Entradas

El Colegio de Periodistas traslada a los grupos parlamentarios sus demandas para la mejora de las condiciones sociolaborales de los profesionales

El Colegio de Periodistas de Andalucía ha iniciado la ronda de contactos con los distintos grupos del Parlamento de Andalucía para trasladarles los objetivos de cara a esta recién estrenada legislatura, tras haberlos dado a conocer en la Asamblea ordinaria y en la reunión de demarcaciones provinciales celebrada a finales de marzo. Por el momento, la decana, Eva Navarrete, acompañada del secretario general, José Barrera, se ha reunido con Nacho Molina, de Adelante Andalucía, que será el responsable por este grupo de los asuntos relacionados con el sector en la Comisión de Presidencia, Administración Pública e Interior; y más recientemente ha mantenido un encuentro con Francisco Conejo, del grupo socialista, que asume también las competencias en la misma Comisión, quedando  en la agenda Ciudadanos, el Grupo Popular y VOX.

Imagen del encuentro organizado por el CPPA en 2018 previo a las elecciones andaluzas, con Nacho Molina, Toni Martin, Paco Conejo y Pau Cambronero.

El objetivo fundamental de estos encuentros es exponer las principales demandas que se plantean desde el Colegio, con la única finalidad de mejorar las condiciones sociolaborales de los periodistas y profesionales de la comunicación. El documento recoge un total de 18 medidas enfocadas hacia actuaciones de iniciativa pública y privada. Entre el primer grupo, aquellas relacionadas con el Compromiso público por el Empleo y la Profesión Periodística; las cláusulas sociales, medioambientales y de empleo en la contratación pública de publicidad institucional o servicios de comunicación; la referencia al Registro de Medios Digitales (ROMDA); la participación institucional; el ámbito educativo y de formación y el apoyo a la Ley de Creación del Consejo General de Colegios Profesionales de Periodistas que se ha de impulsar y aprobar a nivel estatal. En lo que respecto al ámbito privado, el Colegio demanda el impulso de programas específicos de apoyo al emprendimiento en el sector privado de la comunicación; la creación de un epígrafe de actividad específico en el IAE para profesionales de la información y la comunicación; definir un nuevo y específico código de ocupaciones por parte de los servicios públicos de empleo, para identificar las que corresponden más claramente con las actividades para las que capacitan las titulaciones universitarias propias; o velar por el cumplimiento de la normativa sobre contratación, con especial atención sobre la figura del falso autónomo, los abusos de contratos de formación, auxiliares de redacción y prácticas.

Reunión con el director general de Comunicación Social

También esta misma semana, en la ronda de reuniones institucionales, Navarrete y Barrera han tenido una primera toma de contacto con Juan de Dios Mellado, el director general de Comunicación Social de la Junta de Andalucía, responsable ahora de asuntos tan relevantes como impulsar el desarrollo de la Ley del Audiovisual y su reglamento, la gestión de las licencias de TDT o la planificación de la publicidad institucional, entre otras. En la reunión mantenida este miércoles en San Telmo, Navarrete ha trasladado el interés del Colegio por los efectos de la inversión publicitaria de la administración sobre el sector, especialmente por cuanto refiere a la incorporación de cláusulas en las licitaciones públicas para que sean consecuentes con la Guía en la que se recogen las cláusulas obligatorias y las recomendaciones en materia de contratación pública; en este sentido, y para el caso de los medios digitales, le ha invitado a poner en valor el ROMDA (Registro de Medios Digitales de Andalucía), como instrumento de apoyo para la adjudicación de contratos, como ya ha hecho por ejemplo el Ayuntamiento de Granada.

También se abordó la situación de los profesionales en el sector público y la creación de puestos de trabajo específicos, una cuestión que compete directamente al nuevo director de la Oficina de Comunicación, Sebastián Torres, con quien se ha solicitado también reunión. 

[Descarga el documento completo de las medidas].

