Entradas

El Colegio de Periodistas exige a las empresas mediáticas responsabilidad con la cobertura del caso Julen

Desde que comenzaron los hechos en torno a la desaparición del pequeño Julen en Totalán, ha habido una evolución muy negativa en cuanto al tratamiento que algunos medios de comunicación, especialmente en televisión, han dado al caso y que se han alejado de los principios éticos y deontológicos que han de regir el periodismo.

Si hace una semana felicitábamos a los empleados de los medios por su trabajo, hoy tenemos que lamentar la deriva que algunas empresas mediáticas han tomado a lo largo de estos trece días, y que ha llevado a mostrar imágenes y relatos innecesarios que nada han aportado a la información más allá de generar morbo y dar oportunidad para la especulación.

Recordamos a las empresas mediáticas que la Constitución preserva el derecho a la intimidad, familiar y personal como derecho fundamental y que actúa como límite a la libertad de información y expresión. Y al mismo tiempo, el Código Deontológico periodístico obliga a que “en el tratamiento informativo de los asuntos en que medien elementos de dolor o aflicción en las personas afectadas, el periodista evitará la intromisión gratuita y las especulaciones innecesarias sobre sus sentimientos y circunstancias”.

Apelamos a las empresas periodísticas al cumplimiento de los principios recogidos en nuestro Código deontológico, por el que han de conducirse todas aquellas que se precien de serlo y pedimos rigor en la cobertura de este tipo de informaciones.

Al mismo tiempo, expresamos nuestro apoyo a los profesionales periodistas y comunicadores audiovisuales, que un día como hoy están realizando un trabajo contrario a sus propios principios, con el único objetivo de mantener su puesto de trabajo. Recordamos que tanto la normativa profesional como el propio Colegio de Periodistas les ampara en caso de que se nieguen a realizar una tarea que consideran falta de ética.

Por último, pedimos tanto a las autoridades como a las empresas que no se olviden de la labor realizada in situ por las personas empleadas por los medios de comunicación y tengan en cuenta la necesidad de prestarles atención psicológica, en la misma medida en que se hará con el resto de profesionales de otros sectores allí desplazados.

El Colegio de Periodistas y la Asociación de la Prensa de Cádiz demandan la titulación específica para un puesto ofertado en el Hospital Puerta del Mar

El Colegio Profesional de Periodistas de Andalucía y la Asociación de la Prensa de Cádiz han demandado a la dirección del Hospital Puerta del Mar que reconsidere la convocatoria para la provisión temporal de un puesto de ‘Técnico de Función Administrativa para el ‘Area de Comunicación’, en cuyas bases no se exige la titulación universitaria específica de Periodismo o Comunicación Audiovisual.

Tal y como recoge un recurso de reposición contra la convocatoria, presentado por el Colegio Profesional de Periodistas de Andalucía y al que se refieren las dos entidades en una nota de prensa conjunta, las personas aspirantes deberán desempeñar funciones como “expresarse periodísticamente”, “aplicar criterios profesionales de noticiabilidad”, “desarrollar eficazmente el proceso de selección informativa”, “gestionar las fuentes de información”, “dominar procesos de investigación y documentación periodística”, “elaborar productos periodísticos” y así “hasta una veintena de funciones exclusivas de la profesión periodística en el ámbito de la comunicación institucional”, explica el Colegio. Sin embargo, entre los requisitos no se contemplan las titulaciones universitarias que, en opinión de los colectivos profesionales de periodistas, otorgan los conocimientos y competencias necesarias para el desarrollo de las funciones descritas, es decir, Periodismo y Comunicación Audiovisual.

Tanto el Colegio de Periodistas como la Asociación de la Prensa recuerdan que las titulaciones universitarias de Periodismo y Comunicación Audiovisual existen en la comunidad autónoma andaluza desde hace décadas. “La profesión periodística está siendo castigada de forma reiterada por la falta de decisión de las administraciones públicas, que siguen mirando para otro lado mientras quienes trabajan para mantener a la ciudadanía informada, tanto en la empresa pública como en la privada, lo hacen en precario, en condiciones indignas, con categorías laborales que no les corresponden ‘.

Según el CPPA y la APC, esta convocatoria en el Hospital Puerta del Mar es un ejemplo de la necesidad de que la Junta de Andalucía “dé un paso adelante e incorpore los puestos específicos de Periodista y Audiovisual a sus Relaciones de Puestos de Trabajo” tal y como demandan los colectivos profesionales de periodistas de Andalucía adheridos al ”Compromiso Público por el Empleo y la Profesión Periodística’. El manifiesto, impulsado por el Colegio de Periodistas, cuenta con el respaldo expreso de la Asociación de la Prensa de Cádiz, sindicatos, el resto de colegios de periodistas de España, el resto de asociaciones de la prensa andaluzas (menos la de Sevilla), la FAPE, universidades, las diputaciones de Cádiz y Jaén, ayuntamientos como Barbate, Torre Alháquime, Almonte, Alcalá de Guadaíra. La Mancomunidad de Municipios de la Sierra de Cádiz y Jerez se han sumado estos días.

