Entradas

Equidistancia, ese demonio

A veces, determinados periodistas confunden la imparcialidad con la equidistancia, y nada hay más cruel para el sentido humano de las informaciones que ese frío distanciamiento respecto de la gente y sus problemas.

La objetividad sitúa al periodista en un plano diferente pero cercano a la realidad. Eso le permite la observación completa de los hechos, en todo su universo. Pero la objetividad nos exige también llamar a las cosas por su nombre: las víctimas solo pueden ser víctimas, y cualquier equidistancia que observemos respecto de los asesinos, solo puede ahondar en las heridas. La imparcialidad ha de comprometer, si no queremos incurrir en la manipulación. El acento permanente sobre la presunción de inocencia en los delitos como la violencia de género, cuando se hacen valoraciones subjetivas, se parece demasiado a la equidistancia infame que practican algunos medios.

No podemos olvidar que no todos los débiles son iguales, sino que lo son más aquellos que aceptan sin condiciones la forma de pensar de quienes tienen depositada su confianza, y lo hacen cuando creen a pies juntillas aquello que se publica como noticia. De ahí la manipulación.

No puede tener la misma interpretación un despido por causas técnicas o económicas, que otro en el que inciden causas de desigualdad por razones de sexo, como un embarazo. La denuncia no puede ser la misma.

En mi opinión, la equidistancia se ha convertido en un instrumento de cariz político y una excusa para algunos periodistas, esos que pululan en el ámbito interesado, a la sombra del poder. Como los profesionales de la política, se posicionan ajenos a muchos problemas que les incomodan, si la denuncia no conviene a sus estrategias. Existen muchos ejemplos que ilustran esas maniobras de retorcer la realidad para no conceder bazas al adversario o puedan enojar al jefe.

Acusan a los demás pero se olvidan de la raíz de los problemas, haciendo uso partidista de cada argumento. Anteponen sus intereses a cualquier otra consideración. Lejos de constituir neutralidad, esa postura no viene sino a crear confusión y agravar el drama.  La equidistancia se lleva por delante cualquier atisbo de comprensión o consuelo en aquellos que viven el problema de cerca, las víctimas.

La equidistancia tiene por eso poco de humanidad.

José Manuel Fernández Ruiz

Presidente de la Demarcación de Jaén del CPPA

Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer.

El 25 de noviembre es desde hace años el día escogido por la comunidad internacional para hacer un llamamiento a toda la sociedad y a su responsabilidad en la lucha contra la violencia hacia la mujer o la violencia de género. La Organización de Naciones Unidas ha planteado una campaña que comienza hoy y finaliza el próximo 10 de diciembre, coincidiendo con el Día Mundial de los Derechos Humanos.

La ONU define esta violencia como «todo acto de violencia de género que resulte, o pueda tener como resultado un daño físico, sexual o psicológico para la mujer, inclusive las amenazas de tales actos, la coacción o la privación arbitraria de libertad, tanto si se producen en la vida pública como en la privada». Por su parte, nuestro ordenamiento la define como aquella que «como manifestación de la discriminación, la situación de desigualdad y las relaciones de poder de los hombres sobre las mujeres, se ejerce sobre éstas por parte de quienes sean o hayan sido sus cónyuges o de quienes estén o hayan estado ligados a ellas por relaciones similares de afectividad, aun sin convivencia».

Las últimas cifras del Portal Estadístico de Violencia de Género muestran que en lo que va de año han sido ya 40 las mujeres que han perdido la vida víctimas de la violencia de género y 25 los menores que han quedado huérfanos como consecuencia de ello. Esta información y los hechos concretos que rodean las cifras es trasladada a diario a través de los medios de comunicación, en general, y los periodistas, en particular. Todos juegan un papel central en su tratamiento y en la difusión de la información que sobre esta realidad se transmite a la sociedad y de ahí que como Colegio Profesional de Periodistas de Andalucía nos sumemos a las iniciativas que desde distintas organizaciones públicas y privadas, se ponen marcha en este día y a lo largo del año para combatir esta lacra social.

Por su parte, la Federación Internacional de Periodistas (FIP) ha lanzado una campaña que pone el énfasis en la realidad de las mujeres periodistas y la constatación del incremento de los casos de abuso, acoso sexual u otro tipo de violencia por su condición de mujer. Según el comunicado de la FIP, «estudios recientes demuestran que al menos un 65% de las mujeres que trabajan en medios de comunicación han experimentado intimidación, amenazas o abusos en relación a su trabajo y aproximadamente un cuarto han sufrido actos de violencia física».

