Entradas

La APC y el Colegio de Periodistas reclaman un trato digno a los profesionales en los actos públicos

La Asociación de la Prensa de Cádiz y la Demarcación Territorial del Colegio Profesional de Periodistas de Andalucía (CPPA) en esta provincia exigen a las instituciones y entidades que realizan convocatorias a los medios que den un trato digno a los periodistas que acuden a realizar su trabajo y a cubrir esas convocatorias.

Según indican ambos colectivos profesionales, en estos últimos días se ha dado un claro ejemplo de partidos que convocan a los medios para después dificultar su labor, obligándolos a realizarlas en condiciones que atentan contra la dignidad de los trabajadores. En concreto, se refieren a un acto convocado por el Partido Popular en el Hotel Atlántico de Cádiz, del que se han recibido numerosas quejas. A pesar de celebrarse la convocatoria en unas instalaciones a priori cómodas, tras hacer esperar a los periodistas media hora sobre el horario previsto de inicio del acto, no se les proporcionó ningún sitio para sentarse o apoyarse y poder así tomar las notas necesarias para su trabajo. El resultado fue que varios decidieron sentarse en el suelo, una imagen denigrante que se ha podido ver estos días en las redes sociales y ha sido publicada en medios de comunicación.

No es la primera vez que los profesionales de la información tienen que trabajan en estas condiciones. Esta escena, ante la que el PP pidió disculpas posteriormente, atenta contra unas condiciones de trabajo mínimas. Habría sido muy fácil de evitar con la organización adecuada, por lo que desde la APC y el Colegio de Periodistas se exige a este partido y al resto de instituciones que las eviten y reserven sitio a los medios a los que han convocado.

Por otro lado, en esa misma convocatoria no se permitió a los periodistas hacer su trabajo realizando libremente preguntas a los organizadores. Es decir, tras hacerlos esperar y forzarlos a que trabajaran de pie o en el suelo, no les dejaron dirigirse a los representantes de la organización para hacer preguntas, una práctica que lamentablemente se ha convertido en habitual y que rechazan tajantemente ambas organizaciones.

El Colegio reprueba las palabras de Rogelio Mena en las que menosprecia, de manera expresa, el ejercicio del periodismo

El Colegio Profesional de Periodistas de Andalucía (CPPA) y su Demarcación de Almería (CPPAA), así como la Asociación de Periodistas-Asociación de la Prensa de Almería (AP-APAL), explican que:

En la edición del Diario Ideal de Almería del pasado martes, día 9 de diciembre, se ha publicado un artículo de opinión firmado por el exsecretario de Ideas y Programas de la Ejecutiva Regional del PSOE de Andalucía, alcalde de Albox y diputado provincial en Almería, Rogelio Mena, en respuesta a otro artículo de opinión del periodista Pepe Fernández publicado el día 7 del mismo mes. El artículo del periodista apuntaba a unos supuestos delitos de corrupción ocurridos entre 2009 y 2011 en este municipio almeriense del que ahora es alcalde Rogelio Mena.

Desde el Colegio Profesional de Periodistas de Andalucía (CPPA) y la Demarcación de Almería del CPPA queremos manifestar que nuestro colectivo nada tiene que matizar, añadir o censurar ante lo que dos personas físicas puedan manifestarse públicamente en pleno ejercicio del artículo 20 de la Constitución española que reconoce y protege el derecho a “expresar y difundir libremente los pensamientos, ideas y opiniones mediante la palabra, el escrito o cualquier otro medio de reproducción”. El Colegio de Periodistas nada tiene que objetar a la información publicada por parte del señor Fernández (en el libre ejercicio de su profesión) ni al anuncio del señor Mena de emprender acciones judiciales al considerar dañado su derecho al honor (artículo 18 de la Constitución).

Sin embargo, este Colegio de Periodistas –entidad de derecho público reconocido para defender nuestra profesión- sí quiere y debe reprobar parte de las manifestaciones del señor Mena en las que menosprecia, de manera expresa, el ejercicio de nuestra profesión, (no sólo en la persona del señor Fernández), sino mucho más allá, haciendo desafortunadas aseveraciones contra un tipo de Periodismo (Periodismo de Provincias), y así como al perfil de un tipo de profesionales en prácticas (los becarios). Reproducimos el párrafo en cuestión que el señor Mena publica:

«Si no fuera, porque este humilde alcalde representa a un gran municipio y sobre todo a unos hombres y mujeres caracterizados por su capacidad de iniciativa, de esfuerzo, trabajo y hospitalidad manifiesta, no me importaría, que cualquier periodista del tres al cuarto, cual becario por cien euros, me dedicase una columna semanal, y ello para mayor loa de una gestión que por mucho que lo intenten no la van a emborronar. Es por tanto para mí, una enorme satisfacción en época de crisis, contribuir a que algún columnista pueda recibir unos euros en un medio de provincias, por inventos, fabulaciones, películas de espías, mentiras e insinuaciones. Sé, que esta respuesta al insigne becario, le va a permitir seguir viviendo de la columna hasta las elecciones.
Pero no pasa nada, debemos recordar que estamos en tiempo de matanzas y, ya saben, a todo cerdo le llega su San Martín”.

