Entradas

Los jueces de Almería reconocen que el trabajo periodístico es fundamental para la cultura democrática

Hacen falta más medios e invertir más dinero en Justicia en Almería. Es una de las conclusiones que pueden sacarse tras la segunda y última jornada del seminario Informar en Justicia, organizado por el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA), en colaboración con el Colegio de Periodistas de Andalucía (CPPA), dentro del convenio entre ambas instituciones y el Consejo Audiovisual de Andalucía (CAA).

jueces almería en jornadas informar en justicia

Los cinco jueces participantes han abordado los aspectos más importantes en materia de jurisdicción civil, social, contencioso administrativa, violencia de género y menores.

Así, Juan Rodríguez Ruiz-Rico ha explicado cómo funcionan las causas contencioso administrativas, tanto en su fórmula abreviada como en el procedimiento ordinario. En Almería, ahora mismo, hay tres juzgados para este tipo de asuntos, lo que a juicio de este juez de refuerzo territorial, no es suficiente, «ya que estamos bastante necesitados de más medios, tres juzgados es poco para todos los asuntos que se tramitan. 1.700 en lugar de los 600 asuntos que dice el Consejo General del Poder Judicial».

Procedimiento civil y laboral

Por su parte, Gonzalo Alcoba ha explicado el cambio en los procedimientos civiles, complejos de entender y de transmitir y que hasta ahora habían suscitado poco interés para la prensa. Algo que ha cambiado con la crisis, porque han entrado en juego numerosos litigios relacionados con los consumidores: «Hay un evidente desequilibrio entre grandes corporaciones y consumidores de a pie. Y el Tribunal de Justicia Europea lo ha asumido como propio, lo que nos obliga a buscar protección ante estos abusos diarios». Un cambio de criterio que se ha convertido en portada por culpa de las ejecuciones hipotecarias.

Para Alcoba, «la presencia del periodista en la Justicia no está bien abordada, ni resuelta, y eso que es elemento fundamental del Estado y la cultura democrática».

Por su parte, Óscar López, titular del Juzgado número dos de lo Social, ha analizado cómo surge y qué supone ahora el derecho laboral, «con casos llamativos, como la impugnación del ERE en la Radio Televisión Valenciana. Y es que el Derecho Laboral parece el hermano pobre, pero al final todo el mundo tiene un padre, amigo, hermana que tiene problemas laborales».

jueces de Almería en jornadas CPPA

El derecho laboral, que también se rige por el principio de Justicia Rogada, tiende a favorecer al trabajador. Y el problema, nuevamente, es la falta de medios, ya que se están señalando juicios para el año 2018. «Hay una enorme carencia de medios -se explica el juez-; solo hay 4 juzgados. Es tristísimo el estado de la justicia. Porque una justicia sin rapidez no es justicia». Y eso a pesar de la enorme labor de los jueces, funcionarios y secretarios judiciales. En el caso laboral, se están celebrando 28 juicios a la semana, 14 cada uno de los dos días en que se celebran.

Luis Columna, juez decano, ha señalado que en el caso de lo social, en Almería «entran más de 1.300 asuntos judiciales al año . Hacen falta de 7 a 8 jueces de lo social». Para el juez decano de Almería, «hace falta un gran pacto de Estado para la Justicia».

Violencia de género y menores

Ignacio Angulo, magistrado de la Sección Tercera de la Audiencia, ha abordado los matices especiales que tienen los delitos por violencia de género, que se diferencian de otros delitos penales por la inclusión en la Ley Integral «del concepto ‘de género’ del congreso de Pekín de la ONU. Sólo hay violencia de género cuando la víctima es una mujer y el agresor es un hombre con el que tiene una relación estable».

Angulo ha explicado la dificultad añadida que tiene establecer ese delito y tomar decisiones en este tipo de casos, «cuando muchas veces es la propia víctima la que no quiere seguir adelante. Por el sometimiento de la mujer, por miedo, por la dificultad de prueba. Incluso las declaraciones son muy complejas».