Desde el Colegio Profesional de Periodistas de Andalucía, en este 2016 hemos participado en la elaboración de la Guía para el Tratamiento Informativo de la Violencia de Género pero, tal y como se puso de manifiesto en nuestra última Asamblea, esta medida no es suficiente. Es necesario que los responsables de los medios se impliquen e inviertan en la formación continua de los profesionales y tomen conciencia del problema de fondo, fomentando el principio de no discriminación,  desarrollando planes de igualdad en las empresas y protocolos específicos de actuación para los casos de violencia y acoso.

«La violencia de género no debe ser un suceso más en los informativos»

La consejera del Consejo Audiovisual de Andalucía (CAA) María Luisa Pérez ha presentado en la capital jiennense la Guía para el Tratamiento Informativo de la Violencia de Género, junto a la delegada del Gobierno de la Junta en Jaén, Ana Cobo, y el presidente de la demarcación del Colegio de Periodistas de Andalucía, en Jaén, José Manuel Fernández.

El objetivo del documento, que está siendo presentado en las distintas provincias, es incluir recomendaciones breves y prácticas dirigidas a los periodistas con el objetivo de eliminar malas prácticas informativas, formando a los profesionales en las obligaciones previstas en la legislación española y orientádolos a través de las pautas establecidas en los diversos códigos deontológicos existentes. Esta Guía es el resultado de un exhaustivo análisis y actualización de los códigos deontológicos y recomendaciones existentes en España sobre la materia, así como de los informes y resoluciones del CAA sobre casos prácticos de intervención.

En su elaboración, impulsada y coordinada por el Consejo, han participado el Colegio de Periodistas de Andalucía, la RTVA, RTVE-Andalucía, la red de televisiones locales ACUTEL, la Fiscalía de Violencia contra la Mujer de Andalucía y la Subdirección de Audiovisual de la CNMC -el regulador audiovisual de ámbito estatal-. También han intervenido la directora general de Violencia de Género de la Junta, María Ángeles Sepúlveda, las portavoces parlamentarias de la Comisión de Igualdad del Parlamento andaluz, representantes sindicales, del ámbito judicial, y del ámbito académico y el Instituto Andaluz de la Mujer. Todos ellos forman parte del Grupo de Trabajo de Igualdad creado en el Consejo Audiovisual de Andalucía.

Momento de la presentación de la Guía. De izquierda a derecha en la fotografía, María Luisa Pérez, Ana Cobo y José Manuel Fernández

Momento de la presentación de la Guía. De izquierda a derecha en la fotografía, María Luisa Pérez, Ana Cobo y José Manuel Fernández

La guía pretende además concienciar a los profesionales y a los responsables de los medios de que «la violencia de género no debe ser un suceso más de los informativos», tal y como resaltó el José Manuel Fernández, por lo que se deben evitar rutinas periodísticas que conduzcan además a tratar cada caso como hechos aislados o como sucesos, olvidando que esto forma parte de una realidad colectiva que debe ser erradicada. La guía continúa presentándose en las distintas provincias, de la mano de las demarcaciones territoriales del Colegio.

 

Editorial: Del crimen pasional a la creación de conciencia

Soy de la opinión de que las palabras son la herramienta de revolución más importante que existe. Las palabras tienen un poder ilimitado, y por ello considero que todos deberíamos ser conscientes de la responsabilidad que tenemos en nuestras manos al utilizarlas.

En nuestro caso, en el ámbito del periodismo, los profesionales de la comunicación tenemos la grandísima oportunidad de influir para crear una sociedad más humana, más educada, rica en valores, y en la que la justicia y los derechos humanos sean considerados en la  medida que se merecen, es decir, como las bases principales de crecimiento y desarrollo de cualquier sociedad.

Mi reflexión surge hoy de la lectura de la Guía para el Tratamiento Informativo de la Violencia de Género que ha editado el Consejo Audiovisual de Andalucía, con la participación de grandes profesionales de diferentes ámbitos de actuación, entre ellos nuestra decana, Eva Navarrete. Se trata de un documento muy claro, de rápida lectura, conciso, y esclarecedor, que nos detalla cómo podemos los periodistas trabajar por erradicar la violencia de género incidiendo en la concienciación social. IMG-20160608-WA0001

Con un tratamiento del tema adecuado, los periodistas podemos contribuir a prevenirla, ayudando a la ciudadanía a detectar la violencia machista desde todas sus formas. Podemos evitar la propagación de falsos mitos, que pretenden desvirtuar esta violencia, pero para ello necesitamos estar alerta para acudir siempre a las fuentes expertas en la materia. Y por supuesto, tenemos la oportunidad de dar voz a las víctimas que han sido capaces de salir de esa violencia de género, que han optado por recurrir a los recursos de emergencia que tenemos a nuestro alrededor.