Desde el CPPA reprobamos las palabras del señor Mena que denotan una falta de sensibilidad hacia el perfil de los becarios y recordamos que el hecho de estar en ejercicio de unas prácticas profesionales –y cobrar menos ingresos- no exime de ninguna obligación deontológica ni profesional. Dicho de otro modo: un periodista, sea o no becario, ha de cumplir con rigor su trabajo. Los becarios y becarias que trabajan en los medios de comunicación así lo hacen y desde el CPPA queremos defender su gran valía como profesionales del futuro.

Igualmente, desde el CPPA, también reprobamos las desafortunadas palabras del señor Mena en relación con la crisis económica que azota nuestro país y que tan gravemente ha golpeado a los medios de comunicación –después del sector de la construcción ha sido el que más puestos de trabajo ha perdido en España en los últimos años- y que se jacte, como así lo reconoce, de que alguien pueda cobrar unos euros en este contexto. Respecto a la alusión peyorativa de que el periodista pueda cobrar ese dinero “en un medio de provincias” el CPPA sólo puede defender la dignidad y la impagable labor de servicio público que han ejercido a lo largo de la historia del periodismo los periódicos de provincias. Por seguir con los ejemplos, el periodismo de provincias es al derecho a la información lo que la atención primaria es al derecho a la protección de la salud (artículo 43 de la Constitución). Sirvan estas líneas para rendir tributo al periodismo de provincias que tan dignamente ha fortalecido y cohesionado España en estos 36 años de democracia.

Rechazamos y reprobamos también los insultos dirigidos por el señor Mena al periodista Pepe Fernández, al que llega a tildar de «serVIL».

Independientemente de que los firmantes de ambos artículos emprendan acciones legales y, por supuesto, independientemente de que los órganos judiciales se pronuncien al respecto, el CPPA no puede ni debe hacer oídos sordos a tan lamentables manifestaciones provenientes de un cargo público contra el digno trabajo de los profesionales de la información.

Los medios de comunicación siguen contribuyendo a fomentar los estereotipos contra los gitanos

Los presidentes del Colegio de Periodistas de Andalucía, Antonio Manfredi, y de la Unión Romaní, Juan de Dios Ramírez-Heredia.

Los presidentes del Colegio de Periodistas de Andalucía, Antonio Manfredi, y de la Unión Romaní, Juan de Dios Ramírez-Heredia, en la presentación del informe.


La Unión Romaní acaba de publicar ‘¿Periodistas contra el racismo? La prensa española ante el Pueblo Gitano 2013’, un estudio financiado por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad que analiza el tratamiento de las informaciones sobre los gitanos aparecidas durante el año 2013 en la prensa española, escrita y digital, así como en varios programas de televisión. La presentación de dicho informe en Andalucía ha contado con la participación del decano del Colegio Profesional de Periodistas de Andalucía (CPPA), Antonio Manfredi.

En este informe, el onceavo que realiza la Unión Romaní, se han analizado un total de 1.965 textos recogidos en 266 medios de prensa escrita y digital y 17 horas de televisión.

Un año más, la Unión Romaní lamenta que, en términos generales, el tratamiento que se dio a las noticias en contextos peyorativos fue negativo, con un enfoque estereotipado y sesgado. Por poner algunos ejemplos, se trató de forma desfavorable el 75,61% de los textos sobre droga; el 70,79% de las redacciones sobre delincuencia y el 67,98% de los escritos sobre sucesos.

En este tipo de casos, la Unión Romaní constata una vez más que el periodista suele resaltar los aspectos más escabrosos de la información e incluir el grupo étnico de los implicados como algo relevante para entender los hechos cuando desde el Código Deontológico de la profesión se recomienda lo contrario.

Asimismo, otro dato que destacan es el que hace referencia a la consulta de las fuentes gitanas. En la mayoría de los casos no se contrasta la información con las voces gitanas. Tan solo en el 31,45% de los casos se consultaron las fuentes. La pluralidad de las informaciones es esencial para un correcto ejercicio de la profesión periodística y para ofrecer una información imparcial y que recoja todos los puntos de vista de los hechos noticiables.

Los datos del informe revelan que el 13,13% de las redacciones analizadas recibieron un tratamiento negativo, mientras que la neutralidad alcanzó el 62,54%, y las noticias positivas supusieron el 24,33%. El objetivo del estudio es alcanzar el 100 % de noticias imparciales.