A juicio de Angulo, hay que mejorar todo el procedimiento, que supone que la víctima tenga que hacer la misma declaración ante la policía, el juez de guardia, el de instrucción, y el de violencia de género, lo que supone una segunda victimización de la mujer maltratada, porque, ha dicho, «tenemos un sistema inválido, se podría evitar con pruebas preconstituídas o que en las unidades de Policía se grabe la declaración y ya hacer un primer cribado. O que el fiscal pueda estar presente en la declaración».

Para Angulo, no hay una relación causa-efecto en el aumento de víctimas por aparecer noticias en los medios de comunicación. «Lo cierto es que hay más casos y más denuncias en vacaciones, cuando se convive».

La última intervención del seminario ha sido del juez decano Luis Columna, con una amplia experiencia como juez de menores que, precisamente ha abordado los aspectos más significativos de los procedimientos en que están implicados menores de 14 a 18 años, «y que siempre persiguen medidas en interés del menor»”. Columna ha destacado que antes la mayoría de delitos cometidos por menores eran hurtos, robos y delitos contra la propiedad. Pero desde el año 2000 han ido cambiando paulatinamente a delitos dentro del ámbito doméstico, por violencia hacia los padres.

La mayoría de los menores infractores proceden del ámbito urbano ya que «del 60% que viven en ciudades, provienen el 80% por ciento de delitos; mientras que del 40% que viven en el ámbito rural, sólo proceden el 20% delitos». Es muy complicado “además encontrar un hijo único que cometa delitos. Si en familias numerosas, donde normalmente es el tercero de los hijos. La gran mayoría no están escolarizados o son malos estudiantes».

En cuanto a las medidas a adoptar, Columna apuesta por la libertad vigilada, «que siempre conlleva que el menor tenga a su lado un educador a su disposición, que le enseña normas, a ir al colegio, hasta lavarse los dientes, cumplen muchas veces con una labor de padres», y ha ponderado el enorme trabajo que realizan educadores, psicólogos y demás profesionales con estos jóvenes infractores, porque los datos son claros: tan sólo un 10% de los menores infractores acaba cometiendo delitos una vez cumple los 18 años.

En el seminario han participado 56 personas entre periodistas y estudiantes del grado de Derecho y Trabajo Social de la Universidad de Almería. La acción formativa, primera de estas características en nuestra comunidad autónoma, se contempla dentro del convenio que tienen establecido el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA), el Consejo Audiovisual de Andalucía (CAA) y el Colegio Profesional de Periodistas de Andalucía (CPPA) y se llevará también a cabo en próximas fechas en otras demarcaciones territoriales colegiales (Granada, Málaga, Jaén, Córdoba, Sevilla, Huelva, Cádiz, Jerez y Campo de Gibraltar). En Almería han colaborado la Demarcación Territorial del CPPA, la Asociación de Periodistas – Asociación de la Prensa de Almería (AP-APAL), la Universidad de Almería y el Decanato de los Jueces de Almería.

 

«El derecho a la información es uno de los pilares fundamentales del estado democrático»

Lo que puede parecer una obviedad, en muchas ocasiones y sobre todo en estos últimos tiempos ha resultado discutido, de ahí que la afirmación del presidente del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA), Lorenzo del Río, «el derecho a la información es uno de los pilares fundamentales del estado democrático…y…siempre debe prevalecer» sea una de las frases destacadas del primero de los seminarios previstos en el ciclo «Informar en Justicia», que dio comienzo ayer en Almería, y que es fruto del acuerdo de colaboración entre el Colegio Profesional de Periodistas de Andalucía, el TSJA y el Consejo Audiovisual de Andalucía.

El presidente del TSJA, que estuvo acompañado en la inauguración por la presidenta de la demarcación del Colegio en Almería, Covadonga Porrúa, estableció en su discurso una directa y estrecha relación entre los tribunales y los medios de comunicación, dado que la “justicia es servicio público, y como tal, tiene que ser pública y transparente“, pero también manifestó que hay que encontrar el equilibrio con los medios que también son servicio público, “porque a veces el interés público por informar no compensa el resultado destructivo que provoca“.

image003

Desde la izqda, Covadonga Porrúa, Luis Columna, Luis Durbán e Inmaculada Martínez.- Foto JOSÉ A. FUENTES

Ante las frecuentes críticas del colectivo de periodistas por las dificultades para acceder a declaraciones o sentencias o incluso a las salas de los propios tribunales, el presidente del TSJA ha reconocido que el sistema judicial debe ser más accesible para los medios, pero ha pedido también a los profesionales que procuren mejorar las informaciones que luego trasladan porque “ha de prevalecer el esfuerzo informativo frente a la instantaneidad. Informarse cuesta tiempo, cuesta trabajo», especialmente en alusión a las redes sociales y los medios digitales y ante el momento de gran judicialización de la vida pública en el que nos encontramos.

