Cádiz. Los periodistas denuncian intimidación durante las protestas del metal

Los periodistas denuncian intimidación durante las protestas del metal en Cádiz

El Colegio Profesional de Periodistas de Andalucía, la Asociación de la Prensa de Cádiz y la Asociación de Fotoperiodistas de Cádiz rechazan el acoso que sufren los profesionales de los medios de comunicación en la cobertura del conflicto laboral en el sector del metal. En las últimas jornadas, los manifestantes han increpado a los miembros de la prensa que han tenido que interrumpir su labor informativa y abandonar el entorno de las protestas.


Los profesionales de los medios de comunicación que cubren las protestas en el entorno a las factorías de Navantia en la Bahía de Cádiz no lo están teniendo fácil para informar. Insultos, gritos y advertencias continuas que impiden el desempeño de la labor informativa. Los periodistas señalan que están siendo amenazados por ejercer un derecho fundamental. La APC recuerda a sindicatos y manifestantes que estas personas también son trabajadores, que incluso puede que simpaticen con las causas que defiende el colectivo. Trabajadores de los medios que en su mayoría sufren una gran precariedad laboral.


La APC recalca que los periodistas son los depositarios del derecho constitucional a la información, y entre las funciones de la profesión están las de dejar constancia de los hechos, e informar u opinar en libertad, sin coacciones, y respetando criterios de rigor y veracidad. La presencia de medios de comunicación amplifica y beneficia la repercusión de las demandas de los profesionales del metal, por lo que el hostigamiento y la persecución no es el mejor camino para alcanzar los objetivos de la protesta.

El colectivo profesional que agrupa a los periodistas gaditanos quiere creer que se trata de un grupo minoritario dentro de los manifestantes. No obstante, estas prácticas intimidatorias dañan la imagen de todo el colectivo. La APC reclama a los sindicatos, convocantes de estas protestas, que se desmarquen públicamente de estas actitudes, las condenen y controlen, además de proceder a señalar a los sujetos responsables. De lo contrario, los sindicatos serían cómplices de estas situaciones. 


La Asociación de la Prensa lanza una reflexión del por qué en una protesta pública, donde a mayor difusión mayor éxito, se quiere silenciar a los medios de comunicación. Estas agresiones no tienen ninguna explicación lógica desde el punto de vista estratégico, a menos que se quieran ocultar comportamientos que no están amparados por el derecho a huelga.