 

Manifiesto de la Red de Colegios sobre la igualdad de género en los medios

Comunicado de la Red de Colegios Profesionales de Periodistas

Con motivo de la celebración el 8 de marzo del Día Internacional de la Mujer la Red de Colegios Profesionales de Periodistas manifiesta su compromiso y defensa de la igualdad de género en los medios de comunicación, motivo por el que expone su posicionamiento en las siguientes áreas: relaciones laborales, ejercicio profesional, estereotipos e hipersexualización, violencia machista y nuevas medidas a adoptar para conseguir dicha igualdad.

Relaciones laborales

  • Eliminación del techo de cristal. Inclusión de las mujeres en los cargos de responsabilidad y en la toma de decisiones para asegurar que la paridad de género no se produce sólo en el tratamiento informativo, sino también en la estructura de los medios de comunicación. Es un aspecto esencial porque eso se refleja también en la sensibilidad del medio en la lucha contra el sexismo.
  • Eliminación de la brecha salarial de género en los medios de comunicación.
  • Romper inercias en lo que respecta a la ejecución de tareas profesionales en función del género: hombres presentadores y mujeres como presentadoras secundarias, hombres mayores con el rol principal acompañados de chicas jóvenes como secundarias en un informativo, etc.
  • Desarrollar medidas que favorezcan la conciliación y elaborar e implementar planes de igualdad; formación en materia de género.

Ejercicio profesional

  • Utilización de un lenguaje inclusivo tanto en el trabajo periodístico como en el desarrollo diario de las relaciones laborales.
  • Eliminación de la visión sesgada de género en el tratamiento informativo dado que los contenidos que transmiten los medios de comunicación son un reflejo de la sociedad en la que vivimos y, a la vez, un modelo de los valores sociales:
    • Asegurar la paridad de género en la búsqueda de fuentes de información, especialmente en lo que se refiere a la selección de personas expertas en diferentes ámbitos.
    • Garantizar la paridad de género en el ámbito de la opinión en los medios (tertulianos/as, columnistas…).
    • Visibilizar la presencia de mujeres en los cargos de poder y representarlas, tanto a nivel informativo como visual, sin caer en estereotipos sexistas.
    • Sensibilización en la perspectiva de género: ofrecer una mirada positiva del rol de las mujeres en la sociedad. Dar autoridad y singularidad al rol de las mujeres en ámbitos todavía poco identificados con ellas. Inclusión de noticias en las que se ponga en valor el papel de las mujeres.
    • Detectar ámbitos en los que sea evidente la falta de paridad entre géneros y darles visibilidad para acabar con el sesgo sexista.
    • Eliminación del uso de imágenes con escenas que refuercen el sexismo y los estereotipos caducos (por ejemplo, hombres comprando coches y mujeres comprando comida, hombres conduciendo y mujeres cuidando niños). Fomentar el uso de imágenes que no reproduzcan los estereotipos.
    • Paridad en algunos ámbitos informativos para sensibilizar en la perspectiva de género. Ofrecer una mirada positiva: inclusión de noticias en las que se ponga en valor la presencia femenina. Visualización de las acciones llevadas a cabo por mujeres. Dar autoridad a los trabajos realizados por mujeres.
    • En la presentación de datos estadísticos, ofrecerlos también especificando razones de género (por ejemplo, a la hora de dar cifras de paro, de brecha salarial, que se especifiquen los porcentajes por razones de género).
    • Recuperación de la memoria histórica para resarcir el sexismo informativo del pasado: poner en valor a las mujeres invisibilizadas por culpa del machismo.
    • Sensibilización por parte de los gabinetes de prensa respecto a las noticias donde las mujeres sean protagonistas, que se refuerce o reivindique la igualdad de género o se expliquen iniciativas que la pongan en valor.

Estereotipos e hipersexualización

  • Eliminación del uso mediático del cuerpo de la mujer como reclamo. No potenciar los estereotipos físicos sexualizados femeninos como estrategia para embellecer el contenido mediático. Acabar con la elección de mujeres periodistas en función de sus atributos físicos. Eliminar el uso de un estilismo y un vestuario que potencie los atributos físicos y sexualice su manera de comunicar.