Tras la intervención de Del Río, fue el turno para el magistrado de la audiencia provincial de Almería, Luis Durbán, y el juez decano de Almería, Luis Miguel Columna, que centraron sus intervenciones en las figuras del juez instructor y las fases de instrucción y enjuiciamiento, y el inicio de los procedimientos, respectivamente.

image005

El seminario ha despertado gran interés entre periodistas y estudiantes de Derecho.- Foto JOSÉ A. FUENTES

Este es el primer curso de estas características que organiza el alto tribunal en la comunidad autónoma y en el mismo han participado más de medio centenar de periodistas y estudiantes de la Universidad de Almería que cursan grados relacionados con Derecho. En esta primera edición han colaborado además de la demarcación territorial del CPPA, la Asociación de Periodistas – Asociación de la Prensa de Almería (AP-APAL), la Universidad de Almería y el Decanato de los Jueces de Almería. La segunda jornada de “Informar en Justicia” se celebrará el próximo viernes, 26 de febrero, en la Ciudad de la Justicia de Almería y la actividad será replicada en próximas fechas en otras demarcaciones territoriales del Colegio.

El CPPA y la Asociación de la Prensa de Huelva participan del III Premio Befesa de periodismo medioambiental

Por tercer año consecutivo, el Colegio Profesional de Periodistas de Andalucía y la Asociación de la Prensa de Huelva colaboran en la convocatoria del Premio Befesa de Periodismo Medioambiental, que reconocerá el trabajo periodístico de temática ambiental que se haya publicado en un medio de comunicación durante el año 2015.

Befesa es una compañía internacional dedicada a la gestión de residuos industriales, en tres grandes líneas de actividad: reciclaje de residuos de acero y galvanización; reciclaje de alumnio, escorias salinas y SPL y aportación de soluciones medioambientales para la industria.

Las candidaturas podrán presentarse hasta el 13 de mayo de 2016. Los trabajos deberán remitirse en papel y en formato digital (PDF) si es de prensa escrita o digital, o en formato Windows Media si es de radio o TV, junto con los datos del autor, a la siguiente dirección postal: Befesa. Avenida de la Buhaira, 2. 41018 Sevilla o bien por correo electrónico a: oficina@sebastiangarciaconsultores.com., indicando en el asunto III Premio Befesa de periodismo medioambiental.

La entrega del premio, dotado con 2.000 euros, tendrá lugar en el mes de junio, en Huelva, en torno al día mundial del medioambiente.

Bases III Premio Periodismo Medioambiental Befesa.

Las administraciones y empresas públicas deben dar ejemplo y exigir la titulación a la hora de contratar un periodista

A lo largo de estos últimos meses, han sido varias las ofertas de trabajo lanzadas por las administraciones públicas para cubrir puestos en gabinetes de prensa o comunicación con el perfil claro de un periodista. En noviembre pasado, fue la Oficina del Defensor del Pueblo Andaluz quien convocaba una plaza para personal eventual a cubrir por el sistema de libre designación, para un “técnico de comunicación y documentación”; hace unos días, era la Autoridad Portuaria de Huelva quien publicaba las bases para la contratación de una plaza para la jefatura de su Unidad de Gabinete de Prensa.

En ambos casos, la descripción de las actividades o funciones así como la formación complementaria o la experiencia en el área funcional de la comunicación o la prensa formaban parte de los elementos valorables; pero la licenciatura o el grado en Periodismo o Comunicación Audiovisual no figuraban como requisito de titulación, a pesar de que se exigía una licenciatura o grado superior universitario.

