Entradas

Ahora, más que nunca, Periodismo con mayúsculas para superar la crisis del COVID-19

La información veraz, basada en fuentes autorizadas, actualizada y contextualizada, comprometida con el interés público y el derecho a la información de la ciudadanía son los elementos claves que definen el Periodismo con mayúsculas. En los tiempos difíciles que todos estamos viviendo, los profesionales de la información en sus diferentes facetas, tanto desde los gabinetes institucionales como desde los medios de comunicación, tenemos una responsabilidad social y una oportunidad para contribuir a la superación rápida y con el menor impacto posible de la crisis generada por el coronavirus COVID-19.

Desde el Colegio Profesional de Periodistas de Andalucía nos hemos puesto a disposición de la Delegación del Gobierno en Andalucía y de la Oficina de Comunicación de la Junta para colaborar en cuanto sea necesario en el marco de nuestra competencias y hemos solicitado que se tenga en cuenta el trabajo que deben realizar los profesionales de la información durante esta situación y se les facilite, en caso de que se restrinjan los desplazamientos, la labor informativa que realizan siempre que observen las medidas de seguridad necesarias para garantizar su seguridad y la de los demás ciudadanos y ciudadanas.

A los medios de comunicación, radio, televisión y prensa fundamentalmente, en sus diferentes soportes, pedimos que extremen sus esfuerzos para asegurar el trabajo de todos los profesionales y que se mantenga de este modo el nivel de información necesario para combatir esta situación.

El Colegio de Periodistas de Andalucía apela a la responsabilidad en el tratamiento informativo de la actualidad del ‘coronavirus’

El periodismo debe ser informativo, divulgativo, pedagógico y tener como principal objetivo facilitar a la ciudadanía datos contrastados y comprensibles sobre la realidad que acontece. Para ello es fundamental contextualizar la información y dar voz a la ciencia y a personas expertas autorizadas; evitar las opiniones vacías y la dramatización de las piezas informativas; huir de la especulación y favorecer la canalización de la información que facilitan las fuentes oficiales complementadas con un trabajo serio de investigación.

Por el contrario, el conteo de muertes y contagios, hablar de desabastecimiento de supermercados y farmacias, utilizar testimonios casuales no expertos y un lenguaje alarmista con términos como “pánico global” o “crisis mundial” «estampida» o titulares dramáticos y sensacionalistas, no contribuyen a los objetivos y fines del periodismo y favorecen la generación de bulos e informaciones falsas que no encuentran contrapeso en una información sólida y sin fisuras como la que debe ofrecer el Periodismo.

Desde el Colegio de Periodistas de Andalucía recordamos la responsabilidad de los medios y quienes informan ante situaciones de alerta por crisis sanitarias y la existencia de guías específicas sobre el tema que pueden servir de orientación a la hora de abordar casos como el del «coronavirus» que ocupa durante estos días la agenda informativa y de actualidad. Especialmente, la Guía editada por el Colegio Profesional de Periodistas de Andalucía en colaboración con la Facultad de Comunicación de la Universidad de Sevilla que puedes consultar íntegramente en nuestra web.

Estos son los elementos clave a tener en cuenta:

  • Precisión y rigor en la información difundida a través de las redes sociales, buscando siempre las fuentes oficiales en materia de salud.
  • Administrar correctamente los tiempos existentes entre la canalización de una información y la distribución de nuevos datos relativos a la misma.
  • Transparencia y concisión. Evaluar los instrumentos de gestión de la crisis con la mayor objetividad posible para dejar a un lado los posibles conflictos de intereses.
  • Claridad a la hora de informar en tiempo real con los datos concisos que precise la población para estar informada.
  • Huir de todo tipo de sensacionalismos.
  • No contribuir a magnificar el caso con la difusión de informaciones que puedan ser objeto de sobredimensionamiento por parte de la opinión pública. Evitar dramatismo en el uso del lenguaje y huir de los riesgos informativos.
  • Dar a conocer a la población la existencia real de sistemas de información acerca de la vigilancia de la salud creados por las diferentes administraciones públicas competentes en materia de salud: cáncer, gripe, VIH, atlas de mortalidad…
  • Necesidad de incidir en las exigencias de los medios de comunicación y de las empresas informativas a las administraciones para que exista una comunicación fluida con los responsables de la salud pública.
  • Responsabilidad de los comunicadores y comunicadoras a través de la búsqueda de testimonios de expertos que enriquezcan las informaciones del caso difundidas por los propios gabinetes de prensa de las administraciones de salud.
  • Distinguir a priori el impacto de la difusión del hecho noticioso por su relevancia a nivel local (un determinado brote en un municipio), nacional (difusión por agencias de una epidemia con posible afección en la totalidad del país) o internacional (pandemias).
  • Enriquecer la información por múltiples canales informativos.