En cuanto a los temas sobre los que más se escribió, destacaron política y asociacionismo por encima de todos. El estudio también recoge los ejemplos de tratamientos informativos que destacaron por su mala praxis. Asimismo, se subrayan cuatro bloques informativos de los casos más mediáticos del año, como fueron el caso del ‘Ángel Rubio’, en Grecia, o el crimen de Figueres, entre otros.

Tratamiento por comunidades

Los medios de Madrid y Andalucía fueron los que más información sobre gitanos publicaron. En cuanto al tratamiento que se recibió desde las distintas comunidades, es importante resaltar el caso de Baleares, donde el 53,38% de los textos analizados se catalogó como negativo. La prensa de La Rioja destacó por su imparcialidad, ya que el 86,67% de lo publicado tenía un enfoque neutro.

La televisión, semilla del racismo

En el presente estudio se han analizado 17 horas de televisión, centrado en aquellos programas emitidos en 2013 y que consiguieron una audiencia muy elevada: ‘Palabra de gitano’; dos capítulos de ‘Callejeros’ que trataron sobre gitanos; y un capítulo de ‘Me cambio de familia’ en el que participó una familia gitana. Todos los programas se emiten en la cadena Cuatro.

Para la Unión Romaní, estos programas, cargados de sensacionalismo y mal gusto, presentan una y otra vez a los gitanos como seres primitivos y alejados de la sociedad, marginales y de baja calaña. La federación gitana lamenta que «su imparcialidad es tan flagrante que directamente no se pueden catalogar de trabajos periodísticos. Sin embargo, la audiencia respalda este tipo de formatos».

La emisión de ‘Palabra de gitano’ fomentó toda clase de mensajes racistas en las redes sociales contra los gitanos, afirma la Unión Romaní, que añade que su informe recoge algunos de esos mensajes y la repercusión que tienen en la vida de los gitanos este tipo de programas.

Informe completo ‘¿Periodistas contra el racismo? 2013’ (PDF)

Anulada una convocatoria para cubrir plazas de locutor sin titulación tras la denuncia del Colegio

El Ayuntamiento de Albolote (Granada) ha anulado una convocatoria para cubrir por el sistema de concurso-oposición, en turno libre, tres plazas de locutor a tiempo parcial, de la plantilla de personal laboral fijo del Consistorio, para las que no requería titulación y tras la denuncia del Colegio Profesional de Periodistas de Andalucía en este sentido.

Tras la publicación de dicha convocatoria en el Boletín Oficial del Estado del 24 de diciembre de 2013, el CPPA presentó un recurso de reposición a la misma al constatar que no se exigía requisito de titulación para cubrir dichas plazas, y pidió al Ayuntamiento una revisión de las bases y, en su caso, la modificación de los requisitos de titulación.

El decano del Colegio, Antonio Manfredi, dirigió una carta en nombre de la entidad al alcalde de Albolote, en la que le trasladaba «nuestra sorpresa» al comprobar que una institución pública convoca plazas para periodistas sin solicitar la oportuna titulación, vigente en el sistema universitario español, entre otras en la Universidad de Granada, cuyos titulados «pasan en estos momentos por una grave situación de desempleo».

En la misiva, Manfredi calificaba de «injusto» que las pocas plazas oficiales que se convocan para periodistas se destinen a personas sin titulación, con el consiguiente impacto sobre la calidad del trabajo realizado.

Finalmente, el Ayuntamiento alboloteño ha decidido anular la convocatoria de plazas, medida de la que el Colegio Profesional de Periodistas de Andalucía se felicita y agradece al Consistorio. En esta línea, reivindica que administraciones y entidades públicas y privadas tengan en cuenta la necesidad de requerir la titulación correspondiente para desempeñar la labor de periodista, al igual que ocurre con otros puestos de trabajo especializados.

Una de las funciones del CPPA es luchar contra el intrusismo profesional y la competencia desleal, requiriendo el apoyo de los organismos competentes y denunciando y persiguiendo ante la Administración y tribunales de justicia los casos detectados, tal como se recoge en sus Estatutos.

El Colegio Profesional de Periodistas de Andalucía ha denunciado otros casos de intrusismo, como ocurrió en la contratación de un asesor para el Gabinete de Prensa del Ayuntamiento de Chiclana de la Frontera o la impartición de un curso de formación en periodismo por parte del Consistorio de El Puerto de Santa María, ambos en la provincia de Cádiz.