Etimológicamente hablando, el término “periodismo”, entre otras acepciones, se define como estudios o carrera de periodista; y “carrera” como el conjunto de estudios, generalmente universitarios que habilitan para el ejercicio de una profesión que exige una formación académica previa. En este sentido, la titulación universitaria en periodismo debe entenderse como aquella que habilita desde el punto de vista de las cualificaciones para el ejercicio del periodismo.

Cabe igualmente recordar que las titulaciones en Periodismo y en Comunicación Audiovisual, –las que permiten la colegiación según la Ley 1/2012, de 30 de enero por la que se crea el Colegio Profesional de Periodistas de Andalucía–, como formaciones de grado superior universitarias, de carácter oficial fueron impulsadas por la propia administración hace ya más de dos décadas, en la comunidad autónoma de Andalucía, –siendo Sevilla primero y luego Málaga las universidades que siguieron los pasos de otras como la Autónoma de Madrid, Navarra o Barcelona–; y ese impulso y esa apuesta, desde el punto de vista del Colegio, deben tener sentido especialmente en el sector público, que debería por tanto exigir dicha titulación como requisito preferente a la hora de cubrir estas vacantes.

El Colegio Profesional de Periodistas de Andalucía considera a este respecto que las administraciones y empresas públicas o entes instrumentales deben dar ejemplo y exigir la titulación a la hora de contratar a un periodista cuando se trata de cubrir las necesidades evidentes y claras de comunicación que tienen estos organismos. El periodismo es más que un oficio; es una actividad reconocida por la que quien la ejerce percibe una retribución, que además debe ser acorde a su cualificación y competencias, de ahí que desde el Colegio exijamos unas condiciones laborales adecuadas en cuanto a categorías profesionales, grupos de cotización y salarios que deben verse recogidas, en el caso de las administraciones públicas, mediante convocatoria de puestos específicos para quienes reúnan los requisitos necesarios, incluido el de la titulación; y en el caso de las empresas privadas, mediante la exigencia de la titulación o la colegiación y unos contratos que permitan algo más allá de la pura subsistencia.

Durante los años más duros de la crisis, los grupos de comunicación han vaciado las redacciones para reducir costes y han abaratado la mano de obra, ofreciendo contratos mercantiles y nutriendo gran parte de sus trabajos con las horas y deshoras de freelance, que pierden mucho más de lo que invierten en su trabajo, si tenemos en cuenta además el trato que el trabajo autónomo tiene en nuestro país.

Objetivo prioritario para el CPPA.

Desde el Colegio se viene trabajando en diferentes líneas para lograr este objetivo: acabar con el intrusismo y con la precariedad laboral en el sector. En el caso concreto de Huelva, se ha contactado directamente con el presidente de la Autoridad Portuaria, quien ha reconocido a los responsables del Colegio que su intención es la de contratar a un licenciado o licenciada en este caso en Periodismo, pero que las bases fueron redactadas antes de que él accediera a la presidencia del organismo, y son algo confusas y no dejan clara su intención.

En la asamblea del CPPA celebrada en el mes de noviembre, se constituyó una comisión de trabajo para abordar esta situación y proponer posibles soluciones contra el intrusismo y en defensa de la titulación o la colegiación para el ejercicio del periodismo y contra la precariedad del colectivo o lo que es peor, la explotación laboral, como recientemente denunciaba la APS, respecto de ofertas por “trabajo gratis”. Si realizamos una búsqueda de empleo para periodista en cualquiera de los grandes portales de empleo, la mayoría ofrecen contratos mercantiles, prácticamente ninguna define una horquilla salarial o directamente te ofrecen una bonita experiencia a cambio de tu trabajo; por eso, acabar con este tipo de ofertas y mejorar la cantidad y la calidad del empleo es sin duda una prioridad para el Colegio.

Así, con el mismo objetivo, la demarcación del Colegio Profesional de Periodistas en Málaga ha liderado una iniciativa consistente en poner a la firma de los ayuntamientos de la provincia un “Compromiso por la comunicación pública”, al que recientemente se ha adherido la Diputación Provincial y que tiene como fin “mejorar las condiciones laborales y luchar contra el intrusismo profesional”, al tiempo que busca “garantizar que cualquier área de trabajo que cubra el ejercicio propio de la actividad propia de comunicación relativa a gabinete de prensa, dirección de comunicación o similar” se cubra exigiendo la debida titulación oficial. Esta iniciativa se hará extensiva al resto de provincias, buscando con ello el apoyo mayoritario en este caso de los ayuntamientos.