Como profesionales de la comunicación, tenemos el reto, pero también la obligación, de evitar la insensibilización de la sociedad ante un tema tan importante, contextualizándolo, huyendo del sensacionalismo, respetando la privacidad de las víctimas y de su imagen, realizando un seguimiento judicial que deje claro la contundencia de las penas.

Seamos conscientes de que podemos aportar mucho para que la condena a la violencia de género sea absoluta, para que las víctimas, tanto las mujeres como sus hijos, se sientan dignificadas desde el respeto y el apoyo de la sociedad en general, y de los medios de comunicación en particular. Creemos una conciencia colectiva en la que cobren protagonismo los recursos públicos y servicios especializados para atender a las víctimas, que genere la confianza necesaria para denunciar y pedir ayuda, para marcar el 016 y afrontar una vida nueva.

Quizás hoy estoy abusando del tiempo de todos mis compañeros, porque mi deseo, con esta columna, es que leáis con detenimiento esta magnífica Guía para el Tratamiento Informativo de la Violencia de Género, que la hagáis vuestra, y que se convierta en nuestro manual de cabecera a la hora de tratar situaciones tan dramáticas que afectan a millones de mujeres en los cinco continentes.

Porque está en nuestra mano, porque es nuestra responsabilidad, y porque todos queremos que nuestra profesión sea una herramienta de crecimiento y de evolución social. Porque las cifras son aterradoras, porque la edad de las víctimas se está reduciendo vertiginosamente, porque las redes sociales están ofreciendo una nueva dimensión al problema, porque todos podemos contribuir para ponerle freno desde el primer insulto, desde la primera amenaza.

Porque tenemos las herramientas, y porque si buscamos la palabra justa, y citando al Poeta Halley, encontraremos la esperanza.

Sonia Herrera

Demarcación Territorial de Jerez del CPPA

Guía para el tratamiento informativo de la violencia de género

IMG-20160608-WA0001

Eva Navarrete, Emelina Fernández y Ángeles Sepúlveda.

Hoy se ha presentado en rueda de prensa en Sevilla la «Guía para el tratamiento informativo de la violencia de género» elaborada por el Consejo Audiovisual de Andalucía (CAA) con la colaboración, entre otros, del Colegio Profesional de Periodistas de Andalucía. El acto ha estado presidido por Emelina Fernández, presidenta del CAA quien ha estado acompañada por Eva B. Navarrete, decana del Colegio Profesional de Periodistas de Andalucía y María de los Ángeles Sepúlveda, directora general de Violencia de Género de la Junta de Andalucía, que han colaborado en la elaboración de la Guía, entre otras profesionales del ámbito de la comunicación, instituciones públicas, asociaciones, sindicatos y grupos políticos.

La Guía presenta por un lado la descripción de la realidad de la violencia de género como problema, su marco jurídico y recomendaciones para el acercamiento al tema y por otro, las conductas a evitar y buenas prácticas en la cobertura de los hechos y en la elaboración de las noticias. El documento es el resultado del estudio y análisis previo realizado por el Audiovisual así como de las aportaciones de cada uno de los miembros del grupo de trabajo que se constituyó en el mes de febrero para definir propuestas e iniciativas que contribuyan a la eliminación de la violencia de género.

Tal y como la presidenta del Audiovisual ha resaltado durante la presentación, «los medios de comunicación juegan un papel fundamental en la transmisión de valores y conductas, sobre todo por la imagen que transmiten a la población más joven». Por su parte, la decana ha resaltado durante su intervención cómo «recursos como esta Guía pueden ayudar a los profesionales a dar el enfoque más adecuado a los hechos desde un punto de vista ético y deontológico», algo que en ocasiones se complica cuando «la precariedad de las condiciones en que los periodistas ejercen su labor junto con las exigencias de inmediatez dificultan por ejemplo la localización de fuentes o el seguimiento de los casos tras el hecho noticiable en sí». Respecto a esto último, Navarrete señaló también «la necesidad de que, por ejemplo, sean los tribunales los que una vez juzgados los casos, comuniquen igualmente a los periodistas las sentencias dictadas y colaboren así con los profesionales ya que, la erradicación de la violencia del género no está sólo en manos de los medios sino que es una labor del conjunto de la sociedad».

La Guía se va a presentar en todas las provincias andaluzas y será distribuida entre colegiados y medios de comunicación.

Descarga la Guía para el Tratamiento Informativo de la Violencia de Género.

Eventos

✖ No hay resultados

Lo sentimos, no hay entradas que coincidan con tu búsqueda.