El Colegio y la Asociación de la Prensa de Huelva, contra el uso indiscriminado de trabajos firmados por periodistas

La Asociación de la Prensa y el Colegio de Periodistas de Andalucía en Huelva, quieren llamar la atención sobre la cada vez más frecuente utilización de trabajos realizados y firmados por periodistas, por parte de medios ajenos a la empresa o el grupo para el que trabajan, sin citar a sus autores y sin compensarles con retribución alguna, dando lugar con ello a una situación de clara indefensión profesional y competencia desleal.

Este tipo de comportamientos es especialmente grave en unos momentos, donde la grave crisis del sector está provocando despidos casi a diario y un constante retroceso en los derechos laborales y profesionales de miles de profesionales, en su gran mayoría, licenciados universitarios, que ven impotentes como empresas de las que no dependen, se benefician de un trabajo, que en muchas ocasiones, realizan en sus propios medios con constantes retrasos salariales y ajustes de plantilla, que en muchos casos acaban con los afectados perdiendo su precario puesto de trabajo.

El problema se da, especialmente en nuevos medios digitales, aunque también se detecta en medios impresos y audiovisuales, tanto privados como públicos, por lo que la Asociación de la Prensa y el Colegio de Periodistas de Andalucía en Huelva, piden que cese esta forma alegal de plagio o reproducción sin autorización del autor, que, amparados en la falta de definición de la legislación actual española en materia de reconocimiento y defensa de los derechos de autor de los periodistas, tienen comportamientos carentes del más mínimo criterio ético y deontológico.

Los casos detectados en medios de comunicación de Huelva no son más que la constatación de una práctica nada moral ni ética. Ante tal situación, reclaman que -al menos- quienes utilicen trabajos periodísticos escritos, gráficos o audiovisuales, asuman la norma mínima de citar el autor o autora del mismo y el medio en que han sido publicados originalmente y cuenten con la autorización del medio como de su propio autor, protegiendo así un derecho que ya ha sido reconocido por las instituciones europeas.

También piden que los propios profesionales del periodismo tomen conciencia de la situación y planten cara a este tipo de prácticas, reclamando a sus empresas que, al menos, exijan a quienes ceden sus trabajos amparándose en el criterio de que son propiedad del medio para el que trabajan, que incluyan la cita del autor o autora, junto con la del medio donde se publicó originalmente.

El último caso conocido en esta provincia ha sido protagonizado por la redactora de un medio audiovisual, de la que se publicó una información citando al medio, pero sin indicar su autoría, en un nuevo medio digital totalmente ajeno a su empresa, amparando su práctica en un acuerdo verbal entre los propietarios de ambos medios.

Es por ello que ambas organizaciones profesionales han puesto de manifiesto que defenderán con ahínco los derechos de autor de los periodistas en general, y de sus colegiados y asociados en particular, y muy especialmente aquellos casos denunciados por ellos y puestos en su conocimiento.

Conscientes de este problema, la Federación de Asociaciones de Periodistas (FAPE), el Foro de Organizaciones de Periodistas (FOP) y los Colegios de Periodistas de Andalucía y Murcia ya han acordado crear una plataforma común de defensa de los derechos de autor de los periodistas, basándose en las resoluciones de la Comisión Europea, que dejan clara constancia de que debe reconocerse el derecho de los periodistas a que se respete la integridad de su obra, se reconozca su autoría y reciban una compensación material por su difusión o por su reutilización. También exigen que el anteproyecto de Ley de Propiedad Intelectual que prepara el Gobierno recoja las recomendaciones de la Comisión Europea que considera a los periodistas autores de sus obras y cree esencial proteger sus derechos de autor porque “garantizar que puedan decidir sobre la forma en que desean que sus trabajos sean explotados, es esencial para preservar un periodismo independiente, profesional y de alta calidad”.

La FAPE, tanto en sus Asambleas de Pamplona, como de Granada, ya ha puesto de manifiesto que “el escenario digital ha cambiado el concepto de los derechos de autor y el contrato inicial de los periodistas con los editores” y se ha adherido a la campaña en defensa de los derechos de autor de los periodistas que lidera la Federación Europea de Periodistas (FIP), planteando al Gobierno y a los grupos parlamentarios el reconocimiento de los derechos de autor de los periodistas en el anteproyecto de reforma de la Ley de Propiedad Intelectual, tal y como ya hace. la Comisión Europea en el informe de las recomendaciones para un Mercado único europeo de la propiedad intelectual.

Incluir en un texto “reproducido” dos o tres palabras, que corresponden al nombre del autor de un trabajo periodístico, no supone ningún esfuerzo extraordinario, pero significan un gran paso en el reconocimiento de un derecho que se vincula directamente con el inalienable derecho moral de un autor a la propiedad de su obra y, en varios países europeos, ya está protegido por la ley o gracias a los acuerdos alcanzados entre los editores e indexadores de contenidos.