 

 

COMUNICADO DEL COLEGIO PROFESIONAL DE PERIODISTAS DE ANDALUCÍA

Ante los atentados terroristas en Barcelona y Cambrils, el Colegio Profesional de Periodistas de Andalucía quiere hacer públicas una serie de consideraciones:

 

– El CPPA expresa la solidaridad del colectivo de profesionales periodistas andaluces/as hacia las víctimas, sus familias y todas las personas que, de una forma u otra, están sufriendo en primera persona las consecuencias de estos terribles atentados.

– El CPPA reconoce y apoya la labor desarrollada por los centenares de compañeros/as que están trabajando en la cobertura informativa de estos atentados. Considera que, en líneas generales, están cumpliendo su tarea de forma responsable, a pesar de las dificultades propias de este tipo de coberturas. Además, el CPPA pone sus recursos a disposición de los colegiados/as para ayudar en lo posible al desarrollo de su labor. También para superar posibles situaciones de estrés postraumático, frecuentes entre los periodistas tras el ejercicio de su profesión en situaciones tan dramáticas.

– El CPPA hace hincapié en que, en situaciones como esta, solo un trabajo periodístico riguroso, veraz, comprometido y responsable es capaz de aportar Información a la ciudadanía. Es esa capacidad de poner orden en el caos la que distingue al Periodismo de la rumorología, la que justifica el Derecho a la Información de la ciudadanía, así como la necesidad de medios de comunicación informativos y redacciones fuertes. Es la capacidad de ofrecer información en medio de la desinformación la que sitúa a los periodistas y comunicadores audiovisuales como los garantes legales de ese derecho fundamental, reconocido en nuestro marco constitucional.

– El CPPA recuerda a los profesionales que están cubriendo la noticia la utilidad de las varias guías para el tratamiento informativo de este tipo de acontecimientos. En cualquier caso, recomienda contrastar las fuentes antes de lanzar la noticia, preservar siempre el derecho a la intimidad y la imagen de las personas afectadas, respetar su dolor y evitar entorpecer el trabajo del personal sanitario y los cuerpos policiales.

– El CPPA anima a los profesionales periodistas a ejercer su Derecho de Objeción de Conciencia ante las exigencias de las empresas para las que trabajan, cuando estas no se corresponden con la ética y deontología periodística.

– El CPPA recuerda a las empresas de medios de comunicación de masas su responsabilidad de distinguir de forma clara sus espacios informativos de los que no lo son, así como de facilitar a la ciudadanía/lectores/oyentes/espectadores/seguidores Información Veraz. Al mismo tiempo, hace hincapié en la responsabilidad de los medios de establecer mecanismos para no contribuir a la difusión de mensajes de odio, que nada ayudan a la sostenibilidad de la democracia.

– El CPPA quiere terminar lanzando un mensaje de unidad y apoyo al colectivo periodista andaluz ante la barbarie terrorista. La información, la pluralidad y la libertad de expresión son pilares básicos de cualquier sistema democrático. Sucumbir ante los intentos de hacer tambalear estos pilares es ceder ante el terror. Sigamos haciendo nuestro trabajo. Es nuestra mejor forma de demostrar que no tenemos miedo.