Violencia machista

  • Garantizar el tratamiento de la violencia machista como una violación de los derechos humanos y como un problema social. Evitar el sensacionalismo y el drama en su tratamiento mediático y hacerlo desde la responsabilidad y la ética profesionales. Potenciar el uso de fuentes expertas en violencia de género y la información que puedan facilitar responsables políticos y jurídicos. Evitar los testigos accidentales que lo conviertan en simples casos aislados que perpetúen conductas tóxicas.
  • Fomentar la formación específica de los y las profesionales de la comunicación en el tratamiento de la violencia machista, especialmente en el uso de un lenguaje adecuado y responsable.

Nuevas medidas

  • Fomentar la formación y el reciclaje de los y las profesionales de la comunicación en el ámbito de la perspectiva de género en general.
  • Fomentar la creación de comisiones internas dentro de los medios de comunicación que supervisen y corrijan errores, inercias y malas prácticas en este sentido.
  • Desarrollar protocolos de prevención y denuncia para casos de acoso en el trabajo o en las redes por razón de género.

La Red ha editado un vídeo conjunto en el que se recogen estas declaraciones y en el que han participado mujeres, periodistas y comunicadoras de las distintas juntas directivas de los nueve Colegios Profesionales.

La Red de Colegios Profesionales de Periodistas se constituyó el 14 de junio de 2018 y está formada por los nueve Colegios Profesionales de Periodistas que actualmente existen en España (Andalucía, Asturias, Castilla y León, Cataluña, Galicia, La Rioja, Murcia, Navarra y País Vasco).

Comunicado de la Red de Colegios Profesionales de Periodistas sobre la agresión a un cámara de Telemadrid

La Red de Colegios Profesionales de Periodistas rechaza y condena la agresión de la que fue víctima ayer un cámara de Telemadrid al ser confundido con un compañero de TV3, mientras desempeñaba su labor profesional en la concentración convocada por Ciudadanos en el Parque de la Ciudadela en Barcelona.

Es totalmente injustificable la agresión a cualquier periodista, cámara o fotógrafo, independientemente del medio en el que trabaje, ya que este tipo de incidentes supone un ataque a la libertad de información, uno de los pilares básicos en los que se debe sustentar cualquier sociedad democrática.

Por todo ello, la Red de Colegios Profesionales de Periodistas muestra su total apoyo y respaldo al cámara agredido y se solidariza con todos los profesionales de la comunicación que en el desempeño de su labor tienen que enfrentarse en ocasiones a situaciones de riesgo, totalmente injustificadas, mientras desarrollan su labor profesional.

La Red de Colegios Profesionales de Periodistas apoya al Colexio de Xornalistas de Galicia en su defensa de la legitimidad de las reivindicaciones de los ‘Venres Negros’ en los medios públicos

En la nota de prensa difundida por la Red de Colegios Profesionales de Periodistas, las corporaciones que la conforman, entre las que se encuentra el Colegio de Periodistas de Andalucía, han mostrado su respaldo a la entidad gallega y consideran pertinentes las reivindicaciones que una parte del cuadro de personal de los medios públicos gallegos mantienen desde hace doce semanas, en defensa de la independencia y el pluralismo en la Corporación de Radio y Televisión de Galicia (CRTVG).

La junta de gobierno del Colexio de Xornalistas de Galicia y la Red valoran así el compromiso de los profesionales de los medios públicos gallegos con el derecho a la información de la ciudadanía, en un ejercicio tan necesario como poco habitual que evidencia el papel insustituible de los medios públicos en nuestro espacio comunicativo. Igualmente consideran que reclamar el cumplimiento de la ley y defender los principios del servicio público no solo constituyen un derecho de los trabajadores de la CRTVG sino una obligación como empleados públicos y como informadores.

En la nota, el Colexio de Xornalistas de Galicia y la Red de Colegios Profesionales de Periodistas expresan su rechazo con toda contundencia hacia cualquier intento de coartar las legítimas críticas de las profesionales de la información.

