Editorial: Fotoperiodismo sobre el terreno

objectiveEn la presentación en Huelva de una tesis doctoral sobre el periodista José Ponce Bernal, que entre 1925-1935 destacó por su compromiso profesional, social y político, llamó la atención el dato de que, entonces, sus principales reivindicaciones fueron la necesidad de un periodismo libre, comprometido, pero sin ataduras ni presiones ajenas a su función como servicio público y la condena del intrusismo profesional. Objetivos que ahora, 90 años después, son los mismos para un colectivo que vive la crisis más grave que recuerda, con presiones constantes, creciente precariedad y  dificultad para cumplir la misión de garantes de la libertad de expresión que le da la Constitución.

La esencia del periodismo no ha cambiado. Lo han hecho las herramientas para ejercerlo y debe defenderse la dignidad de la profesión incluso entre nosotros mismos. Fotoperiodistas y periodistas están obligados a transmitir lo que ven de manera fiel, rigurosa y comprensible, con un innato compromiso social, creando conciencia con sus imágenes, convirtiendo un instante en un acontecimiento, un hecho noticioso.

Si los redactores llevan años sufriendo el deterioro de sus condiciones profesionales y laborales y el intrusismo en su profesión, única con carrera universitaria que pueden ejercer quienes no son licenciados, también hay que llamar la atención sobre el hecho de que los fotoperiodistas, con la excusa de la economía de costes, están siendo borrados de las redacciones de los medios impresos, gabinetes de prensa y empresas de comunicación y sustituidos por redactores sin experiencia en la toma de imágenes.

Redactores, fotoperiodistas y cámaras televisivos son imprescindibles para contar las noticias. Los unos no pueden hacer el trabajo de los otros, practicando el intrusismo entre ellos mismos. No es más barato comprar una cámara y dársela a un redactor, que contratar a un fotoperiodista. Esta práctica es una aberración y hace que los ciudadanos reciban una información mediocre sobre lo que pasa a su alrededor. Los fotoperiodistas deben volver. La última Asamblea del Colegio Profesional de Periodistas de Andalucía aprobó una resolución haciendo tal demanda y aunque parezca utópico hacer esta petición y defender la dignidad del periodismo y su función de servicio público, es bueno recordarlo para exigir que se reconduzca una práctica evidentemente perjudicial. Es una vergüenza que, por ejemplo, ahora ejerzan en Huelva apenas 4 fotoperiodistas, cuando hace 5 años rondaban los 20 profesionales en activo.

 

Rafael J. Terán

Vicedecano CPPA

Presidente Demarcación de Huelva

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *