañada por Eva B. Navarrete, decana del Colegio Profesional de Periodistas de Andalucía y María de los Ángeles Sepúlveda, directora general de Violencia de Género de la Junta de Andalucía, que han colaborado en la elaboración de la Guía, entre otras profesionales del ámbito de la comunicación, instituciones públicas, asociaciones, sindicatos y grupos políticos.

La Guía presenta por un lado la descripción de la realidad de la violencia de género como problema, su marco jurídico y recomendaciones para el acercamiento al tema y por otro, las conductas a evitar y buenas prácticas en la cobertura de los hechos y en la elaboración de las noticias. El documento es el resultado del estudio y análisis previo realizado por el Audiovisual así como de las aportaciones de cada uno de los miembros del grupo de trabajo que se constituyó en el mes de febrero para definir propuestas e iniciativas que contribuyan a la eliminación de la violencia de género.

Tal y como la presidenta del Audiovisual ha resaltado durante la presentación, «los medios de comunicación juegan un papel fundamental en la transmisión de valores y conductas, sobre todo por la imagen que transmiten a la población más joven». Por su parte, la decana ha resaltado durante su intervención cómo «recursos como esta Guía pueden ayudar a los profesionales a dar el enfoque más adecuado a los hechos desde un punto de vista ético y deontológico», algo que en ocasiones se complica cuando «la precariedad de las condiciones en que los periodistas ejercen su labor junto con las exigencias de inmediatez dificultan por ejemplo la localización de fuentes o el seguimiento de los casos tras el hecho noticiable en sí». Respecto a esto último, Navarrete señaló también «la necesidad de que, por ejemplo, sean los tribunales los que una vez juzgados los casos, comuniquen igualmente a los periodistas las sentencias dictadas y colaboren así con los profesionales ya que, la erradicación de la violencia del género no está sólo en manos de los medios sino que es una labor del conjunto de la sociedad».

La Guía se va a presentar en todas las provincias andaluzas y será distribuida entre colegiados y medios de comunicación.

Descarga la Guía para el Tratamiento Informativo de la Violencia de Género.