La Red de Colegios Profesionales de Periodistas  se constituyó el 14 de junio de 2018 y está formada por los nueve Colegios Profesionales de Periodistas que actualmente existen en España (Andalucía, Asturias, Castilla y León, Cataluña, Galicia, La Rioja, Murcia, Navarra y País Vasco).

Texto íntegro de la nota.

Comunicar e informar sobre igualdad, desde la igualdad

Apoyo del Colegio Profesional de Periodistas de Andalucía al Manifiesto 8M y a los paros que decidan secundar las profesionales del periodismo y la comunicación en toda Andalucía.

 Los techos de cristal, la brecha salarial, la precariedad laboral, el acoso laboral y sexual, las miradas expertas masculinizadas, la permanente demanda de conciliación, son retos comunes a las mujeres en todos los sectores de actividad, también en el Periodismo y en la Comunicación Audiovisual. Por eso el #8M el Colegio Profesional de Periodistas de Andalucía (CPPA), que ha interiorizado la igualdad desde su propia conformación, llama a todos los profesionales a manifestar el 8 de marzo su apoyo y su compromiso con el objetivo de la igualdad real: comunicando e informando sobre la igualdad desde la igualdad.

Desde el CPPA –donde el organigrama refleja perfectamente la realidad social, con cuatro demarcaciones y su Junta de Gobierno presididas por mujeres y siendo requisito para las candidaturas la paridad de género- respetamos y animamos a todas las compañeras a que se sumen a la movilización en la medida de sus posibilidades y circunstancias.

El periodismo y la comunicación, en general, en cumplimiento de la función social que se le reconoce y exige, juega un papel fundamental como canalizador y generador de un estado de opinión que luche contra estas situaciones y favorezca el fin de cualquier tipo de discriminación, incluida la de género.

La Organización Internacional del Trabajo (OIT) en su informe ‘Las relaciones de trabajo en las industrias de los medios de comunicación y la cultura’ analiza esta realidad desde la perspectiva de género. Entre sus conclusiones, pone de manifiesto que “el papel de los medios de comunicación en la erradicación de cualquier forma de discriminación por razón de género es una realidad innegable. Como conformadores de la opinión pública, tanto quienes elaboran los contenidos como quienes los seleccionan y presentan a la ciudadanía, (…) tienen una responsabilidad en la consecución de una sociedad igualitaria”.

Desde el Colegio Profesional de Periodistas de Andalucía, consideramos que el compromiso de quienes ejercemos esta profesión, al menos de la mayoría, ha quedado patente en numerosas ocasiones; sólo hay que echar un vistazo a las guías, manuales, principios éticos y deontológicos que rigen el ejercicio del periodismo y la comunicación audiovisual. La apuesta por la igualdad de nuestro Colegio Profesional viene recogida en nuestros Estatutos, aprobados por Orden de la Consejería de Justicia e Interior. Entre otras menciones expresas, aparecen como infracciones graves las “actuaciones profesionales que vulneren los principios constitucionales e internacionales de igualdad y de no discriminación”. Motivo por el que apoyamos tanto el manifiesto del 8M como sus movilizaciones. Pero no sólo el 8 de marzo, sino todos los días del año.

Urge acelerar la igualdad en los medios de comunicación

A comienzos de este siglo, nuestra comunidad autónoma fue  escenario de movimientos asociativos de mujeres periodistas a favor de la igualdad. Profesionales de Granada, Cádiz, Sevilla, Almería… tomaron las riendas para hacer comprender la intrínseca relación entre el periodismo y la consecución de sociedades igualitarias. La brecha salarial, el techo de cristal, mayores índices de desempleo, la falta de conciliación laboral y familiar , la temporalidad, la ocupación de categorías inferiores, no son ajenos al trabajo periodístico. Pero como suele ocurrir en nuestra profesión, hemos antepuesto la visibilización de las reivindicaciones de las demás a la exigencia de nuestros propios derechos. En el Colegio Profesional de Periodistas de Andalucía creemos que urge fomentar relaciones laborales igualitarias en los sectores de la información y la comunicación audiovisual. De la mano de nuestra corporación profesional, animamos a administraciones, empresas periodísticas, sindicatos y asociaciones profesionales a unir esfuerzos para lograr que la igualdad de género en nuestro ámbito de trabajo sea una realidad cuanto antes.