El Colegio de Periodistas de Andalucía reclama a los editores de prensa una clara apuesta por los periodistas y mayor inversión en personal, como garantía de calidad y rigor periodístico

Según el informe presentado por la Asociación de Editores de Diarios Españoles (AEDE) y la nota publicada en su web, «las perspectivas del sector para el cierre del presente ejercicio son buenas. El mantenimiento del volumen de audiencia y la esperada mejora de un 5% en los ingresos publicitarios ofrecen una visión positiva para el futuro del sector». Esto obviamente contrasta con la pérdida de puestos de trabajo generalizada que se está produciendo en los medios, siendo el último y más reciente ejemplo los despidos del diario El Mundo, en las delegaciones regionales de Andalucía, Madrid y Comunidad Valenciana.

Entre las declaraciones realizadas durante la presentación del Libro Blanco de la Prensa 2015, llama la atención la del Director General de AEDE, José Gabriel González Arias, quien ha calificado el informe como “un ejercicio necesario de transparencia en un sector caracterizado por el compromiso social de garantizar la calidad y el rigor periodístico en nuestro país”. Desde el Colegio Profesional de Periodistas de Andalucía no podemos entender el periodismo sin periodistas, y el compromiso social también ha de ser hacia los propios profesionales, que son los garantes justamente de ese rigor y esa calidad que se presume en los medios.

En la noticia, de la que se hace eco el diario El País, se reflejan también las declaraciones de Andrew Miller (@AndrewMiller100) quien expresa cómo para crear un producto de calidad «es imprescindible contar con buenos periodistas». Es por eso que el Colegio de Periodistas de Andalucía reclama un esfuerzo por parte de los editores para mantener y reforzar las plantillas, viendo en esta estrategia una inversión de presente y de futuro en lo que consideramos aporta mayor valor añadido a cualquier empresa: su capital humano.

El aumento continuado de la tasa de desempleo en el sector y los resultados del informe contrastan de forma que resulta poco coherente incluso con las políticas de Responsabilidad Social Corporativa de los diferentes grupos. Así por ejemplo, en el informe de Responsabilidad Social y Sostenibilidad del Grupo Prisa en 2015, la tasa de nuevas contrataciones en España se situó entre las más bajas del Grupo, un 4% –sólo Portugal con un 1,9% es inferior, siendo la media del 9,1%–.  La RSC no sólo tiene una vertiente externa sino que comprende también una estrategia interna, en el ámbito de los recursos humanos, considerando a sus empleados y empleadas como parte de sus «stakeholders» y por tanto, objetivos de sus políticas de RSC; y el empleo, como recuerda la Red Pacto Mundial, «es uno de los principales retos de las empresas españolas» en la Agenda de desarrollo mundial.

Andalucía pierde cobertura en el territorio.

Por otro lado, los despidos anunciados en la delegación de El Mundo en Andalucía, junto con los ya producidos con anterioridad en la delegación de otros diarios de impacto como El País, dejan a la comunidad sin una cobertura adecuada por parte de estos grupos, ya que el vaciado de las redacciones regionales alejan del territorio el tratamiento de la actualidad andaluza en dichos medios. Ello puede llegar a evidenciar la falta de compromiso de estos grupos de comunicación con la comunidad autónoma de Andalucía, una cuestión que nos preocupa primero por el tratamiento de la información y segundo, por el impacto negativo sobre el colectivo de periodistas en un territorio duramente castigado por el desempleo.

Hace poco, en las Jornadas organizadas por el Consejo Audiovisual de Andalucía, Iñaki Gabilondo expresaba cuáles eran, desde su punto de vista, las claves fundamentales del periodismo: decencia, solvencia, ética y formación. Valores sin duda loables que deben ser reconocidos por la sociedad y por los medios con un trato adecuado y acorde al trabajo que realizan estos profesionales, en pro del derecho a la información que la Constitución reconoce a toda la ciudadanía.

Sin #periodistas, no hay periodismo. Sin periodismo, no hay #democracia.