No obstante, ninguno de los grupos parlamentarios del anterior mandato se “atrevió” a llevarla al pleno. Como ninguno, por ahora, se ha posicionado claramente a favor de garantizar la transparencia de la administración autonómica y la información pública mediante la contratación pública de personal cualificado en la materia.

La Demarcación de Almería del CPPA condena la expulsión de una periodista del pleno del Ayuntamiento de Albox ordenada por su alcalde

La Demarcación de Almería del Colegio de Periodistas de Andalucía (CPPA) ha condenado la actuación del alcalde de Albox (Almería), Francisco Torrecillas, que en el pleno de la corporación celebrado el pasado lunes, ordenó la expulsión de la periodista, Francisca Martínez, del salón de sesiones municipal siendo escoltada por la Policía Local hasta fuera del recinto.

Los hechos se sucedieron en el desarrollo de un pleno extraordinario, donde el alcalde, cuando se estaba refiriendo al tema del parque de bomberos de la comarca, se dedicó a criticar duramente la labor del medio para el que trabaja Francisca Martínez. Concluido este punto, la periodista retiró su grabadora de la mesa presidencial diciéndole al alcalde: “Quiero que sepa que es usted un mal educado”. El primer edil respondió a este mensaje, ordenando la expulsión de la sala de la periodista que salió escoltada por la policía municipal, quien tomó y anotó los datos personales de la periodista para abrir denuncia.

Desde la Demarcación de Almería del CPPA junto con la Asociación de la Prensa de Almería rechazamos firmemente la actitud del alcalde con esta periodista, que estaba en el ejercicio de su profesión, mientras que el alcalde criticaba duramente al medio donde trabaja la periodista.

De igual manera nos solidarizamos con Francisca Martínez, una periodista íntegra y rigurosa, que desarrolla su labor en el Grupo La Comarca y como corresponsal del Diario de Almería. En este sentido, animamos a la periodista a plantear una queja formal ante el CPPA con el objeto de abrir expediente y analizar la situación vivida.

Por otra parte, hay que recordarle al primer edil que cuando un político o cualquier persona no estén de acuerdo con la información de un profesional o medio, en lugar de usar tribunas públicas, tienen otras herramientas a su alcance como puede ser la Comisión de Arbitraje, Quejas y Deontología del Periodismo de la FAPE, o, incluso, los tribunales de justicia.

De igual manera, condenamos ciertos comentarios del alcalde Torrecillas en redes sociales. Con frases como: “Dejen de dar lecciones de funcionamiento democrático y preocúpense de los problemas de los vecinos. Tienen ustedes y la periodista la ‘piel muy fina’, me reitero, ese medio es un folletín”. O, esta otra: “Lo que le tiene que preocupar a Paqui es el informe de la Policía por si se le puede aplicar la ley y le puede caer una buena desde la Subdelegación del Gobierno”.

Con total firmeza también condenamos las declaraciones de otros políticos poniendo en tela de juicio informaciones veraces de periodistas, como ha ocurrido recientemente en la zona del Levante almeriense. Los políticos de forma especial están obligados a respetar y facilitar la labor profesional de los informadores.

Esperamos y deseamos que el alcalde albojense rectifique, se atenga a razones y no protagonice más actos, desde el punto de vista de esta Demarcación, “deplorables” como el sucedido en el último plenario.

Editorial: Josep Pernáu, el periodista marcado por un icono de la Guerra Civil

El año pasado encontré en una librería de saldos — librería Quevedo, en La Antilla — un texto fundamental de Pániker,  muy gratamente sorprendido por encontrar este tesoro a menos de 3 euros. Ahora ha vuelto a ocurrirme, un año después, esta vez gracias a las Memorias del periodista Josep Pernáu. Deliciosas, preocupantes, divertidas y, al mismo tiempo, más que necesarias para entender el periodismo de hoy. El autor falleció en 2011, pero dejó un rastro de trabajo y entrega encomiable, siempre centrado en su Cataluña de sus amores.