En el citado informe de la OIT, se destaca que  “las mujeres desempeñan un papel importante en el sector de los medios de comunicación y la cultura, pese a que todavía se ven confrontadas con problemas de discriminación y reciben una remuneración inferior”. Por eso, el compromiso no sólo ha de venir por parte de los profesionales sino de los responsables de los medios de comunicación y las administraciones, que han de garantizar la igualdad en el empleo, en las condiciones de trabajo y en la definición de los criterios que han de primar en la selección de la información y el enfoque sobre temas de género, desde todas las perspectivas.

No es sólo es cuestión del tratamiento adecuado de las imágenes o de la utilización correcta del lenguaje inclusivo, elementos a los que con demasiada frecuencia se circunscribe el debate en torno a la igualdad. Entendemos que para que el discurso sea creíble, no sólo hay que informar sobre la igualdad, sino que es necesario hacerlo en igualdad y desde la igualdad.

Dar efectividad a los avances normativos

El artículo 14 de la Constitución Española (1978) consagra que todos los españoles son iguales ante la ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social.

La Ley Orgánica 3/2007, de 22 de marzo, para la igualdad efectiva de mujeres y hombres (2007) reconoce en su preámbulo que “El pleno reconocimiento de la igualdad formal ante la ley, aun habiendo comportado, sin duda, un paso decisivo, ha resultado ser insuficiente. La violencia de género, la discriminación salarial, la discriminación en las pensiones de viudedad, el mayor desempleo femenino, la todavía escasa presencia de las mujeres en puestos de responsabilidad política, social, cultural y económica, o los problemas de conciliación entre la vida personal, laboral y familiar muestran cómo la igualdad plena, efectiva, entre mujeres y hombres, aquella «perfecta igualdad que no admitiera poder ni privilegio para unos ni incapacidad para otros», en palabras escritas por John Stuart Mill hace casi 140 años, es todavía hoy una tarea pendiente que precisa de nuevos instrumentos jurídicos”.

La Ley 12/2007, de 26 de noviembre, para la promoción de la igualdad de género en Andalucía (2007) establece entre sus principios generales el de “La adopción de medidas que aseguren la igualdad entre hombres y mujeres en lo que se refiere al acceso al empleo, a la formación, promoción profesional, igualdad salarial y a las condiciones de trabajo.

El vigente Estatuto de los Trabajadores (2015), en su artículo 17 sobre no discriminación en las relaciones laborales dice que “Se entenderán nulos y sin efecto los preceptos reglamentarios, las cláusulas de los convenios colectivos, los pactos individuales y las decisiones unilaterales del empresario que den lugar en el empleo, así como en materia de retribuciones, jornada y demás condiciones de trabajo, a situaciones de discriminación directa o indirecta desfavorables por razón de edad o discapacidad o a situaciones de discriminación directa o indirecta por razón de sexo …”.

Todas estas referencias legales, vigentes y de plena aplicación en nuestro ordenamiento jurídico, reflejan sin duda un interés al menos de los legisladores por erradicar cualquier tipo de discriminación, en cualquier ámbito de las relaciones humanas, por razón de género. Desde comienzos del siglo pasado, la comunidad interncional ha avanzado a través de sus diferentes expresiones legales y normativas para alcanzar la igualdad entre mujeres y hombres.

Pero la realidad es otra muy distinta. Y tanto en el plano laboral como en las relaciones personales continuamos encontrando desigualdades que ninguna sociedad democrática debiera permitir. Por eso este 8 de marzo hemos de dar impulso a las reinvindicaciones de las mujeres, en beneficio del conjunto de toda la sociedad. Apoyando las manfiestaciones y expresiones que desde los diferentes espacios se lleven a cabo, especialmente en el campo del periodismo y la comunicación, y recordando día a día que la igualdad es cosa de todas y de todos.