Pernáu nos pone en la pista de la explosión catalanista que vivimos hoy y la responsabilidad de los medios para construir un imaginario que ahora muestra su cara menos dialogante. Pernáu nos cuenta hechos de los años 50 y 60 que hoy los estudiantes de Periodismo no se podrían ni creer, como la propuesta del franquismo inicial de que los periodistas llevaran uniforme, como “soldados de la verdad” o que estuviera prohibido decir que una mujer había dado a luz, sustituyéndolo por “la señora XX, y su esposo don XX han sido bendecidos con la llegada de un hijo”.

En fin, texto que me ha encantado y que tiene mucho que enseñarnos, sobre todo ese juego de amores y desamores con el régimen franquista que se trajeron muchos medios catalanes, dando espacio a todos para que nadie dejara de mantenerlos. Luego, con la Generalitat, aún más “cercanía” del poder y un grupo de periodistas que siempre intentaron, en la medida de sus posibilidades, quedar fuera del fango para poder respirar. Entre ellos estaba Pernáu, una de las almas del Colegio de Periodistas de Cataluña y antes de su Asociación de la Prensa.

De todas formas, el libro comienza con una confesión emocional que yo desconocía. Una de las famosas fotos de la Guerra Civil, de las más conocidas, la de una mujer llorando ante el cadáver de su marido, corresponde a su madre y a su padre. El periodista perdió a su padre, durante el terrible bombardeo sobre Lérida en 1937, donde el fotógrafo Centelles llegó dos días después para darnos fuerza visual, como la foto de los padres de Pernáu.mujer llorando marido

Su padre era más bien de derechas y se pensó muy mucho marcharse por si le daban un paseo nocturno, pero le echó valor y confiscó la farmacia que regentaba como administrador y la puso a nombre de la UGT. Así pudo seguir en su ciudad y mantener el negocio del propietario, hasta que una bomba asesina de los mismos que él defendía le enterró durante 2 días en un edificio, hasta ser encontrado, en presencia de su mujer. La foto lo dice todo.

La familia se volvió a su pueblo de origen, donde el propietario de la farmacia les ayudó a salir adelante, en agradecimiento por haber salvado el negocio. Pernáu tenía 7 años. Aprendió con sangre que una cosa son las ideas y otra muy distinta la realidad, porque a su padre lo mataron los que él mismo defendía. Una sensación que mantuvo siempre cuando se enfrentaba a la censura franquista o a la presión catalanista, intentando remover la libertad de los periodistas, que siempre defendió, allá donde estuviera.

Un libro que recomiendo porque está de plena actualidad. Los que manipulan los medios soportando las increíbles andanzas de unos y las fechorías de otros no hacen honor a Pernáu. El Periodismo se construye a diario, fuera de cantamañanas que, una y otra vez, nos dan lecciones de ciudadanía desde las ondas de la Radio, las páginas de los periódicos o las tertulias de televisión. Parece que quisieran volver a ese deseo del franquismo de poner uniforme a los periodistas. Algunos no se lo han quitado nunca.

Antonio Manfredi 

Ex decano CPPA

Eventos

Plazo de los I Premios de Periodismo ‘Beatriz Cienfuegos’ a las buenas prácticas en igualdad

En 1763, fue editada en Cádiz la primera publicación periódica firmada con nombre de mujer. No hay otro precedente en la historia de la literatura y el periodismo español. Beatriz Cienfuegos es, por tanto, el primer nombre de mujer periodista de nuestra historia. Y aunque persisten las dudas sobre la verdadera autoría, ‘La Pensadora Gaditana’ es, de forma indiscutible, la primera publicación periódica que promueve valores feministas en la historia de nuestro periodismo.

Sin embargo, su nombre, como el de tantas otras mujeres pioneras y con carreras exitosas en su sector, ha sido prácticamente olvidado más allá de los círculos relacionados con el estudio de las primeras manifestaciones periodísticas.

Con la convocatoria de los premios ‘Beatriz Cienfuegos’, la Asociación de la Prensa de Cádiz, con la colaboración del Colegio Profesional de Periodistas de Andalucía, se proponen recuperar el nombre de la autora y su mérito como mujer pionera en el ámbito del periodismo y la literatura española, resaltar la relación intrínseca entre el ejercicio periodístico y el desarrollo de sociedades más justas, a través de la información y formación en igualdad de género; fomentar prácticas empresariales igualitarias en el sector profesional periodístico; premiar, mediante dotación económica, trabajos periodísticos que destaquen por su contribución a la consecución de la igualdad de género, así como reconocer, mediante mención pública, a empresas del sector mediático y/o servicios de la información y comunicación que desarrollen iniciativas igualitarias cuyas beneficiarias sean sus plantillas laborales o el público al que va dirigido. Los premios, que cuentan con dotación económica y menciones honoríficas según la categoría, son asumidos en esta primera convocatoria por instituciones y personas físicas que actúan como coorganizadores y/o patrocinadores del certamen.